Opinion

-No quieren comer aquí las que cocinan en CdMx

.

GPS / Columna

jueves, 28 abril 2022 | 05:00

-Embarraron a director en las carreras de El Sauz

-También la sufrió Marco en Querétaro

-Dejó de ser “cascarón” el Centro de Cancerología

No se quieren comer aquí en Chihuahua las que cocinan con especial saborcillo autoritario, los legisladores locales morenistas.

Allá sin ningún remordimiento están pasando por encima de la chiquillada opositora, PAN y PRI, y MC. Allá las mayorías hablan inmisericordes.

Así aprobaron la reforma a la Ley Minera para re-nacionalizar al litio en procedimiento fast track, y lo mismo hicieron en el Senado con la ratificación del exgobernador expriista, Carlos Miguel Aysa González, quien sin ninguna experiencia ni trayectoria diplomática fue premiado con senda embajada en República Dominicana.

Está cantado que no podrá salir adelante ninguna reforma constitucional, como la que pretendía enviar a la Guardia Nacional a la Secretaría de la Defensa Nacional, quitándole el mando civil de mentiritas que hoy tiene, porque requieren de manera indispensable los votos de tricolores y azules.

Aquellas andanzas son festinadas aquí, pero a su vez, exigen de manera incongruente un trato diferente. La sesión del martes fue muy claridosa, con un Cuauhtémoc Estrada, el coordinador morenista, verdaderamente exasperado, y exigiendo trato respetuoso de minoría.

Quisieron pasar dos o tres pullas para la Gobernadora, que Mario Vázquez y sus huestes les batearon en un dos por tres, y en alguna la dejaron pasar con nueva redacción, descafeinando totalmente el exhorto.

Es una sopa de su propio chocolate, de lo que están haciendo en el centro del país, y que aquí les está generando retortijones.

La maratónica sesión de dimes y diretes, que por cierto fue presidida durante un gran lapso por la morenista de conveniencia, expanista, María Antonieta Pérez, es algo que vale la pena ver en YouTube antes de que la borren.

***

Nomás por tener arraigo y origen en El Sauz, al director de Desarrollo Rural de la capital, Armando Gutiérrez, lo embarraron en las carreras de caballos que derivaron en la muerte de siete personas durante el enfrentamiento armado del domingo pasado.

Al funcionario le toca atender las secciones municipales de Chihuahua y muchos saben que nació en la comunidad donde fue la masacre. De ahí brincó a la administración pública desde la gestión pasada en el área que ahora dirige.

Nomás por eso y presumiblemente desde la misma estructura municipal comenzaron a salir señalamientos de que había estado en el lugar, que había participado y hasta que había sido organizador del evento en el carril El Mezquite.

Nada qué ver, pero no faltaron los que armaron golpeteo desde el domingo por la noche y hasta ayer, pese a que Gutiérrez Torres fue de los primeros funcionarios en dar la cara; también fue de los primeros interesados en conocer lo que ocurría en su pueblo.

Lejos de ponerse a pensar en la afectación que le causó al funcionario lo ocurrido ahí, le tiraron por varios lados para generar la sospecha. 

En especial buscaban influir en el presidente municipal, Marco Bonilla. Pensaron que podrían calentarle la cabeza al edil y provocar algún manotazo del alcalde ante los hechos que conmocionaron a la capital, sobre todo por el manejo errático de la situación por parte de los tres niveles de gobierno.

Les falló el cálculo a los interesados en desgastar al funcionario, precisamente porque Gutiérrez ni se ocultó ni batalló para explicar que su única relación con la tragedia es haber nacido en la misma comunidad rural que hasta ahora sigue espantada por lo ocurrido.

***

El alcalde Marco Bonilla es el principal interesado para que el aeropuerto internacional de Chihuahua recupere la conectividad que perdió hace poco más de un año.

Por eso es que varias ocasiones ha sacado el tema en algunos foros, con la idea de que su administración está en la mejor disposición de colaborar con el Gobierno estatal y la iniciativa privada para abrir vuelos a las principales ciudades de México y el extranjero.

A su regreso de Querétaro, esta semana, Bonilla Mendoza volvió a sacar el tema porque le tocó sufrir para ir y venir de aquella entidad. Anduvo de aeropuerto en aeropuerto para buscar vuelos porque no hay uno directo de aquí hacia allá. 

Mientras Querétaro, por su crecimiento y conectividad ya empieza a ser comparada con Monterrey y Guadalajara, aquí sigue siendo uno de los grandes retos la modernización aeroportuaria que traiga consigo más arribos y despegues al mundo.

***

Gran coraje están haciendo los litigantes y público en general, porque de nueva cuenta nos dicen que se ha recorrido una especie de valla que delimita el estacionamiento para visitantes en la Ciudad Judicial.

Nos comentan que el espacio se ha reducido a nada, unas cuantas decenas de vehículos pueden ingresar para que sus tripulantes puedan hacer trámites en los juzgados civiles y familiares, así como en las Salas donde despachan los magistrados.

Las filas son enormes afuera del inmueble, de quienes ilusamente esperan durante la mañana ingresar y hacer uso de los escasos cajones de estacionamiento existentes.

Es cierto, el problema debió verse desde que se proyectó la construcción (monumento a la corrupción, calificó Javier Corral) en el sexenio de César Duarte. Ni siquiera da abasto para los mismos empleados, muchos de quienes han preferido que los lleven o llegar en Uber.

El público y los litigantes tienen que estacionarse en la feísima e insegura zona de picaderos y prostitución, dejando sus vehículos a la buena de Dios, literal, rogando porque no les quiebren un vidrio.

Hacen su agosto los estacionamientos privados, uno que suponemos sigue siendo del clan Aguilar, que es propietario de casi toda la cuadra, enfrentito de la Ciudad Judicial, que, de 20 pesos por vehículo, parejo, son los principales beneficiados de la ausencia de planeación.

A la mejor hasta plan con maña hay.

***

No es nuevo saber que la empresa Lifer del Norte tiene sus días contados en la prestación del servicio de limpia en los contratos vigentes que aún le quedan con el ayuntamiento de Chihuahua.

Lo de ayer con la síndica Olivia Franco, y la negativa a dejarse inspeccionar físicamente en las oficinas, una gota más de las que han derramado el vaso.

Es una decisión, la de rescindir el contrato, que tarde que temprano llegará, en un contexto en que nadie tiene duda del pésimo servicio prestado a lo largo de los años, en un incumplimiento que no es novedad alguna.

Ya tiene la Secretaria del Ayuntamiento y la Dirección de Aseo Urbano todo el material necesario para iniciar las acciones jurídicas para llegar a la recisión.

Lo que no se explican es la bravura con la cual salió la Síndica a tocar el punto, con más discurso y enjundia que otra cosa.

Sólo que necesita algo más que lo mostrado, porque del informe no se advierte, como dicen los abogados, una construcción jurídica fundada y motivada, más que el coraje que hizo porque le cerraron las puertas en la nariz.

Hablar de omisiones a la rendición de cuentas y con ello exhortar a iniciar el procedimiento que proceda para cancelar contratos, necesita algo más, porque eso ya se está haciendo hasta donde sabemos desde hace algunos meses. Ayudaría agregar datos sólidos.

Las banderillas al tema, tendrían que iniciar de manera formal con una solicitud que robustezca lo que ya se hace, y no dejar el tema sólo en un informe ante los medios de comunicación, con el coraje atravesado.

Esa bravura debió salirle a la Síndica en el tema de los ahorros de los legisladores, con manejo desaseado hasta rayar en fraude.

***

Javier Corral, aún gobernador en los estertores de su quinquenio, posaba –suponemos sonriente porque llevaba cubrebocas- al cortar el listón inaugural del Centro Estatal de Cancerología.

La obra que se veía impecable, tenía un pequeño detalle, su principal equipo no estaba, es decir, el denominado Acelerador Lineal.

Ese centro construido tenía como punto principal la edificación de un búnker de aislamiento para que ese equipo de alta tecnología pudiera funcionar.

Todo mundo se quedó con un signo de interrogante, porque nunca apareció. Los boletines de prensa enviados por el hoy vocero de la 4T, Manuel “Igor” del Castillo, hablaban en futuro respecto al acelerador.

Hoy, a casi un año, finalmente se cumplió con la instalación del equipo de última generación que ayudará con mucho a dar atención especializada en beneficio de la población abierta aquejada por cáncer.

A diferencia de la patética inauguración encabezada por Corral, cortando ese listón prácticamente a solas, la Gobernadora encabezó el evento con presídium y todo, para celebrar la instalación y funcionamiento del equipo, con lo que el Centro Estatal de Cancerología dejará de ser prácticamente un cascarón.