Opinion

-Las láminas volando y con las manos en el pantalón

.

GPS / Columna

miércoles, 21 julio 2021 | 05:00

-De trámite la toma de protesta en la X

-Para De la Rosa el estate quieto presidencial

-Acuerda Marco unidad con diputados

Es patética la imagen del Secretario de Salud, Eduardo “El Higadito” Fernández con las manos en las bolsas del pantalón, mientras visita al centenario Hospital Central.

Así ha estado desde que asumió la titularidad de la importante dependencia, acéfala por la muerte prematura del reconocido médico Jesús Enrique Grajeda, exrector de la UACH.

Jamás se realizó el mantenimiento adecuado a las instalaciones vetustas, que le han permitido al Ichisal brindar servicio a burócratas y población abierta.

Un diagnóstico preliminar pudiera haber arrojado las condiciones de la techumbre, injustificable estructura que sirve de resguardo a la prestación de cientos de servicios hospitalarios, de urgencia, consultorios y laboratorio.

Es el tercer piso que sirve de bodega para el archivo clínico, que aún y cuando es de antigüedad, no debe ser despreciado. Quedó menos que hecho sopa.

Pero además, el derrumbe de la estructura de lámina dejó en condiciones paupérrimas el interior del hospital, por las goteras que inmediatamente se abrieron.

Minimizar el suceso señalando que no hay condiciones de riesgo para los pacientes es irresponsable, en función de la posibilidad de incremento de infecciones nosocomiales. Decir lo contrario es querer dorarle la píldora a los chihuahuenses, en particular a los familiares de los pacientes.

Es increíble. Ningún programa de modernización o mínimo de mantenimiento sobre un inmueble que es insignia en la atención médica, y que fue clave en el combate a la pandemia del Covid.

Descansó cómoda e irresponsablemente la actual administración en una edificación que fue herencia del porfirismo, a más de cien años de distancia.

***

Es de simple trámite la decisión que viene por parte del pleno del Congreso del Estado para aprobar el próximo jueves la toma de protesta de Maru Campos en la Plaza de la Mexicanidad en Juárez, o la célebre X.

La propuesta fue presentada por Fernando Álvarez Monge, el coordinador de la fracción panista y autorizada ayer dentro del orden del día para el periodo extraordinario que inicia mañana.

Nada tiene de complicada la decisión, al contrario, atiende una posición política de atención a la frontera desde el primer minuto de la toma de protesta de la primera mujer en ser titular del ejecutivo estatal.

Ni Pancho Barrio, ni Corral, el primero con negocios de toda la vida en Juárez, el segundo se asume como juarense, -la doble nacionalidad lo traiciona-, tuvieron las agallas para tomar protesta en un lugar abierto y en Juárez.

Poca resistencia puede haber ante tal petición. Por un lado decirle que no a los juarenses, para evitar que Maru pase a la historia como quien toma protesta por primera vez en Ciudad Juárez, es poco improbable, sería absurdo, por una sola razón.

El Congreso dominado por la mayoría de la próxima gobernadora asume el primero de septiembre. Nada práctico habría en la actual legislatura tratando de hacer moneda de cambio en alguna negociación de cualquier otro tema, porque sólo habría que esperar unos días para declarar recinto oficial el espacio de la famosa X juarense.

***

De seguro nunca supo el presidente, Andrés Manuel López Obrador, que es el tío de su protegido Juan Carlos Loera el principal impulsor, defensor a ultranza de los guaruras y blindadas transexenales para Corral.

De haberlo sabido hubiera usado el clásico no se equivoquen. El erario público no es para abusar, bajo las tres reglas principales de la 4T: no robar, no mentir y no traicionar al pueblo.

El estate quieto presidencial es entonces directito para Gustavo de la Rosa Hickerson, en su posición de tapete de Corral en cuanta decisión se atraviesa, para que no ande de metiche haciendo ese tipo de favores abyectos.

Es De la Rosa el más corralista de los corralistas desde la encubierta morenista. Sus palabras de hace una semana, en la Comisión de Seguridad del Congreso, son para escribirse con letras de oro.

La manera en que justificó los millones en escoltas y blindadas para Corral no tienen precedente. Ni los diputados panistas con sangre corralista pudieron hacer tal defensa.

Por eso el balde de agua fría desde la mañanera debe haberle calado hasta los huesos al septuagenario legislador.

La regla impuesta desde el púlpito presidencial es muy simple. Que se adhiera Corral al mecanismo de protección federal tutelado por Olga Sánchez Cordero, si es que tiene algún temor de agresión.

Ahí no tendrá Corral suburbans blindadas de último modelo ni escoltas a modo como ayundantía servil.

Pero además ni falta le hace. Su ciudadanía norteamericana le permite muy bien ir a establecerse del otro lado del charco sin problema, que de este lado ya bastante daño ha hecho.

***

Pocas sorpresas se esperan en la resolución que hoy dicte el Tribunal Estatal Electoral en relación a la montonera impugnación en contra de la elección donde resultó triunfador Marco Bonilla.

Está cantado que aún y cuando se nulifiquen o rectifiquen algunos de los resultados de las casi mil 400 casillas impugnadas, se deberá ratificar la constancia de mayoría relativa para el candidato panista.

Van el Partido del Trabajo, Nueva Alianza y Verde Ecologista en el acumulado de las impugnaciones, tratando de modificar los resultados oficiales, pero están cuesta arriba.

Ni de broma pueden cuestionarse un tercio de los cómputos de casilla en las cinco mil instaladas. Caerán por su propio peso, nos dicen, los fantasiosos argumentos.

Eso sí, quedarán más que enchilados y acudirán a la revisión en el Trife, en elemental derecho de pataleo, aunque resulte insustancial y simple pérdida de tiempo.

***

Ayer por la mañana, Bonilla se reunió con los diputados electos locales y federales de la ciudad, como parte de una apretada agenda que ha seguido desde su triunfo electoral. 

No se hizo público el encuentro, pero circularon en corto algunas imágenes (fotos en versión digital de GPS) del desayuno que tuvieron en el salón de un conocido hotel, así como el acuerdo principal que tomaron los panistas, quienes habrán de tener pleno dominio de la capital.

Acudieron con el alcalde electo los ganadores de los distritos de la ciudad, Alfredo Chávez, Carla Rivas, Carlos Olson y el próximo coordinador de los legisladores panistas, Mario Vázquez Robles; faltó Georgina Bujanda porque debió atender un asunto personal. 

También asistieron las diputadas federales electas de los distritos ocho y seis, Carmen Rocío González y Laura Contreras, además del omnipresente del albiazul, Arturo García Portillo, todavía sin cargo pero con boleto asegurado en la gestión panista.

Bonilla Mendoza, según lo que trascendió, les pidió a todos que siguieran siendo un solo equipo para lograr refrendar el éxito que se construyó el pasado seis de junio. Unidad por sobre cualquier interés personal, en eso quedaron.

Les comentó que a nivel nacional Marko Cortés pone a Chihuahua como un gran ejemplo por el triunfo arrollador logrado contra toda la fuerza de la 4T y de otros intereses que trataron de descarrilar el proyecto. 

En los temas específicos, se sabe, les pidió las legisladoras federales que se dedicaran a buscar fondos para obtener recursos para la ciudad y abrir puertas en el Gobierno federal, que será una de las misiones más complejas de la administración municipal.