Opinion

-Exponen a niños en fotografías

.

GPS / Columna

miércoles, 09 septiembre 2020 | 05:00

-Corrupción mantiene sin medicamento a Pensiones

-Ni quién defienda al chivo en cristalería

-Ni gaseada ni amenazada dará Maru un paso atrás

El Sistema de Protección Integral a Niños, Niñas y Adolescentes (Sipinna) es todo un entramado de dependencias orientadas a cuidar a la niñez, a través de los niveles de gobierno federal, estatal y municipal.

La burocracia creada a partir de objetivos que persiguen otras instancias públicas siempre será cuestionable. Así ha sido este órgano que funciona a manera de comisión, sin agenda definida y con ocurrencias a veces destacables.

El sistema se supone que articula todas funciones de las dependencias y las orienta a un mismo fin. Eso se traduce en que básicamente hace nada, sólo presume lo que se hace en otras oficinas gubernamentales.

Por lo anterior es probable que sus integrantes, titulares de diversas instancias, no conozcan los alcances que tienen las leyes orientadas a la protección de la niñez. O las interpretan al gusto de cada quien, lo que ha motivado una disparidad de las posturas de cada Sipinna (federal, estatal o municipal) y una falta total de coordinación y entendimiento.

En el caso del Sipinna municipal, una queja recurrente es que no siguen las disposiciones de cuidado de los niños de manera integral y con perspectiva de derechos humanos. Pueden verse imágenes en la versión digital de GPS donde, por ejemplo, los pequeños son expuestos en fotografías subidas a la red social Facebook, haciéndole promoción a actividades del organismo.

Es extraño que mientras el sistema pide no publicar imágenes donde se vean los rostros de niños, incluso en contextos favorables, los menores sean expuestos como si nada en redes, como si ello no vulnerara sus derechos. No hay mejor muestra de que aparentemente no saben ni lo que hacen, ni para qué sirven.

***

Es mucho el maltrato para los derechohabientes de Pensiones Civiles, que tienen que hacer filas de hasta dos horas a la intemperie para acceder a la farmacia.

Por lo menos ahora colocaron una veintena de sillas y una carpa a un lado del estacionamiento, antes hacían fila todos de pie en la banqueta y en pleno sol.

Pero las filas siguen siendo igual de extensas. Decenas de personas de la tercera edad, con bastones y en condiciones médicas de convalecencia sufren las de Caín sin ningún trato preferencial.

Cero sensibilidad pese a que el titular de la institución forma parte de ese conglomerado poblacional, con el cual por supuesto no se identifica en lo más mínimo.

Tito Herrera, igual que el resto de los funcionarios de primer nivel, y los que sin serlo forman parte de la clase preferencial, tienen opción de atención privada en hospitales high class, mediante el sistema de subrogación.

Ellos no sufren por andar de farmacia en farmacia en busca de medicamento del cual hay desabasto en Pensiones Civiles.

Las órdenes de surtido en farmacias Alianza se quedan sin cubrir, porque ellos, simplemente no tienen claves en existencia.

Luego entonces, al maltrato inicial se suma un viacrucis por las farmacias autorizadas en busca del medicamento necesario.

El negocio de segundo nivel que le da vuelta a la licitación pública de compra consolidada, continúa de manera impune, sin restricción alguna, auspiciado y protegido necesariamente desde los más altos niveles. Son decenas de millones.

***

Está muy lejos de ser casualidad. Se ha salido de control la gobernabilidad y parece que nadie se da cuenta en Palacio.

El Covid está en un nivel donde los casos no aminoran, pese a las restricciones en Chihuahua Capital. El mensaje de López Gatell fue muy claro. Es una advertencia de regreso al naranja incluso al rojo.

Tragedia terrible esa, cuando el sector empresarial apenas se reactiva con grandes esfuerzos y sacrificios.

Las carreteras tomadas por largas caravanas de automóviles con ultimátum a la Guardia Nacional, con motivo del conflicto del agua, son confrontación en otro nivel. Corral echa leña al fuego de manera irresponsable.

Se dice revolucionario, pero no agarra las cartucheras ni el fusil. Es revolucionario fifí, de puro discurso. No hay solidaridad ni acompañamiento.

En el colmo, hace lo mismo con López Obrador que con Peña Nieto, utiliza la estridencia para pelearse con la cocinera, en detrimento de Chihuahua, por puro timing político extraviado.

Nula la capacidad de gestión. De la adulación se cambia de un día para otro a la confrontación, sin pensar que en ese escenario es harto vulnerable.

Habla de iniciar controversias constitucionales y otras acciones legales, en noticiarios de la ciudad de México, y aquí es verbo lacónico. De la rebelión federalista apenas utiliza un par de minutos en la vespertina y fugaz conferencia de prensa.

Enfrente vienen los transportistas urbanos y las miles de personas que utilizan autos irregulares no sólo en Juárez, sino en el resto de la entidad. Con infantil imprudencia se los echa encima en el período de mayor debilidad. Ni modo de no coincidir con la existencia de un estado fallido.

Con la mayoría necesaria en el Congreso de la Unión por parte del Presidente y su pleito interno en el PAN, camina Corral en cuerda floja, incluso en riesgo de un juicio de procedencia. Ni quién lo defienda.

Es resultado todo ello, sin duda, de afanes presidencialistas, entusiasmado en encuestas bajo encargo. Cegado por la fútil emoción, es cuando el chivo en cristalería pega el reparo terminando de destrozar lo poco que había quedado indemne.

***

De las felicitaciones recibidas por Maru Campos en su segundo informe de gobierno municipal, hay algunas que es necesario retomar por su trascendencia.

Por supuesto, en lo nacional, la de Vicente Fox, Josefina Vázquez Mota, Juan Carlos Romero Hicks, Cecilia Romero y Marko Cortes. Palabras más, palabras menos, la ponen de ejemplo a nivel nacional, en congruencia con los postulados del chihuahuense Manuel Gómez Morín.

En el ámbito local, el compromiso tácito de ir con ella por parte de Eliseo Compeán, alcalde en Delicias y Joob Quintín, que pese a su juventud se ha saltado las trancas en un choque permanente con la dirigencia estatal del PAN. Es clave el primero en la zona centro sur y el segundo, en la operación juarense desde el comité municipal.

Hay un respaldo indudable en esos mensajes. Sin titubeos la alcaldesa marca raya. No se va a rajar, “así me gaseen o me amenacen...”, más claro no se puede.

***

La fracción parlamentaria de Morena ha boicoteado de manera permanente el funcionamiento de las comisiones unidas que habrán de dictaminar el PIN Parental.

Cada que se convoca a la sesión olímpicamente es ignorada. Hay una dilación inexcusable, como medida política para no tratar el punto.

Es violación a leyes y reglamento que organizan el funcionamiento interno del Congreso. Por menos en Baja California, la mayoría morenista destituyó a varios legisladores de la oposición.

Aquí el asunto no deja de ser extraño, porque incluso dentro de la fracción panista hay legisladores que han manifestado su oposición a la medida, alineados a Sipinna Estatal. Están pintados de azul sólo por encimita.

No hay la más mínima intención de tocar el punto. Lo están archivando bajo el argumento de ser una medida retrógrada, que atenta contra la educación sexual de los niños, cuando precisamente es lo que busca tutelar fuera de posiciones ideológicas.