Opinion

-La pelotita de golf en el Corral 2016-2021

.

GPS / Columna
viernes, 15 noviembre 2019 | 05:00

-Plebiscito, “todo se puede pero no todo se vale”

-Pablo Serna juega con los sindicalizados

-Traidor priísta en Morena ya tiene gallos

 
Es una foto que ya ha circulado miles de veces por redes sociales, pero que publicada por el líder estatal de Morena, Martín Chaparro, hace patente y recuerda el vacío de poder existente.

Son apenas unas cuantas palabras que dicen “a cargo del presupuesto del Estado”, y debajo de la leyenda, la imagen de una bola de golf, Javier Corral Gobernador 2016-2021.

El mensaje fue posteado en el último momento por el dirigente morenista, y tiene un profundo sentido, en una entidad incendiada por la violencia y la desatención hacia los ciudadanos.

Corral ha herido la credibilidad en la maltrecha figura del gobernador del Estado. Ha dejado en el suelo cualquier confianza.

Pretende mediante difusión de gacetillas y spots, entrevistas a modo en medios nacionales y locales, lograr esa credibilidad ausente que no es posible rescatar.

En el fondo, la pelota de golf es eso, banalidad al límite en su pobre y lacónico ejercicio gubernamental.


 ***


Arturo Meraz es un hombre del sistema. Desde hace más de treinta años colabora en aspectos electorales vinculados con sistemas informáticos.

Fue el responsable del Registro Federal Electoral prácticamente desde sus inicios aquí en Chihuahua, y hace un par de años brincó a la organización estatal electoral, gracias a las conexiones construidas durante largo tiempo.

Durante todo ese lapso, igual que hoy, operó lo mismo con panistas que con priístas. No tiene bola incómoda. Sobrevivió bajo ambos espejos, construyendo alianzas y compromisos, incluso con personajes de la izquierda, que no son otra cosa que el viejo PRI, con los cuales también conserva vasos comunicantes.

Por ello no tendrá problema alguno para operar el plebiscito en condiciones adecuadas para sus intereses y los de su compromiso político del momento, que apunta sin duda hacia Palacio de Gobierno.

Desde la presidencia del Ople-IEE tiene el conocimiento completo de lo que se puede hacer en materia de sistemas. La frase que soltó en conferencia de prensa, “todo se puede pero no todo se vale”, es una demostración de ello.

Sabe qué hacer con las bases de datos y con algoritmos. Tiene personal capacitado dentro de la institución para ello. No es otra cosa que programación, el cual puede ser fácilmente manipulable en forma oculta.

Es su comentario, lo sabe muy bien el ayuntamiento de Chihuahua, una advertencia de lo que puede hacer, aun y cuando no se valga, con la responsabilidad de conducir los destinos de un plebiscito que tiene intereses políticos de gran nivel atravesados, una gubernatura y miles de millones de pesos en inversión.

El resultado del próximo 24 de noviembre trascenderá a algo más que una simple consulta, resulte o no obligatoria.

En Chihuahua se encuentra María Eugenia Campos en la boleta. Y unas semanas después, será el turno de Armando Cabada. El plebiscito tiene entonces mayor trasfondo.

Esos algoritmos requieren algo más que un vistazo el día de la jornada plebiscitaria, necesitan una auténtica auditoría previa, con expertos que revisen cada programación y sus códigos.

Auditoría que casualmente no está contemplada en un nivel de auténtica valoración técnica, más que en la superficialidad de una base de datos en ceros.


 ***
  

Pablo Serna cayó redondito de nueva cuenta ante las promesas fallidas del Secretario de Salud, Jesús Enrique Grajeda, que aprendió rápido de su antecesor, porque un día miente y el otro también.

Debería el líder sindical aprender de sus experiencias pasadas, muy recientes, en las que el galeno se había comprometido a cumplir con prestaciones, abasto de medicamento, insumos, y nunca cumplió, sin el menor rubor.

La manifestación de ayer debió llegar a otro nivel, en lugar de conformarse con nuevas palabras huecas de compromiso, palabras sin sustento, que dejan con un palmo de narices a la organización sindical.

Desde la Secretaría de Hacienda Estatal hay un juego perverso de ahorcar financieramente a Salud, bajo la pretendida argucia de exhibir a la Cuarta Transformación, pero no se calcula que en esto el principal responsable es el gobierno estatal.

El mismo líder sindical de la sección 52 del SNTSS dejó constancia de todo este incumplimiento contumaz, en una extensa publicación en redes sociales, en que se dramatizaron las auténticas carencias en los hospitales que dejan en una difícil situación al personal médico y de enfermería, frente a la población exigente que no tiene satisfacción de sus necesidades.

El video de Pablo, con su clásica texana, prometía algo más, y quedó en un simple exabrupto, en el que creyeron miles de empleados precarios. A la vuelta de la esquina hay un incumplimiento inmediato que ya se anticipa.


 ***


Fue apabullante la votación. Aun en los peores escenarios no se esperaba que fuera tan aplastante la elección en favor de Luis Alfonso Rivera Campos para director de la Facultad de Derecho.

Fueron 49 votos en su favor, contra 2 de Fernando Mendoza y 4 de Octavio Carrete. En total 55 sufragios emitidos más una abstención.

La urna transparente que recibía las boletas caminó de silla en silla en el auditorio de la Facultad de Ciencias Políticas y Sociales en Ciudad Juárez, salón incómodo e impropio para la ocasión.

El discurso breve del director electo, abogado litigante en materia penal, no fue más allá de unos cuantos párrafos de agradecimiento por la confianza y compromiso.

La UACH vuelve a la calma para construir un modelo académico en el cual participan cientos de docentes desde todas las unidades académicas.


 ***
 

El actual delegado de la Procuraduría Federal de la Defensa del Trabajo, Juan Pablo Delgado, tiene una historia que lo muestra como convenenciero y acomodaticio. Se le olvida ahora que está en Morena y se siente factor del cambio de la 4T.

Dejó su pasado tricolor como varios de los expriístas que se fueron al partido del presidente Andrés Manuel López Obrador, aunque ciertamente lo hizo antes de que se viera como seguro su triunfo en la última vez que contendió.

Pero a muchos dentro del partido no se les olvida la famosa conversación -de la que se sabe de boca en boca- de la que fue protagonista en un encuentro entre abogados de la Junta de Conciliación y Arbitraje.

Cuando le decían “El Gordo Delgado” le preguntaron, allá por el año 2012, si ya no iba a seguir en el PRI, ante lo que respondió que no, que era en Morena “donde estaba la lana, el futuro”. Y le atinó.

Dirigió sus odios contra el priísmo, en especial contra el peñanietismo. Se sumó a las causas perdidas de Morena, hizo su luchita hasta ser bien recompensado con un sueldo que le garantiza lo que quería, lana y futuro.

Lo curioso es que ahora resulta que Delgado en otros tiempos priísta está promocionando figuras tricolores y traidores del PRI y de Morena, para que sean adoptados como candidatos de su partido, desde la gubernatura hasta las diputaciones federales y locales.