Opinion

-Por capricho pasa por encima de lo que sea

.

GPS / Columna

martes, 09 febrero 2021 | 05:00

-Deberán retirar recursos electorales

-Muertes por Covid no ceden... y nosotros en amarillo

-Se fueron Don Arnoldo Cabada y Don Jorge Neaves

En la imagen se observa con claridad el rostro de preocupación de doña María Eugenia Galván Antillón, al acudir la semana pasada a una audiencia acompañando a su hija, la hoy candidata del PAN al gobierno de Chihuahua.

Es ella víctima indirecta -y tal vez directa- también de maltrato por parte de Javier Corral Jurado, en la persecución feroz y “xerox” sobre Maru Campos.

Siendo abogada y maestra durante muchos años en la Facultad de Derecho, por su paso en la política y la función pública, tiene la señora conocimiento claro y real no sólo de las diligencias judiciales y del manejo político partidista, sino también de la función gubernamental. Pero no deja de haber en ello un mal sabor de boca. 

Fue diputada federal y funcionaria de gobierno en la administración de Barrio, cuando Corral apenas gateaba en términos de política y quehacer de gobierno.

Pero ahora, el trasfondo político de aferrarse a no permitir la llegada de Maru ha rebasado cualquier principio lógico y se ha convertido en un capricho irracional, con un ingrediente más.

Es Maru ya no sólo la candidata del PAN, sino también del PRD, quien sin necesidad alguna, sesionó con la asistencia del presidente nacional, Jesús Zambrano, para ratificar la coalición firmada y comprometida ante el Instituto Estatal Electoral, en la cual la candidata panista a gobernadora, lo será también del partido del Sol Azteca.

Que cosas. Corral en su momento fue también candidato de la misma coalición en 2004. 16 años después; sin memoria alguna, se revuelve contra su anterior aliado. Es su modus vivendi.

Va Corral, no sólo entonces contra una candidata de su partido, sino en contra de la aspirante a gobernadora por el PRD, abriendo aún más el abanico de confrontación política.

En el más completo pragmatismo, el gobernador se vuelve entonces contra quien sea, aun cuando sea gente de su propio partido con gran trayectoria y respeto, o un anterior aliado político, con el fin de cumplir sus egoístas caprichos y protegerse de manera transexenal.

 *** 

No es el único caso el de Cruz Pérez Cuéllar con sus impugnaciones contra Juan Carlos Loera, que deberá ser desactivado del conocimiento del Tribunal Estatal Electoral, sino son cuando menos una decena de asuntos, que han conformado el escenario de una cruenta lucha por las candidaturas en los partidos políticos. Fueron prolíficos en presentar denuncias y quejas.

Por ahí hay impugnaciones mutuas, por ejemplo, entre Maru Campos y Gustavo Madero en relación a actos de campaña anticipada e irregularidades como coacción para conseguir el voto de los panistas en la elección interna.

Pero no son los únicos. Hay otros muchos personajes involucrados con acciones jurídicas que han sacado de la modorra a los magistrados del tribunal.

Son expedientes en los cuales tendrán que expresar que retiran la impugnación presentada, mediante un escrito en el que deberán apechugar con el clásico, “por así convenir a mis intereses, es mi deseo desistirme”. 

Son los recursos jurídicos, en muchos de los casos, instrumentos de presión.

El trámite tiene necesariamente como trasfondo acuerdos posteriores entre triunfadores y vencedores, más o menos firmes en el caso de Maru y Madero, pero en el de Cruz no lo sabemos a ciencia cierta.

Es obvio que no hay regreso atrás con el mencionado escrito de desestimiento, toda vez que se habrá consentido el acto que se había impugnado en tiempo y forma.

Por lo pronto, los asuntos siguen caminando, mientras no se presenten dichos escritos, ocupando espacio en los estrados y ocupando el valioso tiempo de los señores y señora magistrada.

*** 

Las últimas cuatro o cinco semanas han sido de una constante de 60 a 80 muertes por Covid en el estado de Chihuahua.

No son los decesos del doble o triple que se acumulaban cada siete días, durante lo más álgido de la pandemia el año pasado, pero no deja de ser un elemento de preocupación entre el personal médico.

En particular porque de las vacunas para aplicar la segunda dosis sólo hay promesas y nada en concreto.

Otras entidades pegaron el grito en el cielo, pero aquí la Secretaría de Salud ha guardado mutis. Existe la promesa federal que llegará para ser aplicada dentro del período autorizado por la Organización Mundial de la Salud, pero sólo eso.

Por lo pronto, los intubados se mantienen diariamente en 60, o poco más, y los hospitalizados se acercan a 300, también en el reporte de 24 horas.

La percepción entonces es de una cierta normalidad amarilla pero sólo en lo que hace al indicador estatal, porque el federal, como sabemos, está más próximo del rojo que del naranja.

***

Dos personajes estimados y queridos perdieron la vida el fin de semana.

 En Juárez, Don Arnoldo Cabada de la O, construyó un medio de comunicación que se convirtió en un referente indispensable, con extensión en esta capital y Mexicali.

Fue líder gremial en la Asociación de Periodistas de Juárez; su hijo, Armando, de ser el conductor del noticiario estelar saltó a la política, con tanto éxito que se convirtió en el primer alcalde en ser reelecto.

Aquí en Chihuahua murió don Jorge Neaves Navarro, abogado litigante y notario. Fue funcionario público en algún momento. Muy estimado por generaciones de abogados que pasaron por su aula en la Facultad de Derecho de la UACH. Su hijo, Jorge Neaves, fue funcionario electoral, gubernamental y diputado local.

Las familias de ambos personajes recibieron múltiples muestras de afecto y compañía en el dolor por su lamentable deceso. Descansen en paz.