Opinion

-Ha sido bateado cuatro veces seguiditas

.

.

lunes, 18 febrero 2019 | 00:45

-Lozoya, último mohicano por las guarderías

-Reta Corral a AMLO hasta con la agenda

Es un eco de la semana pasada, pero inevitable ignorar. Está muy bien que el señor gobernador viaje continuamente a la Ciudad de México, en busca de recursos económicos para defender los derechos de los chihuahuenses.

El problema es que no hay resultados tangibles. Lo traen a vuelta y vuelta con la lumbre en los aparejos y no cambia la estrategia. Concluimos entonces que sólo le encanta la vida bonita en la gran Tenochtitlan.

Esta semana pasada asistió a México a pelearse por el tema de los recursos mineros, donde interpuso la controversia en la Suprema Corte; luego se fue a Lieja con el secretario de Salud; pasó por la Fiscalía General y finalmente aterrizó en la Comisión Federal de Electricidad.

De cuatro, cero resultados: lo de la SCJN se resolverá probablemente cuando esté empacando sus maletas y las croquetas de Galo para dejar la administración; en Salud, por muchos respetos mutuos que se expresaron entre él y el investigador Jorge Alcocer, lo más que trajo es una promesa de venir a Chihuahua a fines de mes.

¿Pero para qué? El Dr. Alcocer ya estuvo revisando los hospitales inconclusos, inclusive caminó por ellos; conoce las condiciones precarias en que se encuentra el sistema de abasto de medicamentos. No nos queda más que pensar en que viene a conocer el sistema de salud e infraestructura con el cual se va a quedar el Gobierno Federal. Porque la respuesta a Corral fue una mayor centralización en el manejo de la salud.

En la Comisión Federal de Electricidad, por las mismas. La deuda de mil 200 millones de pesos se encuentra creciendo momento a momento. Buena charla con Manuel Bartlett, coyote balaceado en los andares de la política y de la administración, pero no hay nada del cambio de tarifa o consideración alguna por el clima extremoso.

Y en la Fiscalía, por lo que sabemos tampoco, salvo que se guarde el gobernador alguna noticia confidencial de la extradición de Duarte, o el retiro de la controversia constitucional interpuesta por Peña Nieto en los estertores del gobierno, pero no lo creemos. Ahora que la Fiscalía es autónoma constitucionalmente se le observa más cerca que nunca a los designios presidenciales.

Por eso, aquello de que la gira tuvo un resultado redondo, debemos verlo como ironía fina. La viaticada estuvo redonda. El vino y los cortes, la charla con sus inservibles cuates intelectuales. Esas reuniones que no aparecen en el programa público. ¿Qué contestó Agustín Basave cuando un colega de Chihuahua le preguntó sobre el fondo minero?. Vergonzosamente para esta entidad norteña, no pudo contestar un solo dato. Iba tras Corral sólo de adorno, cuando mucho.

Y esta semana esas mismas pinta, porque ya anunció el señor viaje para visitar al secretariado nacional de seguridad pública, allá mismo en México, por la reducción del Forteseg por 15 millones en perjuicio de varios municipios.

Y si le sumamos a esa debilidad de los viajes y la vida placentera en la antigua Tenochtitlan, el dedo rápido sobre Twitter, replicando punzantes ironías y críticas sobre la cuarta transformación, encontramos un coctel interesante que poco abona a encontrar resultados efectivos.

***

Son miles de niños y sus padres quienes se encuentran en la más completa incertidumbre por la política federal de suspender la entrega de recursos directos a las estancias infantiles.

Se dijo que el recurso bajará directamente a los padres de familia, pero el mecanismo sólo triangulará y diluirá el apoyo. Tal es la frustración en el tema, que Clara Torres ya marcó distancia con su renuncia al proyecto de la cuarta transformación.

El Gobierno estatal ya anunció recursos, pero no hay claridad en el mecanismo de colaboración que habrá de establecer para verdaderamente impulsar a las estancias infantiles, y no sólo aprovechar a río revuelto la repesca política.

Por lo pronto, el alcalde de Parral, Alfredo Lozoya, mañana estará en conferencia de prensa, metido aquí en la capital del estado en la grilla por las estancias infantiles. Ese será su tema a tratar -y la Ruta 45- en el sexto piso del edificio que alberga el estacionamiento del Congreso del Estado, a unos pasos de la oficina de Maru Campos.

“El caballo” trota lento, pero seguro hacia el 2021.

***

Ya dijimos que será un aplausómetro el primero de marzo, cuando coincidan tanto el informe del gobernador Corral, con la visita presidencial de Andrés Manuel López Obrador.

La agenda del presidente aún no se conoce. Ni mucho menos el lugar del evento y la asistencia. Pero por las vísperas, será en un lugar abierto y multitudinario.

Lo acabamos de ver en Sinaloa, pero antes, la semana pasada en Tamaulipas.

No será un evento fifí como el que se prepara para el segundo informe, con motivo del cual ya se echa la casa por la ventana.

Las invitaciones empezaron a circular, en colores pastel las líneas y el “2” estilizado, en celofán transparente, bajo un blanco pulcro. Hay sticker tipo holograma, sobre el pase sencillo “intransferible”, numerado de manera rigurosa, como el colguije para el auto. Con la advertencia de llegar una hora antes.

Será a las 18:00 horas en ExpoChihuahua, bajo la leyenda “unidos con valor”. Un viernes no muy ajetreado para el gobernador, que acostumbra comer con sus invitados para agasajarlos, y luego cumplir con el evento protocolario, fastuoso.

La historia de Andrés Manuel será otra. Seguramente viajará en línea comercial, llegará desveladón para atender sus pendientes que aún son celosamente guardados bajo un cajón. Con una cantidad de millas impresionantes por tierra, curtido, él marca la agenda, nadie más.

Va a ser incómodo para uno y otro ignorarse. Si el presidente no cambia la fecha de su visita con cualquier pretexto, -¿Por qué habría de hacerlo?- ¿se sostendrá, con todo preparado, el agasajo corralista por el segundo año de gobierno? No lo creemos, si no hay conciliación de agendas. Pero los pelos están de punta en Palacio por este pequeño e insignificante asunto.