Opinion

-Humilla a niño por presumir su filantropía

.

GPS / Columna

lunes, 25 julio 2022 | 05:00

-Ubican a “El Cholo” Leyva en el Cereso

-Una escasez de chelas que ésta, pero no se reconoce

-Los duplicados al Consejo de Morena

“Tratar a los demás con dignidad”, fue el título de un post en Facebook (puede verse en la edición digital de GPS) que sin recato alguno publicó el dirigente de Movimiento Ciudadano en Cuauhtémoc, René Apodaca, a quien le gusta ser reconocido como un caritativo filántropo de la región.

En una breve narración, el político explicó que un joven de 14 años fue a limpiarle su “depa” porque estaba de vacaciones y deseaba ganar dinero.

“Ahí vean ustedes el resultado de su trabajo. Le invitamos a comer, le pagamos y aparte le aportamos una despensa para su familia”, relató Apodaca en el texto que hizo para acompañar las seguramente muy dignas imágenes tomadas al niño para exhibirlo en redes.

“Aún hay gente bien intencionada que busca trabajo honradamente, si tienen algún trabajo para él, díganme y se los mando”, remató el ahora promotor del trabajo infantil.

Sólo los padres en una familia funcional saben cuándo los hijos pueden asumir nuevas tareas y qué tipos de trabajos pueden realizar con el fin de irse preparando para una adultez responsable y productiva.

Nadie desde el exterior tiene esa facultad ni puede tomarse la libertad de decidir cuándo puede trabajar un menor de edad. Por algo la Ley Federal del Trabajo prohíbe la contratación de menores de 15 años.

Igual y el caso que presumió Apodaca, dándole de pasada su humillación al menor de edad, entra en el supuesto de los que ya pueden, por necesidad o preparación, realizar algunas labores propias de gente más grande.

Pero la normalidad de esos menores de 15 es la de estudiar, practicar algún deporte, ayudar con tareas en casa, prepararse para los retos que tendrán, no acudir en busca del sustento ante presumidillos que se creen con la autoridad moral de juzgar y dar lecciones a los demás.

Darle comida, una despensa, una beca para sus estudios, sería lo ideal en vez de ponerlo a trabajar pagándole quién sabe qué cantidad por cuántas horas de trabajo; pero sobre todo sin hacer alarde en redes, porque eso demuestra que hay otro interés más allá del de ayudar a alguien.

Nada de filantropía ni de caridad tiene la exhibición pública de las buenas obras que suelen hacer los actores políticos en busca de simpatías. Ahí el mal ejemplo de Apodaca.

***

Hicimos una búsqueda rápida en la relación de más de 600 candidatos a consejeros en Morena, y nos encontramos con algunos duplicados.

No son nada, podría decirse irrelevantes por su número e identidad. Son siete los nombres que aparecen dos veces cada uno.

Karla Daniela Martínez González en el distrito 06; Eva Rocío Hernández González, en el distrito 09; en el distrito 01, Carlos Hernández Peña, Daniel Benito del Hoyo Hernández, Jesús Gerardo De León Arellanes, y Roberto Flores Hurtado; finalmente en el distrito 02, Anuar Lucero Cervantes.

Insistimos, son poquísimos para el universo de personas registradas, pero es foco amarillo para el profe Martín Chaparro, de quienes le están ayudando con el tema de sistemas y la misma operación ya en tierra.

Viene un proceso verdaderamente inmenso, tomando en cuenta que podrían participar el 20 por ciento, el 30 o un poco más en relación al listado nominal, para elegir a los 90 del Consejo Estatal.

Si se hacen bolas con 600 nombres, no queremos pensar qué va a ocurrir cuando llegue ese otro proceso con decenas de miles cuando menos.

***

Ante la escasez de cerveza que algunos comerciantes pequeños empiezan a resentir y la amenaza de sanciones por parte de los grandes distribuidores, para que no vayan a otras entidades por el producto, han tenido que acudir a otra estrategia.

Ahora recurren a los grandes antros o cadenas de bares y expendios para que les revendan la cerveza y de esa manera mantener la operación de sus negocios.

Se trata de proteger la pequeña actividad comercial, que representa empleos y márgenes de venta pequeños, pero que son un respiro.

Cada vez menos han tenido que recurrir a otro centro de distribución fuera de la ciudad o incluso del estado, pero esto supone un riesgo mayor, precisamente por el traslado de mercancía sin los permisos necesarios.

Tienen la amenaza de cuantiosas multas, y costos de operación altos por tener que pagar flete o gasolinas y casetas.

Incluso, el recurrir a otro distribuidor podría desatar una “guerra” comercial entre los distribuidores, debido a que cada uno tiene debidamente demarcado el territorio en el que operan.

Todo ello subyace en un submundo donde se empieza a resentir esa escasez que oficialmente aún no se reconoce, ni por los comerciantes organizados ni por las concesionarias.

***

Causó extrañeza la presencia de Roberto “El Cholo” Leyva hace unos días en Palacio de Gobierno, esperando para ingresar a la oficina del secretario general de Gobierno, César Jáuregui, inmediatamente las especulaciones comenzaron a circular.

Resulta que, el ex subdirector Operativo de la Policía Municipal de Chihuahua, de nada buena reputación, se encuentra laborando dentro del sistema penitenciario estatal, según confirmaron fuentes de la propia Fiscalía del estado.

“El Cholo” como se le conoce en el mundo policial, ha sido objeto de polémica, principalmente, cuando se desempeñó como subdirector de la policía municipal, toda vez que estuvo bajo investigación por parte de asuntos internos, acusado por otros policías de brindar protección a un vendedor de droga a quien pretendieron extorsionar.

Este hecho data de mayo de 2019, cuando “El Cholo”, intentó procesar a elementos a su cargo por el intento de extorsión, cuando los oficiales acudieron al punto de venta ubicado en la avenida Las Águilas, una vez que estaban con el “vendedor” este les indicó que gozaba de la protección de Leyva.

Otro de los detallitos que arrastra el exjefe policiaco, es la denuncia en su contra que agentes municipales realizaron, luego de una intensa balacera ocurrida en diciembre de 2018 en la colonia Las Granjas, pues de acuerdo a los oficiales, el jefe ordenó el retiro inmediato de la zona a las primeras unidades de Seguridad Pública que llegaron a atender el reporte. Protección sin duda a los “malos”.