Opinion

-Otro suicidio en Lomas del Santuario

.

GPS / Columna

martes, 13 septiembre 2022 | 05:00

-Dudas de “La Tacita” como abogado de Aras

-Por fin le meten mano a El Palomar 

-Contaminación en escenas de crimen

En el otrora exclusivo barrio de Lomas del Santuario, donde los dueños de grandes fortunas de antaño construyeron las mansiones del viejo Chihuahua, van dos tragedias en un par de meses que han conmocionado a los vecinos, sobre todo a quienes siguen arraigados a ese sector y no han querido mudarse a los lujosos fraccionamientos privados del poniente.

Primero fue el caso de un ganadero reconocido en el gremio, don Francisco R.V, quien antes de dispararse a sí mismo presuntamente asesinó a su esposa, doña Blanquita T., por problemas familiares que pronto trascendieron entre sus amigos y vecinos.

El caso se registró apenas el 14 de julio de este año en una de las residencias en los alrededores de las calles Leticia y María Luisa; obviamente trajo consecuencias mayores sobre herencias, posesión de los bienes y otros problemas.

Todavía estaba fresco en la memoria el lamentable caso cuando, durante un desalojo por embargo, otro vecino muy conocido, Rodolfo Armando M.A., decidió pegarse un tiro en la cabeza, quedando gravemente herido en la sala de su casa. 

El hombre, quien acababa de perder a su madre y a un hermano este mismo año, duró en agonía desde el pasado viernes hasta el domingo, sin que pudieran los médicos mantenerlo con vida. Tardó unas horas, pero cumplió su cometido de acabar con su existencia.

La soledad de unos, el abandono de otros, deudas imposibles de enfrentar en el trayecto final de la vida, el aislamiento actual de muchos adultos mayores que ayer levantaron el lujoso residencial, son cosas comunes en Lomas del Santuario como en su momento fueron en otras zonas viejas de la ciudad.

Los vecinos, reacios a que su exclusivo barrio se convirtiera en otro San Felipe -de grandes casas hoy rodeadas de negocios de todo tipo y de mucho ruido-, ven con tristeza que avanza la modernidad, el desarrollo de zonas habitacionales más nuevas y lujosas; ven cómo se van, por muertes naturales o por tragedias, los que antes cuidaban celosamente el vecindario sin rejas.

***

Es posible que el abogado principal de Aras, Jorge Emilio Hernández Mata, conocido sin explicación mayor en los pasillos ministeriales y judiciales como “La Tacita”, ya no litigue para la famosa financiera acusada de defraudar a miles con miles de millones.

Prácticamente desde finales de agosto poco se sabe de él. En aquella fecha, y desde principios de ese mes, aseguraba que sostenía pláticas con la secretaria particular de la presidenta del Tribunal Superior de Justicia, Myriam Hernández, para negociar los acuerdos reparatorios a través del Instituto de Justicia Alternativa pero luego negó tal afirmación la propia Hernández.

Recordó que el tema permanece judicializado y son varios miles los afectados.

Han pasado ya más de tres semanas que Emilio ha optado por el silencio no únicamente en la parte mediática sino también hacia sus defendidos, los directivos de la tristemente famosa SAPI. Nomás falta que se haya ido sin despedirse, dicen en tono de broma algunos “socios” de la empresa que todavía siguen libres.

Seguramente el abogado mantiene comunicación con su jefe principal, el más famoso de toda la trama de engaño, el CEO, Armando Gutiérrez Rosas, quien aguarda con felina paciencia en los Estados Unidos a que pase el vendaval. 

Y si no fuera así, existe el temor entre los perseguidos socios de Aras en que su abogado haya decidido poner tierra de por medio y brincar al bando de los denunciantes, al fin son miles y todavía con algo de efectivo para seguir tratando de recuperar lo perdido. La esperanza muere al último.

***

El tiempo y la falta de recursos habían mermado el emblemático parque El Palomar, que tiene más de dos décadas entre sus inicios y las siguientes etapas de su desarrollo, con beneficios para miles de habitantes de todos los sectores de la ciudad.

El descuido persiste en el mobiliario de uso diario debido a que entre la gente que acude no faltan los vagos que roban materiales o destruyen juegos, aditamentos y hasta los monumentos que adornan el lugar.

Pero al menos ya se nota la iniciativa de organizaciones empresariales que en conjunto con la administración del alcalde Marco Bonilla le metieron mano al lugar, para comenzar con la reforestación que se había hecho necesaria desde varios temporales atrasados que arrasaron con buena parte del arbolado.

La semana pasada, la Asociación de la Industria Manufacturera de Exportación (Index), encabezada por Román Rivas Hong, hizo un donativo de aspersores para ampliar la red de agua tratada con la que se riega toda la extensión del parque, inversión tal vez pequeña pero notable para las empresas privadas que conforman el gremio.

A la vez, el Clúster Minero que comanda Pablo Méndez donó poco más de medio centenar de árboles para su plantación en los espacios que estaban huecos. 

Por eso fue que en cuestión de días comenzó a verse el trabajo en El Palomar al menos en lo correspondiente a la obligada y urgente reforestación.

El ejemplo que pone la iniciativa privada con esto bien puede servir para otras empresas o cámaras empresariales.

***

Recursos que van de los 200 mil a los 500 mil pesos para la remodelación de escuelas han desaparecido en los sitios más alejados de la sierra, como las comunidades con alto grado de marginación de los municipios de Urique y Uruachi.

Se trata de montos destinados por el Gobierno federal al programa “La Escuela es Nuestra” o LEEN, que en los años previos a la gestión actual ha sido observado con irregularidades por parte de la Auditoría Superior de la Federación (ASF). 

El desvío de recursos en estos rincones tan apartados de la entidad es atribuido a la delegada regional en Uruachi de la Secretaría del Bienestar, Norma Güereque, quien enfrenta señalamientos de simular la entrega de recursos en “cash” a las sociedades de padres de familia para hacer mejoras en los planteles.

Por el momento, los reclamos corresponden a tres comunidades alejadas de Uruachi, a donde no ha llegado ni un solo peso de LEEN, a pesar de que están reportadas las entregas. En otras han sido entregados recursos, pero condicionados a que los materiales para los planteles sean comprados a un proveedor exclusivamente.

Las acusaciones internas que obran en la propia Secretaría del Bienestar también alcanzan al delegado en Urique, Ever Arturo Langarica, de quien, según la ambigua estructura jerárquica federal, depende la responsable de los programas federales en el otro municipio.

Tal vez la apuesta de ambos personajes es que la ASF tenga miedo de meterse a auditar el programa en una zona tan alejada y peligrosa como la barranca tarahumara, donde ellos tienen sentados sus reales y nadie se atreve a cuestionarlos.

Aunque es relativamente sencillo para cualquier autoridad acudir a los planteles a verificar qué se hizo y cuánto costó cada obra realizada en las escuelas, a algo más arriba deben atenerse los acusados de manipular LEEN y otros programas sociales que representan una gran derrama de recursos para la región.

***

No ha parado el nuevo delegado del IMSS en la entidad, el médico con especialidad en medicina familiar, Enrique Ureña Bogarín, desde que llegó hace una semana al puesto.

Recorrió ya varios municipios, particularmente Juárez, con el proyecto del nuevo hospital general con 260 camas.

A su regreso el jueves a esta ciudad, se reunió con doctores y revisó unidades médicas. El viernes de nuevo con personal médico de la zona Chihuahua (Delicias, Cuauhtémoc y Chihuahua) y el sábado fue a Delicias y a Parral a supervisar los hospitales.

El domingo se reunió con directivos de primer nivel de atención. Ayer trabajó desde temprana hora con directivos médicos y los titulares de las diferentes jefaturas.

Trae experiencia en posiciones administrativas dentro de la institución, por lo que conoce muy bien esa parte. 

Es el segundo médico en ocuparse de la delegación, por lo que la expectativa es alta entre el personal que da la batalla en los consultorios y clínicas especializadas.

***

Un cuerpo encobijado y enteipado entre maleza, fue localizado ayer por aterrorizados vecinos de la colonia Deportistas, al norte de la ciudad. 

Vemos lo alto de la hierba crecida por las recientes lluvias, y cuando menos cinco elementos de la Secretaria de Seguridad Pública Estatal, que llegaron como primeros respondientes. 

Se observan con clarísima nitidez dos resguardos de escena, uno con cinta amarilla a lo lejos y uno con cinta colorada. Pues ahí, casi encima del cuerpo, están los elementos de la SSPE. 

Supimos que hubo gran molestia de la Fiscalía General por la contaminación de la escena, algo frecuente entre policías y hasta militares que concurren a ese tipo de eventos. No los previenen pero sí los contaminan una vez ocurridos. 

La foto en versión digital lo dice todo. Pero que no se arrime un fotógrafo periodista porque lo muelen a golpes.