Opinion

-Operan en lo oscurito la planta de Cuevas

.

GPS / Columna

jueves, 02 septiembre 2021 | 05:00

-Manque da informe y brinca al Estado

-Renueva Bonilla confianzas y da sorpresas

-El rostro de angustia delata a Fuentes Vélez

En lo oscurito, sin inauguración ni actos protocolarios, fue echada a andar meses atrás la planta tratadora de aguas residuales del poniente de Delicias. 

Fue la obra que Javier Corral adjudicó a la constructora de Carlos Cuevas, empresario procesado penalmente por el asesinato de dos de sus escoltas.

Dicho proyecto de 60 millones de pesos fue entregado luego de una tramposa licitación que quedó al descubierto justo cuando fue detenido el ahora preso en Aquiles Serdán, después de sufrir dos “levantones” por parte de grupos criminales rivales.

Corral encabezó la puesta de la primera piedra y hasta invitó a los dos delicienses más ilustres de los últimos tiempos, los exgobernadores Fernando Baeza y José Reyes Baeza; fue el 10 de diciembre de 2019 cuando todos posaron muy contentos al lado de Cuevas Abundis. 

Una semana después el mundo se le vino a abajo al empresario: lo levantaron, lo liberaron y lo volvieron a levantar, hasta que escapó gravemente herido. En el ínter aparecieron los videos que lo delataron como presunto torturador y ejecutor de sus escoltas, entre otras cosas.

Pese a todo la obra dada por Corral a su constructora, siguió hasta concretarse alrededor del mes de abril. Semanas después se echó a andar sin anuncio oficial siquiera.

Esa tratadora y la historia criminal que hay detrás -porque incluso Corral fue exhibido en una mañanera de López Obrador por sus vínculos con Cuevas- son de esos detallitos ocultos cuando se presume una supuesta gran inversión estatal en materia hidráulica operada por el titular de la Junta Central de Aguas, Oscar Fidencio Ibáñez.

Queda pendiente en Delicias otra planta tratadora, la del lado norte, la que Corral pretende ir a "entregar" hoy aunque esté incompleta. Obvio querrá pasar bobita la otra planta que no inauguró y que revela una pequeña parte de sus complicidades. 

***

Hoy por la tarde en el Teatro de la Ciudad rinde su informe la alcaldesa Manque Granados Trespalacios, quien con eso cierra una gestión de cinco años de la hoy gobernadora electa, Maru Campos.

La suplente resultó toda una revelación política del gabinete municipal, pues inexperta en eso de la batalla por el poder y formada en lo técnico, comenzó siendo directora de Desarrollo Económico en el segundo periodo de la administración, para de ahí saltar a la suplencia de la alcaldesa.

Por eso es que se espera de Granados Trespalacios el cierre de la gestión municipal y su brinco inmediato al equipo estatal. 

No por nada los invitados de honor al informe son la propia Maru y el sucesor electo, Marco Bonilla.

***

Como estaba previsto, ayer presentó Marco Bonilla el equipo que habrá de acompañarlo en el trienio que comienza en unos cuantos días. Hubo pocas sorpresas, se cuidaron los equilibrios y se dio bastante el reciclaje del grupo en el poder.

De entrada llamó la atención que en la Coordinación de Comunicación Social fue designado un desconocido traído del centro del país, Jorge Franco, sin roce alguno ni conocimiento de la ciudad de  Chihuahua.

En los mandos principales se confirmó el arribo del priista Santiago de la Peña como Secretario del Ayuntamiento; y el retorno como jefe de Gabinete de Arturo García Portillo; en la Tesorería fue ratificada Aída Amanda Córdoba y como Oficial Mayor ascendió Marcela Piedra, actual subdirectora de Ingresos.

En los puestos clave también resultó llamativo el nombramiento de Rodolfo Armendáriz Ronquillo, que pasó de funcionario menor a la titularidad de Obras Públicas, otro de los puestos clave que pueden encumbrar o hundir a un alcalde de cualquier municipio.

Regresa al municipio, además, Verónica Rodulfo, que en 2019 se fue a administrar la caótica Secretaría de Salud estatal, y también vuelve, para el Instituto Municipal de Pensiones, Juan Antonio González Villaseñor, que coordinó una parte de la campaña de Bonilla.

Otro que repite es Carlos Rivas como gerente del Consejo de Urbanización Municipal, casi igual que Federico Muruato, quien dejará Mantenimiento Urbano para pasar a Servicios Públicos.

Adriana Díaz y Juan José Abdo apenas dejarán sus cargos de regidores para asumir en Desarrollo Urbano y Deporte, mientras que quien retorna perdonado por el grupo es Orlando Villalobos, que ahora se hará cargo de Relaciones Públicas.

Este es el cuadro equilibrado con el que arrancará Bonilla este 10 de septiembre.

***

Le salió el tiro por la culata a Arturo Fuentes Vélez con sus explicaciones mentirosas sobre la deuda.

Quiso dar respuesta contundente a lo que llamó fake news financieras del equipo de transición y nada. Todo se le volteó.

Sólo de ver su rostro se cayeron todos los argumentos. La angustia y el desvelo lo traen en peor condición que un trasnochado juvenil en spring break. Cero transmisión de confianza. Parecía en velorio.

Hizo de su explicación un asunto personal al atacar a los mensajeros, sus otrora coequiperos, Carlos Olson y Luis Aguilar, que traen sus pecados, y que aún con la absolución de la gobernadora electa difícilmente pueden alzar el rostro. Obviamente los números fueron revisados al más alto nivel y palomeados. Jamás pudieron ser ocurrencia de los interfectos.

La misma responsabilidad de Aguilar la tienen los otros miembros del Fideicomiso al autorizar la disposición indebida de 800 millones de pesos, quitándole esos recursos carreteros a la siguiente administración de manera arbitraria.

Como igual es gandallesca la disposición adelantada de más de mil millones en participaciones; como gandalla son los adeudos a proveedores por mil millones, a organismos y poderes por mil 500 millones o a contratistas por 243 millones.

La realidad es que la exhibida de Fuentes Vélez fue innecesaria. Sólo confirmó lo que se sabía del desorden financiero expuesto, palabras más o menos, el día anterior. Craso error pelear con la prensa.

Todos los arrimadijos hacen una gran bolsa de pasivos por los 64, 65 o muchos más miles de millones de pesos.

Todo lo demás son explicaciones técnicas financieras y de regulación, tecnicismos con los cuales se trata de tapar el sol con un dedo. Se quiere explicar lo inexplicable.

Quiso dar clases con cinismo cuando -las pruebas están a la vista- carece de cualquier estatura moral para hacerlo. Es confesión para tomar nota de que todos los movimientos llevaron la autorización de Corral. Son palabras dulces para los entrantes. A confesión de parte, relevo de prueba.

Nada de los 300 millones pendientes de la federación. Los mil millones en caja son humo, tienen destino específico. 

Los once mil millones de ingresos de septiembre a diciembre son lo ordinario, lo mínimo, en ello no hay ninguna proeza.

La realidad es que a una semana del relevo, la caja prácticamente está vacía. Ni una sola buena noticia del responsable financiero estatal.

***

La gobernadora electa participó con su presencia en el relevo del comandante de la Quinta Zona militar, donde asumió el General, Federico Solórzano Barragán, con amplio currículo en la Secretaría de la Defensa Nacional.

Estuvo Maru Campos en las instalaciones militares cumpliendo con un protocolo necesarísimo, dada la colaboración indispensable de las fuerzas armadas en el combate al crimen organizado.

Es una relación clave que se debe cuidar con pinzas.

La ausencia de las autoridades estatales en funciones fue notoria. No pueden siquiera mirar de frente en estos momentos.

Es mucha la carga por la condición de prófugo de la justicia del director de la Agencia Estatal de Investigaciones, Álvaro Serrano, involucrado en el caso Tanhuato, donde se documentaron 22 ejecuciones extrajudiciales.

Los protocolos de investigación llamados de manera rimbombante exámenes de confianza, quedaron menos que en ridículo. 

Sabían todos, el Fiscal César Peniche en particular, la condición del mando policial, ¿qué necesidad entonces de involucrarlo en un puesto de decisión de tal importancia?

Con su fuga evita disposición inmediata ante la autoridad judicial para enfrentar el proceso. De ese tamaño la cruda realidad del manejo policial estatal durante el quinquenio fallido.

Ni qué decir de los casi 12 mil muertos que arrastra la administración, como corolario del desaseo en el manejo del área.