Opinion

-Las fotos exhiben a empresa cochina

.

GPS / Columna

lunes, 21 septiembre 2020 | 05:00

-Se amontonan mentiras sobre ataque

-Manda mensajes a través de la prensa

-Sigue lo oscuro del semáforo Covid

Una aspiradora industrial de las conocidas como Vaccon, fue sorprendida por vecinos de los alrededores de Riberas de Sacramento y Granjas del Valle en su primera etapa deshaciéndose de los desechos tóxicos que recolecta de empresas y particulares de toda la ciudad.

Pueden verse imágenes en la edición digital de GPS del camión y además de amplias zonas que han sido contaminadas por empresas como Sisa Soluciones Ambientales, nombre contradictorio porque más que soluciones parece dar problemas ecológicos en este sector al norte de la ciudad.

Los vecinos que envían las imágenes se quejan de que su lugar de residencia ha sido tomado como basurero, tanto de personas en lo particular que van a tirar sus desechos hasta de empresas que cobran por la recolección y depósito final de los residuos, pero no son vigiladas para que hagan un buen manejo de los mismos.

También se da el caso, denuncian, de personas que han comprado un terreno para dejarlo en total abandono pero, eso sí, permiten tirar aguas negras que afectan a varias familias. Sobre todo en los días de calor los malos olores se vuelven insoportables.

En este último supuesto se encuentra un propietario de apellido Fierro, de un terreno ubicado en la segunda etapa, y que a su vez ya tenía una denuncia por el mismo motivo ante la Dirección de Ecología, con número 1847, sin que hasta el momento se haya hecho algo por atender el reclamo de los afectados.

La contaminación permitida a falta de vigilancia y la ausencia total de autoridades en el sector han ocasionado lo que ya consideran un desastre ecológico que afecta a cientos de familias. Pese a ello no hay quien ponga atención a la problemática que se ha agudizado en estos días.

***

Pasó desapercibido un pequeño dato que en Chihuahua se ha mantenido oculto en el gravísimo tema del homicidio de Jessica, la joven madre de familia asesinada el martes ocho por la noche cuando regresaba de La Boquilla.

Y es que Alfonso Durazo, el responsable de seguridad ciudadana a nivel nacional, reveló que la Fiscalía General del Estado había declinado su competencia y entregado la carpeta de investigación a la Fiscalía General de la República.

Textual afirmó Durazo: “la fiscalía local avanzó hasta donde le correspondía y hace un par de días puso ya a disposición de la Fiscalía General de la República los avances logrados en la investigación. Hoy este tema está en manos de la Fiscalía General de la República en virtud de que involucra a personal federal...”.

No es asunto menor. Desde hace varios días se deslizó que Chihuahua tomaría esa decisión, pero que no lo había hecho según se informó. Está el registro hemerográfico puntual que da testimonio de ello.

Luego entonces, ¿que ocurrió? ¿En qué momento se informó a las víctimas indirectas de esta decisión? ¿Porqué no se les tomó en cuenta mediante el derecho que tienen de conocer lo que se hace en la carpeta?

Pues si esto es cierto, porque no creemos que se atreva el alto funcionario a contar mentiras en cadena nacional de internet y con su jefe enfrente, estamos en presencia de un nuevo agravio, revictimización se le llama.

Pudiendo darle la oportunidad de la coadyuvancia a la familia de Jessica en tan delicado asunto, no lo hicieron, y mientras aquí en Chihuahua se contaban medias verdades allá en México recibían la carpeta con todo y evidencias de los hechos.

Por supuesto la cadena de custodia se pone en riesgo. Los elementos de la Guardia Nacional nunca fueron interrogados por la Fiscalía Estatal. Si se entregó, se entregó mocha la indagación.

Hay riesgo latente de hacer chilar y huerto con el “desgraciado error” cometido, por parte de un agente que disparó no una vez ni dos. Fueron varios los disparos acreditados, nada menos en los cuerpos de las infortunadas víctimas, una de las cuales salvó milagrosamente la vida.

Hay un gran signo de interrogación y con mayúsculas que debe ser aclarado.

***

Se queja el gobernador de la narrativa presidencial y él mismo entra a una dinámica de distanciamiento y confrontación que agudiza el conflicto.

Decíamos ayer que había que romper con la espiral de polarización, pero el nuevo amanecer no entiende de argumentos de negociación.

Señala que están cerrados los canales de comunicación, pero se supone que están abiertos con varios actores que le toman la llamada sin chistar.

Ahí tiene a Alfonso Durazo en la Secretaría de Seguridad Pública o el mismo Marcelo Ebrard en la Secretaría de Relaciones Exteriores.

Contrario a ello, está jugando al teléfono descompuesto, enviando mensajes a través de cadenas internacionales de comunicación, como el que utilizó el sábado con CNN. No le bastó decirlo ahí, sino que ordenó boletín y todo.

Pero no es casualidad de este fin de semana. Es una decisión estratégica. Desde hace días instruyó incluso en público a través de uno de sus programas en redes, que había girado instrucciones de responder a cada señalamiento y lo ha hecho, a través de interpósitos funcionarios, incluido el consejero jurídico Jorge Espinoza, que trae bastantes fierros en la lumbre con la federación.

La confrontación en el agua es pretendida en temas de salud, seguridad, inversión, con ánimos de contaminación política.

Sus adjetivos en lugar de acercar una solución la alejan. Se olvida que es cabeza de una administración que tiene miles de empleados, que prestan servicios a los tres millones y medio de habitantes de Chihuahua.

Al final, es él mismo quien no sólo cierra los canales de diálogo, los remacha con algo más que tres candados.

***

La imagen que mostramos en nuestra edición digital corresponde a una empresa localizada sobre la Vialidad los Nogales.

Se observa correr agua que bien podría ser reciclada o aguas negras. Hay un color verdoso y olores nada agradables.

Los vecinos manifiestan que no es la primera vez que ven salir esas aguas misteriosas de la planta industrial que ya tiene mucho tiempo laborando en la zona.

El desagüe es a la luz del día y sin cubrir siquiera las apariencias. Hay una construcción que es como una canaleta y de ahí brota el agua sucia, desparramándose por el corredor de concreto existente.

Si antes no inspeccionaba la Secretaria de Desarrollo Urbano y Ecología ahora menos, que tiene bajo su responsabilidad el transporte desde hace unas semanas. No podía con una cosa, menos con la otra.

***

Los colores amarillos del semáforo Covid son más oscuros que la noche. Fue un trabalenguas tratar de justificar esas tonalidades ayer en la dominical conferencia de prensa.

Son largos seis meses y pico con largos choros de propaganda y poca información sustancial. Son más las evasivas y ambigüedades que otra cosa.

Pocas posibilidades tenemos en la capital de avanzar hacia una mayor permisividad, incluso Juárez en riesgo del naranja junto con toda la entidad.

En la raíz se han manipulado tanto los indicadores estatales, que parecen muy poco creíbles y menos entendibles. Las campañas han sido muy poco asertivas.

La movilidad de la población no es algo que se realice a escondidas. No se requieren los datos de Google o Facebook para constatarlo. Es evidente lo que ocurre con las calles, malls, reuniones de amigos y familiares.

Sólo ellos en las conferencias se sorprenden de la cotidianeidad de la nueva normalidad.