Opinion

-Peor gobernador, mentiroso...también mala paga

.

GPS / Columna

martes, 01 junio 2021 | 05:00

-Pese a la inquina, recupera magistratura

-El reto electoral es la sanitización

-"El Pandita” no levantó

La revisión pormenorizada al historial del juicio seguido en contra de Javier Corral por el impago de novecientos mil pesos a la Televisora del Occidente, es una oda a la resistencia de una persona mala paga.

La deuda corresponde a una viejísima campaña electoral, la del 2004, dinero que siempre se negó a pagar el entonces candidato Corral.

La demanda llegó a los pocos años a una sentencia firme, incluso en segunda instancia, donde un magistrado confirmó el adeudo y la responsabilidad en el pago.

La televisora embargó un bien, siendo éste un terreno valuado en varios millones de pesos...pero que extrañamente nunca pudo vender en remate.

Transcurrieron largos 16 años para llegar a un acuerdo con el moroso deudor...acuerdo que se mantiene en secreto y del cual, por supuesto, no debe haber constancia ni en el juzgado donde se tramitó el asunto.

Ya tenía la empresa ganado el pleito...entonces ¿por qué o con quién negociar justo cuando le quedaban unos meses para dejar la gubernatura?

Es un arreglo en lo oscurito de marzo pasado y que en mayo permitió el levantamiento del embargo en la propiedad.

El asunto por supuesto está repleto de suspicacias y sospechas. Si Corral no era el responsable del mismo, entonces quién pagó, con sus intereses moratorios y costas judiciales, fácil tres o cuatro veces más del monto original.

Muy extraño que se salde a unos meses de que abandone Corral el gobierno del Estado. Hay quienes ven arreglos bajo la mesa con cargo a publicidad oficial o incluso, otras cuestiones de mayor tenebra.

El hecho es que la deuda ya no existe, el acreedor de la noche a la mañana se dio por satisfecho en las prestaciones, y se acabó el problema como por arte de magia.

La cuestión es que no se trata de cualquier deudor, es quien ejerce la primera magistratura en el Estado. Ningún ciudadano de a pie podría siquiera soñar con tener el mismo trato, menos después de un pleito judicial de 16 años.

***

La secuencia de imágenes, algunas de las cuales publicamos en nuestra edición digital, muestran el arribo del magistrado, Jorge Ramírez, al edificio del Tribunal Superior de Justicia.

El maltrato ha sido descomunal.

Tuvo que pasar literal medio año para que pudiera retomar su responsabilidad en la Sala que le corresponde por nombramiento del Poder Legislativo y que le fue arrebatada por un desafuero y posterior encarcelamiento. 

Ambos procedimientos, encarcelamiento y desafuero, casi fueron considerados balines por los juzgados de distrito, aunque aún hay pendiente de resolver el fondo en amparos que se encuentran en proceso.

Acreditó el togado la manera ilegal en la cual se ha conducido la Fiscalía General del Estado y el Poder Legislativo, como alfiles ciegos de una orden dictada desde el despacho principal de palacio.

Su triunfo es una derrota estruendosa de la administración corralista, que con mil marrullerías intentó evitar su regreso, e incluso privarlo de su libertad, en una de las persecuciones feroces que ha desatado en contra de quienes considera sus odiados enemigos políticos.

Las muestras de cariño y respeto de quienes colaboran con Jorge Ramírez en esta alta responsabilidad judicial fueron evidentes con el gran letrero hecho a mano y colocado en la parte posterior de su escritorio con la leyenda “Bienvenido Jefe!!”, que por cierto estuvieron ahí desde marzo.

***

A partir del jueves el trabajo electoral se centra en el Instituto Estatal Electoral (IEE), no sólo con la agobiante preparación de la elección sino con el indispensable control de daños por el Covid.

Su presidenta, Claudia Arlett Espino, Kata, tuvo participación el domingo en el seminario permanente que realiza la Facultad de Ciencias Políticas y Sociales de la UACH.

Ahí quedó claro que una de las principales tareas del órgano ya no se limita sólo a proveer de casillas con sus funcionarios y toda la documentación, sino que va más allá.

Se ha tomado la experiencia de otras entidades que realizaron elecciones en tiempos de Covid el año pasado, para buscar las mejores alternativas de sufragio, libre, secreto y sanitizado.

Si bien, sólo podrán estar dos personas en las urnas, eso es necesario, dada la sana distancia. Habrá también un protocolo para el chequeo del listado y la credencial de elector.

No es menor el esfuerzo que se está haciendo para evitar un foco de infección, aun y cuando Chihuahua se encuentra en semáforo amarillo, los contagios continúan igual que los decesos, por lo tanto no es tema menor.

El cuidado sanitario no inicia ni termina en las urnas, sino en todo el procedimiento, donde intervienen partidos, candidatos, autoridades de seguridad y los mismos ciudadanos.

La movilización de un histórico 60 por ciento del electorado, por ejemplo, podría llevar a las calles a más de un millón y medio de electores, más el personal del Instituto, representantes de partido, observadores electorales, medios de comunicación. Por ello la preocupación y ocupación desde el órgano responsable de organizar los comicios.

***

Como en la mayoría de los distritos, en el 17 que tiene cabecera en la ciudad, los favoritos son los abanderados de Morena y el PAN, en este caso América Aguilar y Carlos Olson San Vicente.

El que pudo dar la sorpresa y acabó por decepcionar fue el abanderado de Movimiento Ciudadano, Víctor “El Pandita” Gómez. Sus antecedentes que lo mal recomiendan son la causa de que prendió unos días y luego cayó de todas las listas de preferencias.

Al candidato de MC le restan las pésimas actuaciones del deportista-histrión postulado para la alcaldía, Miguel Riggs Baeza, pero a eso debe sumarse una trayectoria de transas que hasta en los cruceros le han recordado.

Resulta que Gómez laboraba para una empresa aseguradora y luego entró con fuertes palancas a la Secretaría de Salud del Estado. De ambos lados salió por malos manejos ya que siempre ideaba la forma de sacarle ventaja personal a sus puestos laborales.

En esa selección cuestionable que hizo Movimiento Ciudadano de sus candidatos fue que se coló “El Pandita”, a pesar de que pesaban sobre él señalamientos de duplicar pólizas de seguro y hasta falsificar firmas.

Esos pecadillos -que difícilmente prosperarían en demandas formales dada la ineficiencia de la autoridad investigadora- no fueron suficientes para ser denunciado, pero sí se le han regresado como boomerang en su campaña.

Aunque fueran irregularidades menores las que cometió, claro que les pegó donde más duele a sus compañeros, en la bolsa, así fueran pequeñas cantidades. Por eso es que entre recorrido y recorrido no le ha faltado quién se las recuerde.

Será una sorpresa si en las urnas sale con algo más que su voto particular.