Opinion

-O megarrobo o desviación en casetas de peaje

.

GPS / Columna
miércoles, 12 junio 2019 | 05:00

-La inseguridad se mantiene igual que con Peña

-Bienvenida a Andrés Manuel con nepotismo

-Coyote cuida a las gallinas en el municipio


Los números están de escándalo. Ahora se explica el desaforado y extremo escándalo hecho por la administración estatal por la brecha de Sacramento.

Hicieron de todo; violentaron propiedad privada, vulneraron un fuero constitucional y se arriesgaron a responsabilidad por abuso de autoridad.

Nada de ello importó. Había que poner un alto a como diera lugar.

La razón se encuentra vinculada a un estudio de HR Ratings sobre el sistema carretero nacional, particularmente aquel que se encuentra soportando las deudas estatales, publicado en septiembre del año pasado.

Entre esas carreteras de cuota se encuentran las de Chihuahua. En su mayoría coloreadas de un intenso rojo, que habla de decenas de millones de pesos que no se recaudan.

La razón de esa reducción en los ingresos los encuentra la consultora financiera en los bloqueos, como los ocurridos en las casetas de Delicias, Cuauhtémoc y por supuesto, Sacramento.

Pero probablemente no es esa la única razón, porque los números son malos en todas las casetas, y ello conlleva necesariamente, no el impago, porque el dato no es de tal tamaño de desastre sino la merma a las finanzas estatales, que espera siempre el remanente para hacer uso de él.

Los mas graves problemas se encuentran en Delicias-Conchos (-10), Flores Magón-Galeana (-8.8), Ojo Laguna-Flores Magón (-7.6), Santa Isabel-Cuauhtémoc (-7.2), Conchos-Camargo (-6.5), Sacramento (-3.9); Villa Ahumada (-2.6).

Y no le seguimos, porque todas traen números rojos en el periodo al que se refiere el reporte. Hay sin duda una inadecuada gestión.

No es la brecha de Sacramento el problema de fondo ni la solución al problema de recaudación, como para que se constituya en la madre de todas las batallas.

Curiosamente 2015 y 2016 estuvo estable la recaudación, de acuerdo al mismo reporte. Todo fue que empezara el gobierno del nuevo amanecer, para que la canoa hiciera agua.

***

No son los medios de comunicación, ni las benditas redes sociales. Tampoco lo es su percepción por haber presenciado un hecho de sangre, o porque alguien cercano a usted lo atestiguó.

La violencia se mantiene prácticamente igual desde que inicio el año. Si bien son conservadores, los reportes del Secretariado Ejecutivo de Seguridad, nos dicen que llámese Peña Nieto o López Obrador, seguimos siendo rehenes del crimen.

El dato es a nivel nacional y local. No hay mucha diferencia, salvo que en Chihuahua las cosas han empeorado.

En el ámbito nacional los homicidios se mantienen estables mes a mes. 3,771 en marzo y 3,613 en abril. Los homicidios dolosos conservan la misma tendencia, por arriba de los 2,300, mas-menos.

Igual que los feminicidios, un pico en marzo con 81 y abril con 72.

El detalle viene en el ámbito local. 171 homicidios dolosos, la cifra más elevada por mes en lo que va del año, que casi llega a la cifra de 700. El 70 por ciento de ellos con arma de fuego.

Las lesiones igual. La cifra más elevada, 443.

No esperemos cambio alguno en mayo, la siguiente semana que se liberen los datos por parte del Secretariado Ejecutivo de Seguridad pública, que con todo y maquillaje develan lo que todos los ciudadanos sentimos.

El crimen de Norberto o la desaparición de Salma esta misma semana, no son hechos aislados. Constituyen parte del paisaje de desatención oficial al crimen.

***

En la letra chiquita se esconde el diablo. Deslizó el presidente el dato el sábado pasado, pero se perdió entre el barullo por el triunfalista mitin.

De ahí para acá todo ha sido negar la existencia de facto del tercer estado seguro y cualquier pacto secreto con Donald Trump.

Las mañaneras apenas dan abasto para ello. Pero hay una crisis humanitaria sin atención, que está pasando desapercibida.

Son más de 500 mil los indocumentados que han transitado por suelo mexicano sólo este año y se han agolpado en la frontera con los Estados Unidos.

¡Medio millón de personas!¡Más de la mitad de la población del municipio de Chihuahua: O, si se quiere, Delicias, Cuauhtémoc, Parral, Jiménez, Nuevo Casas Grandes, Ojinaga y Madera, representan la diáspora que observamos!

No es un número menor, ni miles las personas, mucho menos, cuando 160 mil de ellas son menores de edad, que se supone -sólo en la letra- están protegidos por protocolos nacionales e internacionales.

Más, cuando casi cincuenta mil eran menores sin acompañante, en el más cruel abandono y tránsito. A merced de un penoso viaje, sujetos a todos los riesgos que ello implica.

¿La pregunta es qué pasó con esos menores? ¿Y qué está pasando actualmente con quienes siguen en la misma situación en espera de cruzar la frontera?

¿Qué están haciendo los gobiernos de los estados, ante la inacción federal? Sabíamos que no había recursos pero pedirlos apenas ahora, a cuatro meses de iniciada la crisis, es una cruel decepción.

Para llorar la pereza y falta de previsión de la administración estatal.

***

Si el gobernador está acostumbrado a crear leyes para que no se le apliquen, como ocurrió con la ley de participación ciudadana y en particular con la revocación de mandato, algo igual debería hacer en materia de inversión publicitaria y comunicación social.

En lugar de la ley que se encuentra en el Congreso, debería abrir una auténtica consulta, la cual no hizo, para edificar realmente una norma jurídica de vanguardia, que le impida hacer chilar y huerto con los recursos.

Pero además que obliguen a la continua rendición de cuentas en materia informativa, y no los grandes choros semanales en el canal de televisión de su socio o los privilegios informativos con sus amigos de la ciudad de México.

Dice que gasta menos en comunicación, pero lo hace con total discrecionalidad, cuando el costo beneficio se encuentra en fortalecer el sistema de comunicación social existente, que podrá tener sus fallas, pero es producto de muchos años de trabajo de cientos de comunicadores.

Más aún, debe reflexionar en ello, cuando se le agotó el tiempo y no va a poder construir su emporio de medios estatales, con los que pretendía secuestrar a la opinión pública rumbo al 2021.

***

Los chicos malcriados de Morena preparan una bienvenida al presidente Andrés Manuel López Obrador, refrescándole las acusaciones de nepotismo contra sus delegados de Programas Sociales.

Hoy por la mañana se reunirán en el restaurante grillo Gerónimo´s algunos de los militantes, para hacer pública una denuncia presentada la semana pasada ante la Secretaría de la Función Pública y la Comisión de Honestidad y Justicia de Morena, contra el subdelegado en Parral, Luis Fernando Duarte.

El refrito de un refrito, como son las denuncias de nepotismo contra la gente del súperdelegado Juan Carlos Loera y la subsecretaria de Bienestar, Ariadna Reyes Montiel, tiene toda la intención de hacer ruido previo a la visita presidencial.

Por eso es que la estrategia buscará replicarse mañana y durante los días en que López Obrador recorra los municipios de Ojinaga, Cuauhtémoc, Parral y Camargo, este fin de semana.

A la cabeza de la operación se encuentra Aldo Loya Morales, excandidato a diputado local, quien al estilo morenista se niega a recibir línea gubernamental o del partido que dirige Martín Chaparro Payán.

Así que se anticipa buen circo en estos días.

***

Los cambios en la Oficialía Mayor del Ayuntamiento, a donde llegó José de Jesús Granillo hace casi 10 meses, parece que sólo han servido para caminar hacia atrás en un área clave de la administración municipal.

Si en la Dirección de Planeación hacía daño el nombre del funcionario, en la Oficialía es el doble, por la mala fama que arrastra.

Así lo consideran quienes observan las compras gubernamentales, conocedores de los antecedentes del funcionario, a quien le iniciaron un expediente por transas en la Sagarpa en 2011, cuando era subdelegado de Planeación y Desarrollo Rural.

Ahora en su cargo municipal, Granillo encabeza el Comité de Adquisiciones del gobierno de la ciudad, donde la transparencia es casi nula y las compras de hacen con tal descaro que han llamado la atención de algunos grupos rivales del PAN, los mismos que en su momento le apostaron a un proyecto independiente.

Desde dicho comité Granillo Vázquez ha dirigido compras millonarias, más de la mitad por adjudicación directa, y licitaciones a modo de casi todas las áreas del municipio. Estas últimas desde luego que también dirigidas, con ganador por anticipado.

No por nada dicen que pusieron al coyote a cuidar a las gallinas en el ayuntamiento.