Opinion

-Llenaron Sahuaros de cristal y heroína

.

GPS / Columna

jueves, 14 julio 2022 | 05:00

-Inflación importada rebasará el 10 por ciento

-De nuevo el cubrebocas y más camas de hospital

-Pelean organizaciones Apache 

 Desarrollada hace unas dos décadas, la colonia Sahuaros comenzó a ser habitada por empleados de la Universidad Autónoma de Chihuahua (UACH) beneficiados con créditos accesibles de Pensiones Civiles del Estado, lo que ayudó a poblar una zona antes deshabitada.

Así fueron estableciéndose modestos trabajadores administrativos a los que entonces les quedaba más accesible el todavía llamado nuevo campus de la UACH, no muy cercano al desarrollo habitacional en mención, pero tampoco tan alejado como las viejas instalaciones de la avenida Universidad.

En plena expansión al norte, la capital del estado tuvo ahí un pilar con pies de casa para vivienda popular que precisamente por lo lejano del centro quedaron desprovistos de servicios básicos de buena calidad, incluido el de la seguridad pública; a la vez, también fue poblándose ya no de honestos empleados sino de “picaderos” de cristal y heroína.

En Sahuaros, que ahora está cercado por otros fraccionamientos y está incluso cerca del Centro de Desarrollo Policial (Cedipol) de Seguridad Pública Municipal, fue la última masacre registrada en la ciudad, que dejó como saldo seis personas muertas en una casa cercana a la esquina de las calles Desierto de Mojave y Desierto de Colorado.

El reporte de la ejecución múltiple llegó al 911 cerca de las cuatro de la tarde del pasado martes, pero el diagnóstico preliminar de la muerte estableció que había ocurrido durante la madrugada de ese mismo día.

Los atacantes tuvieron tiempo de sobra para huir luego de torturar y darles el tiro de gracia a sus víctimas.

¿No oyeron algo los vecinos? Sí, según las pesquisas iniciales; algunos fueron despertados por gritos lejanos y disparos.

Nadie dio aviso temprano dada esa normalidad en la que viven, de gritos, disputas y conflictos a la hora de “la malilla”, cuando la ansiedad por las drogas lleva a los adictos a buscar la forma de conseguir la primera dosis del día, así sea robándole el tanque de gas o la batería del carro al vecino.

Por eso lo tardado del reporte que con frialdad establece la forma en que fueron encontrados los seis cadáveres en una colonia que además es distinguida por un alto índice de robos a viviendas, violencia familiar y narcomenudeo. Consecuencias de un abandono añejo y desatendido.

***

La reforma a la Ley Orgánica de la UACH pasó por unanimidad en el Congreso del Estado y gracias a ello la máxima casa de estudios podrá contar con métodos de financiamiento propios tan necesarios con la gratuidad de la educación superior en puerta. 

Como lo mencionó el Secretario General de gobierno, César Jáuregui, la universidad es ejemplo para muchos otros organismos que hace mucho deberían haber buscado la manera de sostenerse, pues no estamos en tiempo de “estirar la mano” sino de proponer soluciones.

Precisamente fue Jáuregui Moreno la pieza fundamental para alcanzar la reforma como operador principal. 

Parece que ocasionalmente avienta el 02 algún “coyotito” mientras dialoga o negocia con sus interlocutores pero siempre sabe lo que escucha y qué responder. Desde ahí fue el éxito en este objetivo.

 Ayer, por cierto y en tema completamente distinto, esperamos no haya echado ese coyotín al momento de platicar con el exjefe de la policía municipal, José Roberto Leyva, “El Cholo” Leyva.

Presentamos en GPS foto del expolicía haciendo antesala a Jáuregui en Palacio de Gobierno.

Gran parte de las infiltraciones del crimen organizado en la corporación se dieron en épocas de Leyva y otros de su generación al frente de Seguridad Pública. De ahí que sea polémica su presencia en cualquier área semejante.

Desde hace tiempo ha trascendido que será incorporado con Gilberto Loya (quien fue su jefe), o con Roberto Fierro, el Fiscal.

 A ver qué hay de cierto.

***

Antes decían que si Estados Unidos estornudaba a México le daba pulmonía, pero eso podría haber sido rebasado en la actualidad en vista de que la inflación en el país vecino superó el nueve por ciento, mientras aquí, aunque incontenible también, roza el ocho por ciento.

El escenario es inédito para ambos países, pero ese punto porcentual que los separa en el índice inflacionario no es tampoco una buena señal para México, que sin duda también será arrasado por el fenómeno que es básicamente importado y tiene pocos factores internos.

Mientras en EU son los precios de los combustibles los que han disparado su inflación, con el consecuente impacto en los costos de todo lo demás, en México la administración de Andrés Manuel López Obrador ha contenido el indicador con el criticado subsidio fiscal a las gasolinas.

Las presiones externas como la guerra, baja producción, exceso de demanda, no van a ceder en el corto plazo, y por más aumentos a la tasa de interés del Banco de México, serán insuficientes para frenar la inflación y orientarla al objetivo considerado saludable, en el rango del tres por ciento. 

Todo apunta, a pues, a cerrar el año con una inflación del 10 por ciento, principalmente importada, único punto que es plausible para la 4T, pues en este momento de crisis ha contenido el endeudamiento y el déficit fiscal, además de que ha mantenido una política de gasto que, aunque les duela a los opositores, ha resultado mejor para no agregar factores internos al de por sí delicado momento.

Pese a la disciplina mostrada en México, la crisis se agudizará en especial para una frontera como Chihuahua, cuyas finanzas públicas están presionadas por una deuda creciente que ha maniatado la inversión de los últimos regímenes estatales, lo que sumado al tradicional maltrato federal tiene con el freno de mano puesto al desarrollo del estado.

***

Chihuahua, Delicias, Parral y Juárez tienen registros de un 100 por ciento de ocupación hospitalaria en camas destinadas a infecciones respiratorias graves como el Covid, así que se encuentran otra vez con los indicadores de sus principales nosocomios en rojo.

Pero ojo, no debe sobredimensionarse la situación, pues si bien porcentualmente están al tope, no son las mismas camas que se tenían durante los peores momentos de la pandemia, cuando todos los hospitales del país fueron rebasados en su capacidad. 

Ahora son cuatro o cinco camas por hospital las que están disponibles, cuando los más grandes, por ejemplo, del IMSS de Juárez y Chihuahua, llegaron a tener entre 80 y 100 espacios únicamente para casos de Covid, entre graves con intubados y menos graves.

Estos indicadores y una inocultable quinta ola de la pandemia, al parecer menos agresiva gracias a la vacunación de prácticamente toda la población originalmente elegible, serán revisados hoy a conciencia en la reunión del Consejo Estatal de Salud, que ayer fue convocada por el secretario del ramo, Felipe Sandoval Magallanes.

Las presiones de los médicos instalados en el sector salud estatal apuntan a restringir de nuevo actividades y regresar a las medidas sanitarias que en efecto fueron relajadas durante el semáforo epidemiológico verde, pero por más que haya alarmistas que insisten en ver todo rojo, es notable una disminución generalizada de los indicadores.

Si fuera por esos médicos que gustan generar pánico y ver grandes amenazas a la salud hasta en un virus debilitado como el actual, hoy el Consejo de Salud regresaría al semáforo en rojo y encerraría de nuevo a la población. Por fortuna no ha ganado, hasta ahora, la visión alarmista.

***

Por enésima ocasión, la estatua del Indio Victorio que se encuentra en la zona en la que convergen los ríos Chuvíscar y Sacramento, fue vandalizada, en esta ocasión, le cortaron la mano derecha, además de que la despojaron del rifle y parte de la base. 

Más allá de un simple acto de vandalismo, los daños a la estatua de “Victorio” tienen su origen en la disputa que existe entre las diversas organizaciones “Apache”, entre los “Chiricahuas” que son los que conmemoran la batalla de “Tres Castillos” en la que perdió la vida el líder indio, y la nación Ndeeh, que públicamente ha desestimado el monumento de Tres Castillos, y a quienes se señala como responsables de causar los daños.

Los “Chiricahua” buscan la reubicación a una zona segura, pues consideran que estos hechos son un ataque directo a su etnia y a la historia de Chihuahua.

***

No iban juntos pero se encontraron a la salida de Palacio de Gobierno, por la puerta trasera. Es Marcelo González Tachiquín, dándole un abrazo a Pavel Aguilar, el actual dirigente del casi desaparecido PRD.

Marcelo ocupo diversos puestos con Duarte y aún carga en su mochila con múltiples pendientes penales. Hoy anda con asesorías bajo el slogan, “Ya es tiempo, cambiando e innovando”.

Pensamos que fue con el 02, César Jáuregui Moreno, el Secretario General, porque la gobernadora estaba ocupada.