Opinion

-Karina dio una estocada al pecho de Duarte

.

GPS / Columna

sábado, 04 junio 2022 | 05:00

-Las redes no son lo mismo sin la nómina

-Preocupan cifras de suicidios en menores 

-Busca mantenerse al frente del Sindicato de Ichisal

El exgobernador César Duarte parecía estar como pez en el agua cuando fue llevado ante el juez de Control, Humberto Chávez Allende, en una de las salas de la Ciudad Judicial que fue cerrada para su audiencia ayer por mañana.

Estaba en una tribuna de las que usaba como diputado o gobernador, con la diferencia de que ahora ante un colmilludo juzgador, quien parecía hasta emocionado de tener enfrente a tan ilustre personaje, así fuera nomás para una audiencia de control. 

Pero el caso es que el ex tenía micrófono a la mano, la atención de un auditorio presencial y vía remota de los reporteros que seguían la trasmisión por circuito cerrado. Su mero mole.

Ninguna incomodidad aparentaba Duarte Jáquez hasta que el agente del ministerio público comenzó a leer los nombres de los que habían declarado en su contra en determinado momento.

Fuera de las claves de los ocho testigos protegidos, muchos ya públicos, fue notable que le dio en el corazón el nombre de una paisana a la que hizo dirigente del PRI Estatal y diputada local y federal, Diana Karina Velázquez Ramírez. Esa fue una estocada al pecho. 

Del exdirector de Fomento Agropecuario, Martín Solís Bustamante, ya sabía el exgobernador que, como buen militante de El Barzón, él jalaba a su conveniencia; era de los clásicos que pegaba con la izquierda y cobraba con la derecha, así que no podía decirse traicionado. 

De su exasistente particular, Jesús Manuel Luna Hernández, el famoso “Lunita” de los últimos meses de Duarte como gobernador, el acusado casi ni lo recordaba. No era más que el empleado obediente de un jefe gruñón, pese a lo cual todo el peso del corralato le cayó encima.

Pero de Karina, su amiga, confidente, aliada, no lo esperaba aunque desde la legislatura 2016-2019 era evidente que la parralense había pactado con Javier Corral. Oír de nuevo su nombre en la lista pegó un rato en la moral del recién extraditado.

***

Tras la esperada extradición de César Duarte, su sucesor Javier Corral hizo gala de su verborrea en su red social favorita, Twitter, con la intención de colgarse la medallita por el caso que lo obsesionó los cinco años de su administración.

El perezoso hizo alarde de la “Operación Justicia” que se diluyó junto con su gobierno, pese a que ha quedado evidenciado cómo fueron armados los expedientes contra los duartistas. Todo con base en declaraciones de testigos, algunos protegidos y otros conocidos por todos. 

Esto le permitió integrar expedientes con diversas irregularidades y con el ingrediente adicional de que se presionó de manera ruin para que los declarantes dijeran lo que quería escuchar. 

Poco del mensaje resulta interesante, no sale del mismo rollo. Pero son imperdibles las decenas de respuestas en contra que recibió el exmandatario.

“Usted también debe rendir cuentas por el desmadre en Ciudad Juárez. En una de esas, comparten celda”, fue uno de los comentarios; “el burro hablando de orejas…”, “Basura...”. En fin. Respuestas incómodas con las que no contaba Corral, pues no son las mismas que cuando tenía el poder de la nómina. 

Tampoco contaba Corral con la respuesta a sus publicaciones que le propinó el diputado priista Omar Bazán, para recordarle que existe una denuncia en su contra por supuestas irregularidades detectadas por la Auditoría Superior de la Federación que alcanzan los 8 mil millones de pesos.

Esa querella se negó a recibirla, en su momento, la Fiscalía Anticorrupción encabezada hasta hace días por Gema Chávez.

Tarde o temprano deberá responder a esos señalamientos, fue la advertencia del tricolor. Básicamente le recomendó el “como me ves, te verás”.

***

De Servicios Educativos del Estado (SEECH), precisan que Silvia Tello Sotelo, mantiene la posición de encargada de la Jefatura del Departamento de Educación Indígena, desde que el área quedó sin titular, a la vez que realiza la función de Enlace de Educación Indígena, Migrante y Menonita.

Tras darse a conocer que hay malestar de los maestros de la sierra por su designación dado que no tiene perfil para el cargo, en el subsistema federalizado de educación asientan que, por el contrario, ella es licenciada en educación indígena.

Su formación, aseguran, es en educación primaria para el medio indígena y además cuenta con maestría en educación básica; además, tiene más de 20 años de experiencia en el servicio, siempre en la misma materia.

Sus inicios se remontan al año 2001 como docente frente a grupo de primaria indígena, además de que fue colaboradora con Ceneval desde el 2009 al 2016.

También en el Departamento de Educación Indígena, Migrante y Menonita se desempeñó como analista de Recursos Financieros y Materiales, periodo 2013 al 2016 y posteriormente ocupo el cargo actual desde el 2016 a la fecha.

***

En la semana que concluye se registraron al menos tres suicidios de menores, dos de ellos en Cuauhtémoc y el otro en Parral. Hubo además un intento en el que afortunadamente se logró evitar la tragedia.

De acuerdo con cifras oficiales, entre 2021 y los primeros meses del presente año, en Chihuahua se han registrado 61 suicidios entre este grupo de edad, cifras por demás alarmantes y lo que llama poderosamente la atención es que no hay campañas mediáticas de prevención. 

Menos pueden verse políticas públicas efectivas. 

Como sabemos, los suicidios son multifactoriales, únicamente quienes toman la nefasta decisión conocen los motivos que los orillaron a eso. Pero vemos autoridades que no actúan y se quedan expectantes mientras los hechos continúan.

El martes en Parral, fue una niña de tan sólo nueve años la que decidió terminar con su vida, al día siguiente, una adolescente de 14 años intentó hacerlo sin que lograra su cometido. 

Ayer, en Cuauhtémoc fueron dos suicidios en adolescentes de 12 y 14 años; una situación terrible. 

Se habla de que eran víctimas de bullying, que sufrían el constante acoso de sus compañeros, pero hasta ahí. No se habla de acciones concretas para evitar estas tragedias. 

Se podrían buscar coincidencias en cada uno de los casos, vulnerabilidad, marginación, víctimas de abuso o cualquier otra circunstancia, pero lo que no se puede es seguir siendo omisos ante una problemática social e incluso de salud pública, que afecta a las familias y a la comunidad en general. 

***

En días recientes ha sido vista merodeando los pasillos de Palacio de Gobierno, específicamente la oficina de César Jáuregui, Sofía Calzadillas, secretaria general del Sindicato Único de Trabajadores del Instituto Chihuahuense de Salud (Sutichs).

Desde luego, su presencia en la casa de cantera no es para realizar gestiones a favor del gremio que representa, sino que, pretende amarrar por todos lados como sea posible su permanencia al frente de esta organización sindical. 

Será hasta el próximo mes de agosto cuando se celebren elecciones para elegir al dirigente sindical, pero Sofía busca la reelección y para eso trabaja día y noche y se la pasa de reunión en reunión en busca de lograr su cometido.

Apoyó en campaña a la gobernadora Maru Campos, durante el corralato realizó diversos plantones afuera de Palacio y tomó en más de una ocasión las oficinas de la Secretaría de Salud, en represalia por las deficientes condiciones en las que labora el gremio y por la falta de pagos.

De pronto, en la parte final de la administración corralista, sus reclamos se apagaron e incluso dejó de responder las llamadas de los reporteros. 

La posición para la que busca reelegirse no es menor, estamos hablando de una organización que agrupa a más de mil 500 trabajadores a nivel estatal.