Opinion

-Llegan, pegan en Chihuahua y vuelven a Juárez

.

GPS Columna

sábado, 21 enero 2023 | 05:00

-Vialidades en la zona de tolerancia

-La leyenda irrisoria en acta de clausura

-Fuga de aguas negras frente a farmacia

El jueves por la noche, en un operativo conjunto, la Fiscalía General del Estado (FGE) y la Policía Municipal lograron la detención de un individuo identificado como Jesús Alberto T. C., uno de los operadores del grupo delictivo “La Empresa”, al que atribuyen diversas ejecuciones en la capital. 

Hay información dentro de la Fiscalía que ha permitido establecer que ese grupo cuenta con cerca de 50 personas trabajando en la venta de drogas, pero además tiene entre sus filas al menos 10 sujetos dedicados a labores de sicariato. 

Esas personas vienen de Ciudad Juárez a Chihuahua para perpetrar sus “encargos” y, terminadas las encomiendas, regresan a la frontera quitados de la pena, evadiendo cualquier responsabilidad, pero –lo más importante en el momento- arriesgarse en la plaza que acaban de calentar.

Incluso, el mismo detenido en el operativo del jueves declaró a los agentes que el resto de su célula no se quedó en la ciudad. Salieron de inmediato hacia Juárez para evitar acciones por parte de las autoridades y de sus contrarios.

No obstante, con esta detención, la FGE podrá iniciar las investigaciones sobre los homicidios ocurridos en la ciudad de Chihuahua el fin de semana pasado en las colonias Bellavista, Campesina, El Porvenir y Paseos del Camino Real, en un fin de semana atípico por la cantidad de ejecuciones ocurridas.

***

Contrario a lo que conocíamos, estuvo Javier Corral atendiendo la diligencia de los inspectores municipales apersonados en la pequeña librería localizada en la Independencia. Bonito y deficiente abogado.

Emocional como él solo, en un principio atendió el trámite la encargada, Yadira Zelene Ortiz Gamboa (hermana de su esposa Cinthia), pero conforme fue avanzando la revisión y no hubo papel alguno para demostrar la existencia de permiso y cumplimiento de requisitos, debe haber cambiado de opinión.

Lo imaginamos interviniendo e incluso, en franco abuso por la investidura que en algún momento ostentó, atreverse a realizar anotaciones de su puño y letra en el acta, en lugar de realizar manifestaciones y ofrecer incorporar papeles que acreditaran el legal funcionamiento del changarro, como ocurre con cualquier persona comerciante que atiende un trámite como éste. 

Tenemos la imagen con la leyenda escrita por Corral, con pésima manuscrita, por cierto, “recibimos bajo protesta por ser este un acto de intimidación y de molestia por el odio enfermizo de María Eugenia Campos y su súbdito Marco Bonilla, no estamos de acuerdo porque cumplimos todos los requisitos, Javier Corral”. Lo dijimos ayer, la diplomacia con el alcalde le duró muy poco.

No entendemos. Si Corral estuvo ahí presente y cumplía con todos los requisitos, por qué no los mostró al momento de la inspección, una actuación de los inspectores que duró 23 largos minutos, en que bien pudo presentar la documentación solicitada, porque debe obrar en el archivo del negocio. 

Es elemental, hasta en la tiendita de barrio podemos encontrar a la vista los permisos respectivos, no vemos por qué no deba ocurrir lo mismo con la fifí librería del exgobernador.

Ahora deberá atender los trámites necesarios para levantar la clausura, ya sea en el Municipio o hacerlo vía amparo, para tratar de darle la vuelta como acostumbra. También podría pedirle a la FGR la atracción del caso, tirándose al piso por su omisión en cumplir con un trámite municipal ordinario.

***

Sabemos que, en realidad, no hay consigna ni traba por parte de la autoridad municipal para que Corral obtenga sus permisos y licencias debidas para operar su tiendita. Que siga montando en su teatro de todo es contra mí, es otra cosa…

Tampoco es que los inspectores de Gobernación hayan clausurado su negocio por tratarse de él, como ha insistido desde el jueves que sucedieron los hechos. No es el único local comercial en el centro de la ciudad, ni él es el centro del universo para que todas las decisiones políticas o de gobierno giren en torno a su cada vez más desgastada figura.

Hasta el más modesto negocio tiene que cumplir con la ley. Que bueno que ahora en su etapa de emprendedor esté generando empleos, que ojalá esté cumpliendo sus obligaciones como patrón, y aunque su intención de sacar del aldeanismo a la comunidad chihuahuense con este recinto cultural se lo aplaudan sus amigos intelectuales, no lo exenta de respetar la ley, al menos por una vez en su vida.

***

A la de por sí sufrida “profesión” de la prostitución, con clientes mala paga o violentadores, actividad al aire libre para el “enganchado”, con las inclemencias del tiempo, debe sumarse la extorsión de agentes policiacos que no dejan pasar oportunidad para lucrar con ellas y con ellos.

Tenemos una imagen de alguna unidad de Vialidad que luce estacionada en la zona de tolerancia localizada a un par de cuadras de la Ciudad Judicial. Al fondo puede apreciarse lo que es un agente sobre la calle caminando.

Bien pueden andar los celosos guardianes del orden vial tratando de poner control en la zona, pero al menos de la foto es imposible visualizar la razón de ser de su estancia en dicha área, que pudiera explicar, pues, qué están haciendo.

Lo que sí apreciamos es, recargada en un poste, a una persona –parece mujer- de falda muy corta y entallada, pelo rojizo y unas botas negras hasta la rodilla, en lo que a todas luces representa alguien que anda chambeando en el oficio más antiguo del mundo.

Ella o él, parece observar la unidad y al o a los agentes mismos, en una imagen típica del submundo de la prostitución, que a todas horas del día ocurre en dicha zona, con presencia o no de elementos policiales, muchos –no sabemos si estos- aprovechan su condición de autoridad.

Alguna razón habrá de lo que vemos en la foto publicada en nuestra edición digital.

***

Basta ver las fotos que compartimos en la versión digital de GPS, para que nos demos cuenta que a la delegación local del Infonavit le gusta mantener las filas.

Y es que han sido varias las quejas que nos han llegado en torno a que en las oficinas, ubicadas en pleno centro de la ciudad, la mejora en la atención a clientes es inexistente a más no poder.

Son derechohabientes con capacidades diferentes, de edad avanzada y con lesiones o fracturas que ameritan reposo, los que más alto levantaron la voz, en el sentido de que no cuentan en el "Infona" con una fila o zona para darles atención preferencial, por lo que tienen que esperar su turno de ser atendidos en plena calle, aguantando las bajas temperaturas, que aún ayer pudieron sentirse a la sombra.

No es periodo en esta dependencia para que los derechohabientes vuelvan a las filas por el trámite de cambiar el crédito por pesos, no, la fila que observable en plena calle, es de atención en general, la de todos los días.

Aunado a esto, los derechohabientes tienen que enfrentar los malos tratos y la tradicional "torcida de boca y ojos" por parte de los guardias de seguridad, que tal parece que no conocen otra respuesta a las dudas de los primeros que la de "fórmese, ahorita lo pasamos y lo atienden".

Mal y de malas sigue la atención en la dependencia, y de las casas que es posible comprar la raza con los puntos financiados por Infonavit, mejor ni hablamos.

***

Otros derechohabientes que sufren son los de la farmacia del Instituto Chihuahuense de Salud (Ichisal), ubicada en la avenida Universidad, así como ciudadanos que transitan por la misma zona, ya que no pueden con los olores fétidos que emanan de una fuga de aguas negras que tiene por lo menos 15 días sin ser atendida.

Como vemos en la versión digital de GPS, la fuga esta ubicada justo en el estacionamiento de la farmacia del Estado, a la que recurren cientos de personas, que de inmediato perciben la peste que sale del lugar. 

Los aromas nauseabundos son perceptibles prácticamente por toda la cuadra, así que los clientes de los negocios cercanos también sufren por este desperfecto que la Junta Municipal de Agua y Saneamiento (JMAS) no ha reparado. 

Aunque no es novedad que en esta zona existan olores desagradables, los usuarios del Ichisal piden atención al respecto, incluso por el tema de salubridad, pues resulta irónico que justo fuera de una farmacia haya una fuga de este tipo.