Opinion

-Jefe sindical brincó al partido guinda

.

GPS / Columna

miércoles, 03 agosto 2022 | 05:00

-Desmarcados “huarachudos” de la “dhiacada”

-Un voto morenista cada 5.4 segundos

-Quiere más clases en la UACH Oscar Castrejón

Con total descaro, el dirigente del Sindicato de Trabajadores al Servicio de la Universidad Autónoma de Chihuahua (STSUACH), Ricardo Moncayo Alvídrez, se presentó como candidato a consejero estatal de Morena en las elecciones del pasado domingo. 

La lista de aspirantes por el octavo distrito da cuenta del nombre del líder de uno de los dos sindicatos que operan dentro de la UACH. En este caso se trata del que agrupa a los empleados administrativos, no todos representados por el morenismo, desde luego.

Más allá del derecho de Moncayo o de los agremiados a un sindicato para militar en cualquier partido, obviamente los intereses del dirigente chocan con los objetivos que deberían perseguir todos los universitarios, sean empleados, estudiantes, profesores o funcionarios.

Moncayo Alvídrez presume su cercanía con el alcalde juarense Cruz Pérez Cuéllar y con el todavía dirigente estatal del partido, Martín Chaparro Payán. De forma previa a la elección pregonó que tenía la venia y el apoyo de ambos para ser parte del selecto grupo de 90 consejeros guindas, que tendrían en sus manos las decisiones trascendentales.

En realidad, el líder sindical no hizo otra cosa más que el ridículo en la jornada dominical que evidenció las mejores prácticas de la democracia morenista. Pero el punto no son las burlas que entre sus compañeros desató su postulación, sino que en vez de trabajar por el interés universitario, lo haga por un partido.

No está el horno para bollos en la UACH, sometida a la presión de la sucesión, como para meterle más factores de tensión por los simples caprichos personales de algunos despistados.

***

Poco a poco va creciendo el grupo de los nuevos “huarachudos” en el PAN en Chihuahua, y paulatinamente van sumándose nombres a lo que surgió como una alianza entre el Frente en Acción y los de la asociación civil Yanis. 

Con esto se van sumando liderazgos a esta intentona de fortalecer la unidad en el blanquiazul de la capital, misión que, por cierto, ha sido insistentemente desmarcada de la “dhiacada”, ante los señalamientos de algunos panistas desorientados que creen que sus integrantes comparten orígenes en la ultraderecha.

El más reciente en sumarse es Alex Olivas, quien se integra a los ya previamente señalados: Carlos “Churly” Orozco, Martín Torres, Antonio Rosales, Carlos Bribiesca y Víctor Hugo Nava, quienes ya recibieron a través del exregidor la coordinación del grupo Yanis en la capital del estado, un encargo de importancia para maniobrar políticamente.

Eso sí, dicen que, a pesar de estar bien relacionados con todos los grupos existentes, la realidad de las cosas es que estaban huérfanos de la onda grupera, por lo que los intentos de ligarlos con los “dhiacos” sólo quedan en eso, meros intentos por ubicar un supuesto origen que no es correcto.

Lo cierto es que poco a poco va creciendo este nuevo frente en Acción Nacional y se va perfilando como un grupo “rasero”, pero no porque sirva para poner las cosas al ras, sino porque está integrado realmente de pura “raza”.

En el proceso de renovación de mandos que actualmente está en marcha dentro del PAN, seguramente habrán de hacerse notar éste y otros grupos que insisten en apostarle a la unidad y no a la división que todos los días acecha, a veces hasta por nimiedades.

***

Le puso Ricardo Monreal el cascabel al gato. No podrían haber votado más de tres millones de militantes y simpatizantes morenistas en la elección de consejeros, como lo afirmó el dirigente nacional, Mario Delgado.

Es físicamente imposible. Tres millones de votantes, en ocho horas, algo así como 5 mil 424 electores por cada una de las 553 casillas instaladas a nivel nacional.

Por hora serían 678 los participantes, 11.30 electores por minuto, es decir, un voto cada 5.4 segundos. Esa sería la estadística con base en los números, teórica por así decirlo, pero vamos a un caso concreto:

El distrito nueve de Parral. Tenemos la imagen en nuestra versión digital. Votaron cuatro mil 090 personas en la casilla donde estuvieron como funcionarios Josué Daniel Aguirre Aguirre y Sabino Caro Hernández.

Fueron mil 814 votos para Ana Laura Contreras y mil 954 para Francisco Moreno Martínez –quien por cierto desapareció de la lista oficial enviada ayer por el partido-. Los demás son votos perdidos, 60, 80, para diversos participantes.

En esta casilla debieron votar 511 personas por hora, algo así como ocho por minuto, uno cada siete segundos.

De ahí el dardo envenenado lanzado desde una visión de simple matemática por el senador, que se negó a participar en el proceso.

Es la sombra del taco o embarazo de urnas, una práctica que se supone ha quedado rebasada por la adopción de medidas de seguridad en los procesos de participación ciudadana, aun en aquellos realizados en los partidos políticos, y que por supuesto son impugnables, por quien sea, militante o simpatizante, que se sienta agraviado con los resultados.

***

La grilla al interior de la facultad de Derecho que dirige Luis Carlos Rivera Campos está al tope y así se mantendrá hasta la próxima renovación de directores y de la propia Rectoría, pues los diversos grupos de poder buscan imponer a sus incondicionales.

Fue el diputado Oscar Castrejón quien disparó contra Rivera Campos, acusándolo de venganza por la denuncia que presentó en su contra, así como en contra del exrector Luis Fierro, a quienes acusa de actos de corrupción.

El morenista y “corralista”, refiere que, en represalia a la querella interpuesta, el director le redujo las horas-clase en la facultad de Derecho, dejándolo únicamente con materias optativas, de bajo nivel curricular para los futuros abogados.

Pero no sólo eso, afirma que, también su hijo Marco Federico Castrejón, fue objeto de la venganza de Rivera Campos, pues para el próximo semestre no se le asignaron materias, cuando es un maestro que tiene varios años impartiendo cátedra en la facultad. 

Se vienen tiempos álgidos no sólo en la facultad de Derecho, sino en todas las unidades académicas que conforman la máxima casa de estudios, pues nunca faltan aquellos grupos que no se quieran alinear a un mismo proyecto y vendrán las acusaciones de todo tipo, contra todos aquellos que aspiren a ocupar una dirección.

Pero en el terreno académico quizá tenga razón Rivera Campos, si es cierta la acusación contra Castrejón padre, pues como que ya basta de los profes todólogos que son diputados, senadores, funcionarios y también hasta “maestros de tiempo completo”. ¿A qué horas pueden hacer todo a la vez, vida mía? Pobres estudiantes.

***

Tan solo el pasado fin de semana, en una conocida clínica localizada en el periférico de la Juventud, el número de pacientes atendidos y que dieron positivo al Covid aumentó al doble.

Quiere decir que hay preocupación por atenderse lo mejor posible. Los procedimientos médicos contra el Covid son bastante caros en dichas clínicas, decenas o cientos de miles.

Está en la memoria colectiva la racha lamentable de muertes sufrida en el pasado reciente, pero pese a ello hay una falsa seguridad en la ausencia de gravedad en los síntomas que presentan las nuevas cepas de Covid.

No se hace caso a las medidas de higiene y seguridad, uso de cubrebocas y gel, fundamentalmente. Los llamados de la Secretaría de Salud son un grito en el desierto.

***

Mucho llamó la atención en las listas ya con los resultados oficiales dados a conocer por el partido Morena, ver al coordinador parlamentario Edin Cuauhtémoc Estrada en los últimos lugares de votación.

Quedó el legislador en el lugar 81; ya mero no la contaba. Apenas alcanzó 303 votos, poquísimos si se toma en cuenta el liderazgo y presencia que se supone debe tener al interior del partido.

Lo acompañan en la lista negra de las votaciones más bajas Ana Karen Ávalos, Ernesto Guevara, Hugo González, Daniela Pérez, José Refugio Díaz, Gabriela Cisneros, Ana Carmen Estrada, Jensy Resendiz, y Yolanda Terrazas.

Del otro lado de la moneda, quienes tuvieron más alta votación, para sorpresa de muchos, Omar Holguín Franco, Pablo Francisco Martínez, Ana Laura Contreras, Hugo Moreno, Rene Pérez, Mirna Reyes, Adriana Zapién, Arnulfo Domínguez y Celia Caballero Chavira.