Opinion

-Hay bacteria asesina en el Central

.

GPS / Columna

jueves, 16 julio 2020 | 05:00

-La cola de Madero llega hasta España

-Convierten en clandestinos a bares y gimnasios

-Ni las ve ni las oye el alcalde de Camargo

“Acinetobacter baumannii” es la bacteria que permanece insistente en la renovada terapia intensiva del Hospital Central.

La historia de esta instalación es dramática por la incapacidad de los directivos y de la Secretaría de Salud misma para garantizar su asepsia.

Esta bacteria conocida como “asesinobacter” ha estado presente en la terapia persistentemente en los últimos años en el vetusto edificio.

Las medidas adoptadas de manera superficial fueron insuficientes, hasta que se decidió tumbar todo literalmente. Yesos, pisos, todo el material especial que debe cubrir la instalación fue remodelada, pero ni así fue suficiente.

La inversión -con independencia de las violaciones cometidas en la norma de construcción- se fue a la basura porque no fue posible acabar con ella. 

Actualmente se mantiene prácticamente cerrada y la que se está utilizando es la nueva sala de terapia en la zona Covid, pero es insuficiente.

Es obvio que el riesgo es latente en todo el hospital, convertido en una bomba de tiempo con el Covid 19 enfrente.

***

Ocultar el estado de salud de un secretario de Estado constituye una violación indudable al derecho a la información de los ciudadanos.

Pero además, obstruye la tarea del periodismo, que tiene por obligación informar a sus lectores, por constituir su razón de ser.

Hay un abuso primero en manipular la información y luego prohibirla. El deseo de privacidad de la familia es natural, pero la del Gobierno del Estado no. Enviar un comunicado de prensa y censurar las preguntas al respecto en la pseudo conferencia son actos contrarios a la libertad de expresión e información. Mínimo “Igor” del Castillo debería saberlo.

Más cuando se trata del titular del ramo, es decir, del Secretario de Salud, el que se encuentra siendo atendido de Covid 19, en un hospital privado del cual es socio, presumiblemente con equipo del Gobierno del Estado. Tan simple como decir cómo se encuentra.

Son muchas las ejecutorías de la Suprema Corte de Justicia que son consistentes en que los funcionarios públicos -y no sólo ellos, cualquier personaje relevante en la comunidad- está sometido necesariamente a un mayor escrutinio incluso de su vida privada.

Y eso significa el deber de informar en relación con hechos y actos que tengan vinculación y relevancia de interés público, como es el caso, lo cual determina el periodista, y no un funcionario detrás de un escritorio.

Es una buena noticia que el doctor Jesús Flores Montana, Director Ejecutivo de la misma Secretaría ya se recupere en su casa; en el caso del doctor Jesús Grajeda, pese al cerco informativo solidario de su familia y amigos -y el abusivo del gobierno estatal- en torno a él, sabemos que continúa bastante delicado.

***

La placeada a Gustavo Madero en los últimos días es incómoda. Anda encampañado cuando pesa sobre él la indagatoria que desde el gobierno federal se habrá de desprender con la extradición de Emilio Lozoya, el exdirector de Pemex.

El asunto ha sido tema recurrente en la mañanera, donde con una sonrisa, el presidente sólo expresó “que tanto nos irá a decir” Lozoya.

Madero, entonces presidente nacional del PAN, formó parte del pacto por México y en particular de la reforma energética. Los millones repartidos por Odebrecht no sólo se quedaron en funcionarios federales, sino que rozaron al por mayor entre las cabezas políticas del momento y los legisladores.

El tufo de la corrupción ronda al consentido de Palacio, que posa alegre gracias al photoshop recargado sobre las letras de Parral. 

El principal inquilino cava una tumba a la opción azul con su empecinamiento en hacerlo candidato por sus pistolas, con la cola tan larga que ahorita llega hasta España.

En tan sólo dos días Corral anduvo muy cerca de los sospechosos por el caso Lozoya-Odebrecht. Ayer estuvo en un webinar de esos que le gustan. Estuvo con uno de los morenos, probablemente el único señalado, el gobernador de Puebla, Miguel Barbosa.

***

Igual que algunos bares de la ciudad que operan alegremente al amparo de permisos de restaurantes, aunque ni parrilla tienen, en completa impunidad garantizada por gobernación estatal, igual ocurre con los gimnasios.

Han tenido que abrir muchos de ellos de manera clandestina. Chicos y chicas fitness ingresan a sus gym por la puerta de atrás, discretamente cargando sus mochilas.

Ahora hacer ejercicio requiere de la clandestinidad, por la incapacidad e imaginación para buscar medidas adecuadas y evitar el contagio.

En muchos de estos gym incluso se han retirado los rótulos que anunciaban la existencia del mismo y están ofreciendo sus servicios por debajo del agua.

El dato lo tiene el mismo Pedro Santa Rosa, el flamante titular del instituto del deporte. Muchos de sus amigos son propietarios de gym.

Están tronados económicamente, y no se les ofrece solución alguna, más que retazos de apoyos insuficientes. No pagan ni siquiera los servicios.

***

La imprudencia de ciertos ciudadanos, entre ellos flamantes servidores públicos no tiene límite. Hemos publicado pachangas de todo tipo, incluido este tipo de diversiones ecuestres que son muy solicitadas y buscadas en las rancherías y municipios circunvecinos.

En la imagen le mostramos una carrera peculiar de caballos en tiempos de Covid, con la asistencia del Oficial Mayor y la subdirectora del DIF municipal de Aldama, Juan Diego Flores y Lucero Arzate. Sólo hubo regañada del alcalde, según sabemos, pero hasta ahí. Por si alguien no supo, ganó “La Chacha”.

***

Así como la dirigente estatal del PAN, Rocío Reza, generalmente sale a escena cuando le dan permiso, el líder municipal panista de Camargo, Julio Huerta Herrera, hace lo mismo cuando se lo autoriza su padrino y guía, el alcalde Arturo Zubía Fernández. 

Por eso hace unos días el dirigente panista convocó a una reunión de aspirantes a la Presidencia Municipal, en la que, se supone que por instrucciones de Zubía, fueron marginadas las mujeres.

Fueron puros angelitos los convidados al encuentro: David Silva, director de Obras Públicas; César Méndez, titular de la Junta de Agua; Raúl Francisco Aguilar, recaudador de Rentas; Lucio Vázquez, regidor por segunda ocasión y Jorge Alejandro Aldana, presidente de la influente Asociación Agrícola.

Silva y Méndez gozan del respaldo del alcalde, es su padrino en la política local, no tienen más mérito que eso. 

El recaudador es sobrino de una vaca sagrada de la región, Carlos Aguilar Camargo, mientras que Aldana es primo hermano del secretario de Desarrollo Social, Luis Aguilar Lozoya. Ambos tienen pedigrí y, sobre todo, dinero para comprar cualquier candidatura. También son los que más han lucrado con el agua de la región y han tomado como bandera el conflicto de las presas. 

El regidor, por otra parte, trata de acogerse al grupo que más ha crecido en el estado, el de la alcaldesa capitalina Maru Campos. El problema es que arrastra escándalos como el de surtir su negocio privado, una papelería en bonanza, con supuestos artículos de procedencia dudosa.

Esta reunión hubiera pasado desapercibida de no ser porque Zubía Fernández, quien quita y pone candidatos, mostró todas sus fichas masculinas. A las mujeres ni las vio ni las oyó, como tampoco lo han hecho el dirigente Huerta y la lideresa panista Reza Gallegos.

A ver si también se olvidan de ellas, de las mujeres panistas que hacen la talacha, cuando comiencen las campañas.