Opinion

-Hielo notarial a las aspiraciones de Ana

.

GPS / Columna

martes, 31 agosto 2021 | 05:00

-Será rey Midas próximo Secretario de Hacienda

-Ven en el verde riesgo mayor de colapso

-El “no” a escoltas es una sopa del propio chocolate

La ausencia de los tres notarios que fungirían como sinodales en el examen sustentado por Ana Herrera es signo inequívoco del deterioro en el que concluye la malograda administración estatal.

La hija de Armando Herrera fue aspirante al notariado desde hace muchos años, pero decidió responder al llamado de Corral para integrarse a su gabinete como titular de dependencia.

Fue la Secretaría del Trabajo donde se desempeñó los cinco años, una muestra clarísima de desidia y desorden en el manejo de los asuntos bajo su cargo. El mejor ejemplo de ello es la transformación de la materia laboral administrativa a sede jurisdiccional. La capacitación atrasada...cero inversión.

Pero no solo fue ello, que ya de por sí es un problemón para el Poder Judicial y el Poder Ejecutivo, que debe ser resuelto en los siguientes meses. No se acabó la corrupción en los litigios, ni la burocracia amodorrada y el completo desorden en el manejo de los miles de expedientes.

Maltrató por supuesto a los litigantes y se enganchó como una de las principales aplaudidoras del corralismo.

Hoy paga con su conducta los saldos debidos. Es histórico el hielo que le echaron los notarios a su aspiración notarial, bajo una forma jurídica que se conserva en reserva pero necesariamente saldrá a la luz.

Fue un fraude a la ley lo que se pretende hacer con Herrera, al separarla del cargo con los tiempos encima para premiarle su lealtad con una beca notarial perpetua.

***

Se hizo mucho ruido con las reformas -que por cierto se quedaron cortas- en materia de Pensiones, específicamente con el transitorio que borra de un plumazo adeudos injustificados, construidos con pluma cuata, por dos mil millones. 

El veneno se encuentra en el famoso renglón de diferencial médico, donde se anida un problemón que debió haber sido atajado también de golpe y porrazo y que solo ahondará aún más el conflicto en los meses y años venideros. El favor a la nueva administración debió haber sido completo.

Hubo legisladores que voltearon a las modificaciones a la Fiscalía Especializada de la Mujer en materia de atención a la familia, donde Blanca Gámez se desgañitó; o incluso, hubo quien consideró desproporcionadas las facultades otorgadas a la súper coordinación de gabinete.

Pero donde pocos repararon, y les pasó verdaderamente de noche, es en las adecuaciones efectuadas a la Secretaría de Hacienda, quien se arroga atribuciones sumamente atrevidas, porque a la larga desplaza al Congreso en materia presupuestal, con tanta manga ancha, que podrá suspender ministraciones incluso a descentralizados con autonomía presupuestal.

Dicen textuales los dos principales apartados: “Disponer que los fondos y pagos correspondientes a la Administración Paraestatal se manejen, temporal o permanentemente, de manera centralizada en la Secretaría de Hacienda del Estado, en los supuestos previstos en la fracción anterior de este artículo...Suspender, diferir o determinar reducciones en la ministración de los recursos, cuando las dependencias y entidades no cumplan con las leyes y reglamentos que rigen la administración de los recursos públicos”.

De ese tamaño es la jugada que tendrá el próximo Secretario de Hacienda, cuando asuma el ocho de septiembre venidero. Tendrá facultades para hacer lo que han venido haciendo al margen de la ley esta administración y la pasada. Sudar recursos de fideicomisos y organismos descentralizados.

El tema tendrá que ser valorado a la luz de los convenios de coordinación, en particular con la federación, que al respecto podrían verse comprometidos.

Los legisladores de Morena simplemente estaban dormidos ante fabulosas modificaciones legales, que le dan una base jurídica, esta sí, de auténtica súper secretaría hacendaria.

***

Se puso de pretexto el dinero, que es muy cierto, pero el fondo es otro y muy claro para negarle los carga raquetas al gobernador y su séquito de aplaudidores. 

Hay una decisión de cobrarle en justicia las afrentas, no sólo por lo que tiene qué ver con la persecución implacable desplegada contra la gobernadora electa, sino por agravios sufridos por los mismos legisladores.

Con muy contadas excepciones, los diputados recibieron las atenciones del mitómano gobernador, que se sentía dueño del Poder Legislativo. 

Desde la anterior legislatura hizo chilar y huerto, pasando por encima de cualquier cordialidad y respeto a la investidura de sus iguales.

Por ello no quisieron hacer el ridículo quienes impulsaban la idea de buscar la mejor salida para darle su servidumbre transexenal al gobernador, cuando se dieron cuenta que no tendrían los votos para sacar adelante la reforma en materia de seguridad.

Trataron de engañar con el asunto de que sería un órgano técnico y mil asegunes, para justificarse y darle a Corral lo que buscaba con denuedo, pero el castillo de naipes se cayó solito.

Si quiere realmente protección deberá apegarse a cualquiera de los mecanismos, ya sea estatal o federal, cumpliendo con los requisitos que cualquier mortal en condiciones similares de riesgo debe sortear. No habrá un privilegio como pretendía de manera abusiva.

Tuvo que tragarse la risa con la que iba a festinar salirse con la suya, en un continuismo del exceso de blindadas y escoltas, como si lo mereciera con el desastre que deja en la entidad.

***

Ni la federación ni el estado presentaron estudios diagnósticos para fundamentar en la realidad el regreso a clases, que ayer se realizó prácticamente a ciegas y con la buena voluntad de los padres de familia y el entusiasmo de la mayoría de los niños y adolescentes.

Se quedaron en el nivel discursivo, dejando en la práctica a los maestros y padres de familia con la responsabilidad de ingeniárselas para crear condiciones de salubridad.

La imagen donde aparecen el Secretario de Educación, Carlos González, flanqueando al gobernador, en papel de arrastrado ante el presidente Andrés Manuel López Obrador, ayer en la mañanera, nos da un ejemplo de las condiciones de los inmuebles.

Sólo basta ver la lámina que cubre los salones que aparecen en la imagen oficial y que se transmitió en la mañanera. Deplorables es poco. Imaginemos cómo se encuentran realmente las instalaciones de las zonas marginadas o el área rural.

***

Cerrado a cualquier postura que no sea la propia, el gobernador Javier Corral de nuevo calificó de politiquerías los razonamientos contra el semáforo verde que plantearon los organismos agrupados en el Consejo Coordinador Empresarial.

La iniciativa privada representada por Francisco Santini y líderes de otros organismos expuso su negativa por razones muy válidas.

El sector privado considera mejor una reactivación paulatina, como ha sido en el semáforo amarillo, para lograr una mayor inmunización de la población. Eso es una garantía, al menos así se ve, de que habrá una recuperación sostenida y segura.

En cambio, ir al verde como lo anunció Corral en el fin de su quinquenio, significa un riesgo mayor de colapso, si la gente interpreta el cambio de semáforo como que ya terminó la pandemia y la crisis de salud, lo que todavía está muy lejos.

No es sólo que Corral tome una decisión como gobernador en los últimos días de su administración y las consecuencias no tendrá que enfrentarlas él, sino su sucesora Maru Campos y la sociedad entera. Claro que eso es cuestionable, pero no es todo el argumento para oponerse al verde.

El mayor problema que se observa desde los sectores que generan empleo, riqueza y dinamismo económico, es que una decisión precipitada por razones políticas (o politiqueras) puede traer consecuencias gravísimas. A eso se cierra, como siempre, el gobernador.

Con esos argumentos van a pelear desde la IP de aquí al día cinco de septiembre, que es cuando habría de decretarse un riesgoso verde para Chihuahua.