Opinion

-Lo que pelea el pastor son 10 milloncitos

.

GPS / Columna
miércoles, 17 julio 2019 | 05:00

-¿El mejor perfil para Protección Civil?

-Una broma la resolución del juez contra Tarín

-Deberá Fernando olvidar lecturas de Gómez Morín

 
 La discusión por supuesto es de posiciones políticas rumbo al 2021. Es la cereza del pastel, pero en lo inmediato hay por lo menos diez millones de pesos bailando en la autorización del Partido Encuentro Social (PES) como partido Estatal.

Son algo así como dos millones de pesos mensuales de aquí a diciembre, los que ya casi siente en la mano Misael Máynez, como presidente reconocido por el Instituto Estatal Electoral.

Con ese recurso podría comprarse diez camionetones más.
Pero para que llegue ese dinero a sus manos deberá superar unos pequeños escollos. Primero, que el presidente del IEE, Arturo Meraz, convoque a una sesión extraordinaria con motivo de hacer de nuevo un ajuste en las prerrogativas.

Deberá Meraz quitar pesos y centavos a los partidos políticos PAN, PRI, Verde, del Trabajo, Movimiento Ciudadano, Morena y Nueva Alianza, que se agarrarán con uñas y dientes a la ubre del presupuesto.

Por lo pronto el PRI anticipó recurso de impugnación, para no verse más afectado en sus exiguas finanzas. Los demás, empezando por el viejo lobo de mar de Rubén Aguilar, sempiterno líder del PT, no se quedarán con los brazos cruzados.

Más cuando a estas alturas no están muy contentos, ya que Nueva Alianza recientemente fue incorporada a la chuleta electoral, arrebatándoles 10 nada despreciables milloncitos.

Y ahora, por las vísperas, más o menos los del PES, van por la misma cantidad. Y el que lleva mano, en este momento, aunque le pese a Israel Fierro, desde el sábado en disputa presidencial, es Máynez.

Salvo, nos dicen los que saben, que haya un oficio de autoridad jurisdiccional para que IEE detenga la entrega de recursos, ante la reyerta por la presidencia del partido, antes de que se autorice y se haga el primer cheque, que va a llegar muy gordo.

La cuestión es que Arturo Meraz ya tiene maletas para irse de vacaciones y no quiere molestarse en detener el asunto, más cuando Máynez es de los preferidos de Palacio.

Por ello, en su momento, el presidente del IEE ni se molestó en revisar la documentación con la cual se acreditó Máynez como representante legal del PES.

La tarjeta que llevaba, en color azul brillante, era suficiente para hacer el favorcillo al nuevo amanecer.


 ***
  

Es una verdadera broma la resolución del juez, con base en los elementos aportados por el Ministerio Público, que condena a Antonio Tarín por dos millones y pico de pesos.

Pasaron por las manos del expresidente del comité central de compras del Gobierno del Estado durante la administración de César Duarte cientos de millones de pesos, si no es que miles de ellos.


 Ahora salen con un asunto verdaderamente pequeño.

Son dos años y medio del inicio de la famosa operación y son unos cuantos charales los detenidos. Han sido obsequiadas sentencias mínimas bajo negociación de juicios abreviados.

Pero todos ellos por muy pequeños montos. No están a la vista los grandes procesos de descomunales actos de corrupción de los que se duele el nuevo amanecer. Vaya, no aparece siquiera el “monumento a la corrupción” como Corral definió a la construcción de la Ciudad Judicial a un costo superior a los dos mil millones de pesos.

Es la sentencia condenatoria contra Toño Tarín por peculado en el asunto pequeñito de Fernando Reyes, que, siendo diputado, pidió una ayuda a Duarte y éste obsequioso, le autorizó un desfalco al erario, como quien regala un dulce.

Seguimos esperando los grandes procesos, como el de Alejandro Gutiérrez, por 250 millones de pesos federales que quiere juzgar el Estado como si fueran de origen estatal, y no las pipitillas de Tarín o viajes de placer utilizando aviones propiedad del gobierno del estado -que son peculado, sin dudar-, que en la actual administración -oh paradoja- es un deleite y placer de lo más común.


 ***
  

Muy mal se vio Fernando Álvarez Monge, el coordinador de la fracción panista en el Congreso, tratando de defender lo indefendible.

Las presiones del nuevo amanecer hacia la ideología de género y cualquier situación o planteamiento de la facción izquierdista del gabinete son prácticamente órdenes para violentar el postulado ético e ideológico del partido azul.

Dice Fernando que los diputados son congruentes con su partido, pero ahí están como prueba los dictámenes votados por ellos mismos y autorizados en el pleno, como la educación inicial de 0 a 45 días, que van en franca rebeldía de los principios que dieron vida a la brega de eternidad.

La declaración hecha pública hace unos días es una confesión de parte, un auténtico mea culpa, que no tiene defensa alguna. Como tampoco los tiene la misma administración estatal en los mismos temas.

La moda es ir con esos tópicos por parte de Corral, no de ahorita, sino desde la campaña misma. Los impulsó antes y los sigue promoviendo hoy.

Es más, en estos momentos la Secretaría de Educación conoce el nuevo modelo de educación mexicana, de la cuarta transformación, enviando a personal a capacitarse a la Ciudad de México, con costo al erario. Entre ellos va un representante del comité por la diversidad.

No tardarán esos enviados en darles un curso a los diputados y al mismo Fernando en la materia.


 ***
 
El sábado fue la última agenda pública del gobernador enviada por el área de Comunicación Social de Mari José Valles.

En ella hablaba del evento en Parral con el Congreso del Estado por el aniversario de la Heroica Ciudad.

De ahí a la fecha desapareció la agenda de Corral por motivos que todos conocemos. Los días soleados de placer tocaron a su puerta.

Tomó vacaciones de las vacaciones en que se ha convertido su administración. Ya desde el lunes hay representación del gobernador en los eventos públicos. 

Quiere despistar subiendo tuits de temas añejos, como la inauguración de la construcción de un puente en Juárez, hace una semana.

Y que nadie pregunte por él. Es una pregunta de mal gusto y grotesca.


 ***
Ana Gómez Licón ya recibió la bienvenida a la Coordinación de Protección Civil del Estado, puesto que dejó vacante el capitán Luis Cuauhtémoc Guerra.

Dentro de los grupos panistas comenzó a cuestionarse su preparación para el cargo, que dista mucho del currículum en la Marina de su antecesor, quien se fue en medio del escándalo armado por los “amigos” del gobernador Javier Corral.

Guerra ha estado en todos los desastres mineros del país, en operativos de rescate tras huracanes, terremotos y demás. 

Los últimos años combatió a Los Zetas en Tamaulipas, encabezó los operativos antinarco en varias regiones navales y le tocaron algunas balaceras producto del dominio criminal y la pugna entre mafias que existe en gran parte del país.

La nueva funcionaria estatal, en cambio, ha sido regidora, secretaria general del PAN y diputada. Así como que muy buen perfil para un área técnica no tiene.

Las palabras del Secretario General de Gobierno, Luis Fernando Mesta, se tomaron más a burla que en serio, pues salió con que era el mejor perfil para Protección Civil porque ha sido secretaria del partido y sabe todo lo relacionado con la organización de eventos.

Vaya descripción del puesto que se aventó su nuevo jefe. Evidenció las carencias y la importancia real que desde el Estado se le da a un área que debería ser prioritaria.  .