Opinion

-Ni Viruta y Capulina como Corral y “El Higadito”

.

GPS / Columna

jueves, 05 noviembre 2020 | 05:00

-Hay toque de queda; hay fraude a la ley

-Prefieren esconderse y morder que prevenir

-De vacaciones y sin temor la regidora

Quién hubiera dicho que un licenciado en derecho y ciencias sociales, que prácticamente sacó su carrera por internet y a distancia, que las últimas dos décadas las ha pasado como chapulín de un puesto de elección a otro, y un economista sin cédula, que de salud no conoce la “O” por lo redondo, y que hace un par de meses despachaba en la Fiscalía como responsable administrativo, están dirigiendo la política pública para controlar una de las pandemias más mortíferas de las últimas décadas.

Pues ambos, uno en su calidad de Gobernador y el otro, como Secretario de Salud, cantinfleando, batallaron para justificar las medidas draconianas anunciadas para paliar los contagios y muertes, desde varias absurdas e ilógicas medidas, tomadas desde el capricho y bajo forzada legitimidad jurídica.

Pensamos que el decreto en el que se emitirían las nuevas acciones tendría fundamento y motivación suficiente, estadística, criterios médicos, clínicos, disposiciones derivadas del Lex Artis Medica, pero no. Fue el mismo choro que se echó por redes sociales, transmitido ayer por la mañana, el que se insertó en el Periódico Oficial del Estado, con puntos y comas, bajo su rúbrica.

Con la mano en la cintura decretaron ambos, Javier Corral y Eduardo “El Higadito” Herrera, que el Covid sólo aparece de siete de la tarde a seis de la mañana, de lunes a jueves, y que chambea sábados y domingo las 24 horas. Además que viaja en taxi convencional y jamás por Didi o Uber. Asimismo, que el Covid sólo ronda por los supermercados y jamás por las tiendas de abarrotes que miden 300 metros cuadrados, y que viaja en autobús los fines de semana y no de lunes a viernes.

Ni Viruta y Capulina.

En el colmo, siguen a pie juntillas las técnicas de manipulación mediática que se le atribuyen al lingüista, filósofo y politólogo, Noam Chomsky, y que él siempre ha negado. Una de ellas, la que parece toral, es trasladar la responsabilidad siempre a la gente, como se está haciendo en estos momentos, al grado de proponer -inaudito- una ley para el uso de cubrebocas, que ya debe estar en Oficialía de partes del Congreso. La gente es responsable de todo, debe ser castigada, y el gobierno es incluso víctima de esa falta de compromiso y conciencia.

Los anuncios grabados antes y al término de la aparición en video del Gobernador y su Secretario de Salud, con sirena de fondo, causan alarma y generan desasosiego, marco perfecto para justificarse, como si los chihuahuenses no supieran lo que es el dolor de perder a un hermano, una hermana, a un hijo, a un padre o a una madre. Ya lo habíamos dicho, cero sensibilidad en el sálvese quien pueda.

***

El tema jurídico del nuevo decreto se cuece aparte y tiene que ver con la decisión de lavarse las manos a costa de cualquier precio.

Ahora resulta que un Consejo de naturaleza consultiva, que carece de facultades para adoptar y obligar decisiones en materia de salud, es el responsable de las nuevas medidas restrictivas.

Ahí está el texto de la Ley Estatal de Salud, artículo 28.

Dicen que hubo análisis, discusión y aprobación de las medidas, pero es falso de toda falsedad. Más aún, de trasfondo, es lo que los abogados denominan fraude a la ley.

Se está decretando un auténtico toque de queda, suspensión de garantías individuales, libre tránsito, libre comercio, libre trabajo, etc., desde la pluma de un titular del Ejecutivo estatal que se arroga para sí facultades que le corresponden al Presidente de la República de acuerdo con el artículo 29 constitucional.

Extraño que desde la Secretaría de Gobernación federal no se haya reparado en este pequeñísimo y grave detalle que trata de cubrir la irresponsabilidad en el manejo de la pandemia, que les dio largos ocho meses para prepararse y que ellos, como el compadre tirado bajo el árbol, pide el antídoto para el veneno del alacrán, por la flojera de no moverse, cuando lo ve lentamente caminando hacia él.

Doble irresponsabilidad de alguien que no sabe qué hacer.

***

Merecido el homenaje, con todo y las evidentes fallas técnicas en su transmisión por Facebook Live, en honor del ingeniero Arturo Meraz González, presidente del Instituto Estatal Electoral.

Es un personaje querido y estimado en el ámbito político-electoral, a nivel local y nacional. Los discursos en general sólo fueron para cumplir el requisito. Genuina y amorosa su esposa.

Se notó la cercanía con los consejeros Saúl Rodríguez y Georgina Ávila, pero hubo uno en especial que provocó quiebre.

Gilberto Sánchez reveló el contenido del último mensaje en whatts del inge. Lo transcribimos textual: “De la mano de mi Tata Dios estoy tranquilo, echándole ganas, esperando vernos pronto”. Era el 13 de octubre. Ya no lo volvieron a ver. Descanse en paz.

***

Mucho pueden hacer los oficiales de Vialidad para prevenir accidentes, en lugar de estar a la caza de los ingenuos automovilistas.

Sobre las principales vialidades de la ciudad se esconden en busca de la ansiada mordida, ya sea sobre Periférico de la Juventud, Vialidad los Nogales o Sacramento.

La imagen que mostramos en versión digital de GPS es más que elocuente. Son motivos infantiles de un fallecimiento que no debió ocurrir sobre la Vialidad los Nogales.

Terrible la imagen del golpanazo reciente, con manchas de aceite de motor, sobre el poste, evidencia de la imprudencia y riesgo con el que conducen muchos automovilistas.

Una sirena en prevención a la vista podría hacer un cambio en el riesgo, pero no les interesa a los agentes viales. Ellos prefieren esconderse, para sorprender incautos y obtener su mordida, bajo la tolerancia y complicidad de sus jefes.

***

La regidora Catalina Bustillos Cárdenas no tiene asesor o si lo tiene no parece servir de mucho, porque le tiene una extraordinaria facilidad para mantenerse en constante confrontación con los chihuahuenses. No le basta con el litigio que enfrenta en los tribunales a causa de comentarios discriminatorios, que podrían derivar en una sanción ejemplar en su contra.

Ahora la edil independiente, que estuvo entre Morena y Encuentro Social, se fue de vacaciones y presumió las fotos en sus redes sociales. Pueden verse en la versión digital de GPS.

Por eso es claro que apenas sale de una cuando quiere entrar a otra y con más soberbia que antes. Basta recordar su discurso de odio contra la comunidad LGBTQ y ahora arremete contra quienes, dice, le tienen envidia por tener recursos para pasearse en plena pandemia.

Es claro que a la regidora le gusta pasearse y presumir que ella sí puede disfrutar de la playa, no como el común de los chihuahuenses que la llevó a donde está para, se supone, fungir como servidora pública.

Ella dice: “Le voy a prestar un espejo a la gente que me dice que me cuide y que soy una irresponsable por salir de vacaciones…”. Sólo se le recuerda a la regidora que los chihuahuenses esperan que si sale a pasearse no se le ocurra tener contacto con la gente y que le desean que no se contagie ni sea un foco de infección que afecte a terceras personas.

Sin embargo, la joya de la corona en la publicación que subió a redes sociales es cuando Bustillos Cárdenas expresa con desdén: "Entre ustedes y una servidora un mundo nos separa"...

Vaya sencillez de la funcionaria pública, quien después de tantas pifias será imposible volverla a ver ocupando un puesto público.