Opinion

-Hasta las ardillas podrían ir a la cárcel

.

GPS / Columna

lunes, 19 abril 2021 | 05:00

-Modela mientras suben muertos

-Le quiere hacer al Vladimir Putin

-Darán oxígeno a la Fechac hasta 2036

Ahora resulta que el ministerio público tendrá llenas las cárceles por personas que se apoderen de una insignificante nuez.

De ese tamaño es la propuesta irracional presentada ante el Congreso del Estado, con agregado de un nuevo tipo penal que busca perseguir a los amantes de lo ajeno.

Es correcto que se trata de un grave problema, que se cree es bajita la mano de doscientos millones de pesos al año en pérdidas para los nogaleros, por el hurto de su nuez.

Está bien sancionar con penas fuertes a quienes mediante el robo, el asalto, o incluso el engaño, se apoderen de nuez, pero pensar en aplicar sanciones de un año a tres de cárcel a quien se lleve una nuez, una diminuta nuez, es un absurdo.

La propuesta fue presentada por los diputados Luis Alberto Aguilar y Jesús Alberto Valenciano. El ocio de plano les ganó.

Es más, con seguridad ni siquiera leyeron los términos de la propuesta que les debe haber preparado algún asesor de medio pelo. Y si lo hicieron peor.

Rota cualquier proporcionalidad en el capítulo especial que se pide se agregue al Código Penal del Estado denominado robo de nuez.

Dice el artículo 219 bis, comete el delito de robo de nuez quien se apodera de una pieza de nuez ajena, sin derecho y sin consentimiento de quien legalmente pueda disponer de ella.

Ya no podrá en los supermercados tomar una nuez y degustarla mientras hace las compras, o cuando pase por enseguida del antiguo Cidech, mas le vale que la nuez se pudra, porque si usted la toma estará en grave riesgo.

De risa. Las ardillas deben estar preparando amparos. Mientras, los grandes delincuentes se van a pitorrear de las penas consignadas para ellos, la misma para quien se roba una nuez. Increíble.

Obvio. La propuesta sigue encerrada en algún cajón. Lamentable el nivel de su contenido, en lugar de proponer un verdadero castigo para quienes han hecho de la industria del robo de nuez un excelente negocio.

***

Mínimo una explicación debe dar la Secretaría de Salud Estatal por el incremento enorme de muertos por Covid en las últimas semanas.

No es posible que de enero a la fecha, en el primer trimestre del año y un poco más, computemos dos mil personas fallecidas, casi la mitad de los decesos ocurridos el año pasado.

Pero además, que de pronto aparezcan 60 ó cien muertos diarios, por ajustes en las cifras con México, cuando eso ni siquiera es cierto.

Al día de ayer, en datos consultados en la página oficial de Covid, que administra la Secretaría de Salud federal con apoyo del INEGI, las personas fallecidas en Chihuahua son mil 488...300 más que las consignadas en el reporte lúgubre de la Secretaría de Salud Estatal.

Aún más grave el tema, cuando se sabe que el subregistro es terrible, ocho o diez veces más grave, entonces algo esta mal, no solo en los reportes, sino en la gestión del problema.

Mal estamos cuando la administración estatal se limita a llevar conteos, no hay mayor esfuerzo en la difusión de las medidas preventivas, cero apoyo para los “héroes de la salud”, y se atiene incluso a los donativos privados para atender con agua a las miles de personas de la tercera edad, sometidas a largas esperas en busca de la vacuna, como lo vimos las últimas semanas.

El contraste de esta desatención, con la banalidad a flor de piel, con el cambio de foto en el perfil del Secretario de Salud, el no médico Eduardo “El Higadito” Fernández, en su cuenta de redes sociales. Como de desfile de modas, en una superficialidad que da miedo frente a la omisión.

***

Poco problema tendrá Yuri Zapata en brincar del órgano jurisdiccional, antecedente inmediato en su currícula, al administrativo en materia electoral.

Conoce los procesos organizativos relativos a los comicios, probablemente no desde las tripas, pero sí desde la experiencia que da la resolución de quejas.

La dinámica del Instituto Estatal Electoral es muy diferente a la del Tribunal. En el primero poco tiempo hay para resolver, muchas veces, llenando lagunas legales y técnicas.

Las áreas están muy aceitadas, no sólo desde la estancia de Kata Espino, sino la larga experiencia del personal que ha sobrevivido a varias administraciones.

Habrá indudable rayita y arqueo.

Su toma de protesta estuvo engalanada por mensajes alentadores de todos los partidos y consejeros. No hubo nadie que desentonara en reconocimientos a él y a Kata; a él por llegar, y a ella por agarrar el fierro candente tras la muerte súbita de Arturo Meraz.

***

Increíble, a estas alturas de la modernización moral ética y política de los organismos judiciales haya aceptado el Ministro Presidente de la Suprema Corte de Justicia, la ampliación en el cargo como si fuera Vladimir Putin en Rusia.

La propuesta que parece surgida de una mente trasnochada, corre el riesgo de ser aprobada, aunque violente la mismita Constitución General de la República.

Es clarito el artículo 97, párrafo cuarto, “cada cuatro año el pleno elegirá entre sus miembros al Presidente de la Corte Suprema de Justicia de la Nación, el cual no puede ser reelegido para el período inmediato posterior”.

Quienes saben nos dicen que aún y cuando se hiciera la reforma constitucional para ampliar el período, con un transitorio ad hoc, el cambio no podría beneficiar al actual presidente Arturo Zaldívar Lelo de Larrea.

***

El fideicomiso del Fondo Social del Empresariado Chihuahuense, conocido siempre como la Fechac, tiene vigencia hasta finales de diciembre de 2022.

Desde su creación tras la tromba de 1990 los gobiernos estatales han ampliado la vida del organismo, que a veces ha sido criticado por hacer filantropía con recursos públicos y no estar incluido en el catálogo de transparencia, al menos no con todos los requisitos que otros entes obligados.

La tesis contra la Fechac es discutible, pues si bien ejerce recursos fiscales, los mismos son producto de una autoimposición del empresariado de toda la entidad.

Obviamente los empresarios, aunque la constitución del fideicomiso no sea con los estándares de transparencia de las dependencias públicas, confían más en la administración propia que en la que realizan los gobiernos.

En fin, el preámbulo viene a cuento porque a la Comisión de Programación, Presupuesto y Hacienda Pública, encabezada por el panista Jesús Valenciano, le fue turnada una propuesta del Ejecutivo para ampliar la vigencia de la Fechac hasta el año 2036.

Se fundamenta la iniciativa, recién conocida en la comisión el pasado viernes, en la necesidad de darle viabilidad de largo plazo a la institución. Sería ésta su mayor dosis de oxígeno de todos los tiempos, para que no quede a los vaivenes de los gobiernos.

La propuesta de inmediato sacó chispas en quienes critican el modelo de la Fechac y por cualquier causa quisieran que se acabara, como si el presupuesto estuviera en mejores manos si se quedara en la Secretaría de Hacienda.

Indudablemente la comisión legislativa tiene una buena oportunidad para entrarle a revisar el tema a fondo, incluso para ir más allá de la mera extensión de la vigencia, que indudablemente es necesaria y positiva.