Opinion

-Era juez y se convirtió en asesino

.

GPS / Columna

miércoles, 10 febrero 2021 | 05:00

-Aventó la tapa del agua de puro coraje

-Ahora los notarios son el blanco de sus arranques

-Se abren vs el dictadorcito sociópata

Una sentencia como pocas sacudió al Poder Judicial, no tanto por la sanción dictada de 25 años de cárcel sino por el perfil de quien fue condenado por el homicidio de la psicóloga Georgina Tapia, ocurrido en septiembre de 2018.

Fue encontrado culpable del asesinato el exjuez Héctor Enrique Valdez Díaz, considerado autor intelectual del crimen. Fue quien instruyó a Edgar Manuel García Anchondo y Raúl Gaspar Ortega Soto a ejecutar a la psicóloga, quien era funcionaria judicial y esposa de un funcionario federal en aquel entonces, Horacio Jurado.

Valdez tuvo una carrera de más de 10 años en la judicatura. Comenzó como secretario de juzgado en Guerrero en el año 2000 y ascendió en la escalera del Poder Judicial hasta llegar a ser secretario de sala adscrito a la Presidencia del Tribunal de Justicia, en tiempos de Rodolfo Acosta.

Según la acusación que sustentó la Fiscalía del Estado, Valdez Díaz tenía muchos antecedentes en actividades delictivas. Fue víctima de dos ataques armados, en 2012 y 2014, de los que logró salir con vida.

Pero incluso una semana antes de matar la psicóloga, el exjuez había sido detenido con droga y mucho dinero por agentes de la Policía Ministerial. La puerta giratoria del sistema penal hizo su magia y recuperó la libertad horas después, seguramente ya con el plan en mente de eliminar a su objetivo.

El móvil del crimen quedó en la nebulosa del sistema judicial, entre lo personal y la delincuencia organizada; entre lo pasional, como decían los investigadores de la vieja escuela, y las venganzas por viejas rencillas.

Como haya sido, el que víctima y victimario fueran parte del Poder Judicial, así sea en momentos distintos, lastima a toda la judicatura. Por eso desde que se emitió y se hizo pública no se hablaba de otra cosa en los tribunales estatales.

***

Amén de la repetición infame del informe que dio acá en Chihuahua, el de Juárez se convirtió en demostración palpable de cansancio. Hay síntomas evidentes de hartazgo que no se pueden disimular.

No pudo ocultar su impaciencia en el escenario, refugiado en unas hojas de un discurso prolongadísimo, innecesario por ser lo mismo que se puede consultar en redes sociales, una y otra vez en Youtube. Es un mandatario de los setentas en plena época de la tecnología y la comunicación.

Los mismos adjetivos, aspavientos, reconocimientos. No hay creatividad ni para hacerle un texto netamente regional.

Repetidas las mentirillas en materia de deuda o en violencia, son insulto a la inteligencia de los chihuahuenses.

Si se gastan millonadas en la producción, pues háganlo bien. Repitieron hasta el formato oscuro reflejo fiel de una administración que sólo ha tenido centelladas, con muy poco qué rescatar en ciertas áreas, como esos juegos de luces que iluminaron aquí y allá un poco.

Por eso había qué cerrar en las sombras.

El enojo porque no tenía agua en su podio, ante una carraspera por leer hojas y hojas, inútil esfuerzo, desgaste de un tribuno venido a menos, tuvo su corolario al aventar la tapadera de la botella que alguien le entregó cerrada.

Oportunamente se alejó la toma para no evidenciar y dejar en la posteridad el infortunado momento, cubierto con algún comentario que sonó a forzado chistorete, que sus subalternos y algunos privilegiados juarenses le aplaudieron con forzada risa.

Durante tres días los juarenses sufrieron las de Caín porque se restringió el acceso con motivo de los preparativos del fatuo cuarto informe, realizado en Pueblito Mexicano, video al que por cierto hicieron recortar en Face y Twitter para que no se viera el vergonzoso momento de su impaciencia.

Esos desplantes serán más comunes mientras llegan las horas finales.

***

Al estilo del poder es para poder, el gobernador Javier Corral mandó traer de sus vacaciones al notario público número dos, Fernando Rodríguez García, a fin de presionarlo para que públicamente atacara a uno de los suyos, Luis Raúl Flores, el hombre de la polémica actual.

Del mismo Palacio de Gobierno llega el reporte de que el presidente del Colegio Estatal del Notariado Chihuahuense debió suspender sus días de descanso para trasladarse a Juárez, donde recibiría instrucciones del propio mandatario para desacreditar los dichos de Flores Sáenz.

Al fedatario público del Distrito Morelos no le quedó de otra que acatar el llamado de su jefe, quien trae en la mira al titular de la notaría número cuatro desde que negó haber certificado los recibos de la “nómina secreta” de César Duarte.

De hecho ayer, en un nuevo arranque disfrazado de la desgastada "Operación Justicia", Corral atacó personalmente a Flores Sáenz, acusándolo de haber ejercido de forma indebida la función notarial; de paso hasta deslizó la colusión de intereses entre todos los notarios, diciéndose ajeno a lo que ellos, que están bajo su mando, hayan hecho irregularmente.

***

Es el anuncio de Cinemex prueba palpable del fracaso de las políticas adoptadas por el gobierno en el supuesto rescate económico.

Son varias sucursales de la franquicia las que con una “corn pop” con lágrimas en los ojos y un pañuelo, anuncia su retiro, tragedia por lo que significa en el desgaste y pérdida para empresarios y trabajadores.

Es una marca importante que tenía años divirtiendo a los chihuahuenses y sus familias, con inversiones continuas para ofrecer condiciones de otro nivel como salas VIP, pero nada de eso fue suficiente, ante la indolencia oficial de apoyar en condiciones apremiantes.

Se presume la inversión de más de tres mil 500 millones de pesos en auxilio de la población chihuahuense y de las empresas, para rescatar empleos y paliar los efectos desastrosos del Covid, pero todo queda en eso, palabras vacías. Mentiras.

Unos mil millones se fueron al rescate fiscal del mismo gobierno, para apechugar la caída en los ingresos, por ahí hubo diversos apoyos a micro y pequeñas empresas, apoyos alimenticios y otros rubros, que fueron una gota de agua en el desierto.

Cumple un año casi la suspensión de actividades con motivo del Covid, allá a mediados de marzo, con medidas caprichosas de cierre y apertura por igual, que provocaron gastos insoportables en liquidaciones y sueldos pagados sin laborar, tratando de proteger la planta productiva, pero nada de ello dio resultados.

El anuncio de Cinemex no es otra cosa que una realidad ante la cual el gobierno del Estado ha sido indiferente e irresponsable.

***

Fue la reunión de Maru Campos con todos los candidatos a puestos de elección popular un cierre de filas, sin decirlo abiertamente ahí, en contra del sociópata dictadorcito de palacio.

Indudable la referencia que hace Carmen Rocío González, actual diputada panista en el Congreso del estado en contra del gobernador Corral.

Los adjetivos son de ella completitos, pero no tienen desperdicio. “Estamos listos para dar la batalla de las batallas vs el sociópata , dictadorcito de palacio, por un gobierno humanista, donde la dignidad de las personas sea prioridad. Los candidatos de @AccionNacional vamos juntos, unidos #SomosFuertes @MaruCampos_G próxima gobernadora”. Textual.

De ese tamaño se encuentra ya el hartazgo ante las andanadas que un día sí y otro también se lanzan desde palacio hacia la candidata, directas e indirectas.

Lo único que está provocando es la real y auténtica, insurrección de las bases, que le ha perdido lo poco de respeto que pudiera existir a la investidura de un mandatario que dejó de lado los postulados del partido y sus militantes, que lo llevaron a ocupar el cargo que hoy aún disfruta.

***

Deberá dictaminar el Tribunal Estatal Electoral el día de hoy entre varios asuntos el de Carlos Marcelino Borruel Baquera que aún sigue moviéndole a la inconformidad presentada por la decisión de la Comisión de Justicia del Consejo Nacional del Partido Acción Nacional (PAN).

Ya no tiene vela en el entierro en el PAN, está a la vuelta de la esquina peleando la candidatura en Morena con Marco Quezada por el ayuntamiento, y todavía trae abierta la herida en contra de los panistas que le cerraron la puerta en sus narices.

El PAN le dio lo que es, lo llevó a ocupar diversos puestos, diputado local, alcalde e incluso candidato a gobernador. Lo sacó de la pobreza extrema y lo convirtió en millonetas aunque no precisamente por salarios devengados. Hizo a su hija Mónica regidora y a su hermana, Guadalupe, integrante de la planilla de Marco Bonilla.

Hasta hace unos días Borruel era director de la Comisión de Vivienda... ha vivido del presupuesto gracias al albiazul, a quien tiene aún demandado en el Tribunal Estatal Electoral, que hoy deberá finalmente resolver, en un asunto que fácticamente se ha quedado sin materia.

La corrientada no tiene nombre pero es explicable.