Opinion

-Hizo un gran berrinche con facha de simulación

.

GPS / Columna
jueves, 12 septiembre 2019 | 05:00

-De voto bisagra se convierte en jefe del Congreso

-Preparan relevos para dos vacantes en Ichitaip

-Robo de 20 mil pesos exhibe ala azul de Morena
  

Hizo berrinche el gobernador en acto público frente a empresarios y funcionarios de la Cuarta Transformación, amagando con abandonar el pacto federal.

Se tiró al piso y pataleó como infante de preescolar en el primer día de clases, con el argumento válido -hay que reconocerlo- de la reducción de presupuesto.

Sin embargo, es un proceso que ha seguido de cerca desde el año pasado y ha sido omiso, él y los responsables de su gabinete. No han cuidado ni defendido los recursos.

Ha procurado Corral mantener una delgada línea entre una idílica luna de miel, con momentos de gran arrumaco presidencial, como los aplausos del pasado informe en Palacio Nacional, que contrasta con los aspavientos como el que presenciamos ayer, pero sin sustancia efectiva de defensa de la soberanía estatal.

Sus subordinados, igual que él, van a México a pasearse por las oficinas y tomar café. Son pocos los que hacen la talacha de ir por recursos económicos, que ni en esta ni en otras pasadas administraciones federales han llegado sólo por acto de magia.

Les doran la píldora en educación, salud y seguridad, mientras la Cuarta Transformación reasume las facultades centrales de la conducción financiera y operativa de los programas, en franca violación a principios de un federalismo -que con este tipo de gobernadores- es muy débil.

Con Peña Nieto había una lógica en el juego del teléfono descompuesto, porque la pelea política estaba en su pleno apogeo, utilizando al ministerio público como ariete para golpear los mismitos copetes presidenciales.

Pero en la actualidad no hay argumento que valga.

Los funcionarios del nuevo amanecer se quedaron maniatados con la misma dinámica, aturdidos desde el primero de diciembre pasado.

En una línea donde no atinan a una conducción adecuada y para colmo se ven presas de las acciones desesperadas y hormonales de su jefe en el gobierno.

Es un despropósito siquiera plantearse dicha separación del pacto financiero con la federación. Depende Chihuahua en un alto porcentaje del recurso federal.

No hay área educativa, de salud o seguridad, que no reciba el impulso del dinero proveniente de la federación.

Apenas capta Chihuahua cinco mil millones de impuestos propios contra los 72 mil considerados este año en el presupuesto de egresos.

El exabrupto corralista, pronunciado por cierto teniendo a un lado a quien se supone le cuida los intereses a Andrés Manuel en Chihuahua, es eso, un mal momento, que con el tenis o la pesca pasarán de lado.


 ***
  

Con la oficina a cuestas en la bolsa de la camisa y su vestir desgarbado, el viejo lobo de mar, Rubén Aguilar, amaneció como presidente de la Junta de Coordinación Política.

Sobrevivió a una primer intentona de madruguete, donde la mayoría panista maniobró para colocar en el orden del día de la sesión plenaria la designación de Fernando Álvarez.

Colmilludos, tomaron la tribuna y permanecieron ahí hasta que cedió el PAN, por el momento.

Don Rubén no se contuvo y lanzó unos cuantos improperios naturales a su forma de ser. No fue la mentada tipo Porfirio o la Roque señal, pero sí fueron unos pinches y weyes muy sabrosos.

Tiene los votos pero carece de la gobernabilidad para permanecer en el puesto con el Ejecutivo encima.

Es el pragmatismo una de sus más claras virtudes. No es personaje de discursos grandilocuentes, pero ha sabido estar en las decisiones.

Oficial no es aún su nombramiento acordado en una descompuesta sesión de la Junta de Coordinación, pese al VoBo mayoritario de las fracciones parlamentarias de Morena, PRI, PT y PVEM.

La página del Congreso no ha subido el acta de acuerdos de la sesión donde se le eligió como sustituto de Morena en el cargo que dirige la Jucopo.

Es obvio. La operación del Congreso está en manos del PAN, con las dos secretarías, la administrativa y la jurídica. Habrá que torcer brazos y hacer cambios de fondo -para lo cual no hay mayoría suficiente- si don Rubén pretende asumir no de derecho, sino de hecho, la conducción real del Legislativo.

Es un entorno muy enrarecido, donde el PAN peleará con uñas y dientes sus posiciones. Por lo pronto ayer mandaron a Misael Máynez a echar bravata en la palestra legislativa, con el tema de las prebendas legislativas de la desaparecida fracción parlamentaria del Partido Encuentro Social.

De pueriles y fantoches no bajó a sus compañeros de legislatura, al borde del coraje y un rostro de mil colores. Perder dinero es peor que perder a un ser querido para este tipo de personalidades.


 ***
  

Hay una iniciativa en el Poder Legislativo en materia de transparencia mediante la cual pretende Morena eliminar la edad mínima para ser consejero del Ichitaip, que se encuentra en los 30 años.

Es una medida muy adecuada con el fin de perfilar nuevos cuadros hacia la nómina transparente, con ingresos arriba de los cien mil pesos.

Sólo hay que mirar quién es o son los perfilados con el fin de favorecerlos con una modificación de esta naturaleza.

Son los hijos o sobrinos de alguien que se acaban de titular y están buscando trabajo.

Ni modo de creer que se trata de una reforma inocente sólo para armonizar, sin una intencionalidad concreta. Para diciembre habrá dos vacantes en Ichitaip y no tarda en salir la convocatoria respectiva.


 ***
 
 

En el Tribunal Superior de Justicia hay quejas por el manejo de las convivencias con menores de edad en un espacio que debiera ser más adecuado para ello.

Nos hablan de personal que no hace su chamba, particularmente las psicólogas y el personal médico que se mantienen en chacoteo de manera permanente.

No hacen caso de los señalamientos de los angustiados padres que observan cuestiones que ameritan cuidado y atención.

De fondo, el problema es que los padres están obligados por disposición de Juez a realizar las convivencias en dicho lugar, aunque ello no sea lo más benéfico para la relación filial.


 ***
 

Una operadora de Morena, Nancy Valerio, fue denunciada por el robo de 20 mil pesos de unos apoyos enviados desde la capital del país para liderazgos del partido.

La mujer que ha sido denunciada se promovía también como operadora de uno de los aspirantes a la dirigencia estatal, Ernesto Visconti, quien ahora resulta desconoce todo trato que haya hecho en su nombre la neomorenista extraída de las filas del PAN.

El robo de poca monta, sin embargo, descubrió un ala azulada de Morena que está operando con todo en este proceso de sucesión de Martín Chaparro.

Más que el monto de lo hurtado, lo que sólo exhibe la calidad moral y política de algunos perfiles que tiene Morena actualmente, hay otro aspecto de fondo.

A Valerio la ligan con Visconti y con Héctor Bafidis, quien a su vez le opera algunas cuestiones del partido al superdelegado federal, Juan Carlos Loera de la Rosa.

Pero además le han encontrado nexos con connotados panistas de Chihuahua y de Cuauhtémoc, entre ellos el director de Desarrollo Social del Municipio, Marco Bonilla Mendoza y el director de la Junta Municipal de Agua y Saneamiento, Roberto “El Pony” Lara.

Su llegada a Morena se dio por las puertas del comité estatal, luego se coló a uno, a otro y a otro grupo de los que tienen presencia importante dentro del partido.

Primero el relativamente pequeño robo por el que se exhibió la operadora fue la comidilla entre los grupos morenistas que ahora pretenden desconocerla y achacársela mutuamente.

Luego vinieron las conclusiones sobre las vinculaciones y nexos que ha tejido la ahora mal afamada operadora, que promete mucho control sobre un proceso interno que adolece de conducción y de conductores.