Opinion

-Pagó Pablo por la revuelta de los magistrados

.

GPS / Columna

martes, 09 noviembre 2021 | 05:00

-Trabajan con desgano diputadas y diputados

-Es la falta de comunicación el verdugo

-De fariseo a boda “fifí” en el extranjero

Alguno o varios de los magistrados que levantaron aquel estandarte por la independencia del Poder Judicial debieron haber pagado el “error” y no su presidente, Pablo Héctor González Villalobos.

Fue una mayoría de entre los 31 magistrados(as) que integran el pleno del Tribunal Superior de Justicia los que derramaron con su manifiesto la gota de tolerancia que Palacio de Gobierno les había tenido pero fue Pablo Héctor el chivo expiatorio.

El Diario conoció y compartió con sus lectores la renuncia del ahora expresidente del Tribunal acaso horas después del secreto disturbio protagonizado la semana pasada por dichos magistrados. La dimisión fue oficializada ayer tras un encuentro entre González y la gobernadora, Maru Campos.

Los togados se levantaron en armas, muy entre comillas, contra la negativa del Consejo de la Judicatura a ratificar a un par de jueces provisionales y hasta pretendieron castigar con todo el peso de su ley a un miembro de dicho órgano judicial justo por ese voto en contra.

Huelga decir que las decisiones mayoritarias de la Judicatura tenían palomitas con los etcéteras correspondientes de Palacio.

La asonada le fue colgada a Pablo Héctor, al que sólo le faltaba ese imprudente empujoncito vista la controversia que le antecedió con los procesos penales seguidos por el corralato contra la gobernadora, Maru Campos, durante la campaña electoral.

Sin llorar, una lección más del turbulento mundo político.

***

Pasó casi desapercibido, pero dos chihuahuenses tuvieron intervención durante la comparecencia de Lorenzo Córdova en la Cámara de Diputados, cuando pretendió explicar el presupuesto para el próximo año, en un contexto de ánimos encendidos y adjetivos mil.

Directo a la yugular de Córdova se fue Lilia Aguilar, legisladora por el PT, comparándolo con la gestión de José Woldenberg. “Qué lejos de José Woldenberg”, le espetó en el rostro, así de entrada apenas tomó el micrófono.

La integrante del clan Aguilar no escatimó adjetivos, hasta lengua larga le dijo al titular del INE, en crítica congruente con su posición pro-AMLO.

Del lado contrario, Mario Mata, diputado por el PAN, desde la curul, criticó y llamó la atención por los adjetivos vertidos, no sólo por Lilia, sino por los legisladores petistas y morenistas.

Fue una auténtica cena de negros la comparecencia de Córdova, quien paradójicamente no tenía la obligación de acudir. Sólo faltaron los empujones.

Las razones técnicas de los gastos programados el próximo año se perdieron en el maremágnum de insultos, cartulinas y largas peroratas, en una sesión de más de seis horas, que poca utilidad deja por ausencia de cualquier civilidad y discusión razonada.

***

Si se sumaran las faltas que los diputados han tenido durante los meses de septiembre y lo que va de octubre, y se realizara el riguroso descuento por inasistencia, se habría ahorrado el erario público el sueldo mensual de un diputado, que ronda los 170 mil pesos con arrimadijos.

Esas cantidades deberían ser descontadas a los legisladores ausentes o bien, a los grupos parlamentarios, pero no cargarse a los chihuahuenses. Pero contrario a ello, son justificadas las faltas casi con avisar con anticipación.

Ningún grupo parlamentario carece de responsabilidad o bien, de corresponsabilidad en el control de asistencias. El PRI tiene la mayoría de las faltas, el 32 por ciento, seguido del PAN con el 25 por ciento, Morena con el 17, Movimiento Ciudadano con el 10, y el PT, increíble, con el 10 por ciento.

Son 28 las faltas documentadas en el periodo de septiembre a lo que va de octubre, dos de ellas no justificadas, pero son peccata minuta. Lo interesante es la falta de control de los grupos parlamentarios hacia sus integrantes.

Valdría la pena una jalada de orejas, ahorita está empezando la legislatura, apenas va a cumplir tres meses, pero se ha ido relajando la asistencia hasta cinco inasistencias en una sola sesión, como ocurrió en la realizada el día 28 de octubre, o las cuatro inasistencias de la última, el pasado 4 de noviembre.

Inaudito, pero sólo dos sesiones se realizaron con asistencia, justificada o no, completa, el 5 y 7 de octubre. Al paso, tendremos que pedirles de favor a los señores y señoras legisladores que acudan a sesionar, si no es mucha molestia.

***

A estas alturas de la administración debemos preguntarnos acerca de la forma en que se realiza la comunicación entre los funcionarios estatales.

Muy lejos de ser comprensible que se haya presentado una propuesta de alza en el transporte, se haya votado e incluso se haya informado a la sociedad al respecto.

Todo ello, cuando ni siquiera la gobernadora estaba enterada y sus posiciones públicas han sido más que claras, son totalmente contrarias a cualquier alza en el transporte, sin acciones que mejoren el servicio.

El teléfono descompuesto terminó por provocar una primera víctima en la persona de un prominente panista de hueso colorado, el director estatal del transporte, Eduardo Fernández.

Es un personaje cercanísimo en el PAN juarense, reconocido por su disposición a la chamba. No es entonces ningún improvisado en institucionalidad.

Por eso llama la atención el tema, que se fue construyendo poco a poco, y nadie le puso atención, en los últimos dos meses.

La reunión del Consejo Consultivo del Transporte efectuada en esta ciudad fue consecuencia de un encuentro con el mismo asunto, efectuado en Juárez, en el cual se trató de las tarifas e incluso se delineó un aumento.

El encuentro de transportistas y sociedad civil, con intervención de gobierno, ocurrió con mínima cobertura periodística. El Diario fue el único medio que atendió el tema y ha estado pendiente del mismo a pesar de su trascendencia.

Lo demás es conocido. El Consejo Consultivo fue desatendido por el Secretario de Desarrollo Urbano, Gabriel Valdez, quien se retiró incluso antes de que terminara la reunión, y luego vino el escandalazo, con una votación y supuesta autorización de incremento.

Hubo manotazo hacia el funcionario más débil en la cadena de mando, pero el asunto va más allá, precisamente en el tema de la comunicación, porque es un asunto que se encuentra en el primer nivel de atención, pero que inexplicablemente se ha ido escurriendo en la responsabilidad de muchos que termina siendo la responsabilidad de nadie.

Pudo habérsele puesto atención desde las reformas legales previas al inicio de la administración, porque desde el anterior gobierno, el asunto fue sacado de la responsabilidad de la secretaria general y enviada a un área técnica, con las consecuencias descritas. Hay responsabilidad entonces a otro nivel.

***

Está Santiago Nieto en la práctica con dos patitas en la calle. El amigo de Javier Corral cometió uno de los errores imperdonables en la 4T, celebró su boda como todo buen “machuchón”.

Se había cometido el titular de la Unidad de Inteligencia Financiera en uno de los más fieles fariseos contra todo lo que oliera a corrupción…y lo agarran con los dedos en la puerta.

Deberá explicarle a su jefe el Fiscal General de la República la boda fifí en Guatemala, con sobres de regalo con 5 mil dólares cada uno, ingresados de manera ilegal a aquel país, como se dejó ver con el arresto momentáneo y posterior destitución de la titular de turismo del gobierno de la ciudad de México, Paola Félix.