Opinion

-Queda claro que dejaron morir a Peñaflores

.

GPS / Columna
miércoles, 19 junio 2019 | 05:00


-Una caída o una patada...ufff, ni pensarlo!!!

-Adoctrinamiento educativo radical de la 4T

-A engordar la nómina del Congreso



La vinculación a proceso de los presuntos responsables del homicidio del jefe de Policía Municipal de Cuauhtémoc, Efrén Peñaflores, no es ninguna sorpresa.

Hay suficientes elementos para la vinculación, pese a los intentos de construir una historia de tortura, facilitada por el abuso policial cometido por agentes estatales involucrados.

Pero lo que llama la atención del caso son particularmente dos elementos, que difícilmente pasan desapercibidos.

Por obvios luego se omiten en el necesario análisis, que debe estar presente y que genera suspicacias dentro de la Fiscalía General, la Comisión Estatal de Seguridad, y la misma Policía Municipal de Cuauhtémoc.

Primero, que el jefe Peñaflores iba desarmado igual que su escolta, Leobardo López. No tuvieron la más mínima oportunidad de repeler el ataque. Esto necesariamente lo sabían los atacantes.

Eran momentos álgidos con la Fiscalía General, que había realizado una intervención abusiva, retirando las armas largas a la corporación municipal de Cuauhtémoc, dejándolos indefensos ante la delincuencia organizada.

Fue un caso lastimoso de una Fiscalía que ejerció un evidente abuso de poder, porque la revisión de licencias colectivas de armas corresponde única y exclusivamente al Ejército.

Y todo mundo, el Gobernador y el Fiscal, particularmente, se hicieron de la vista gorda, ante tan flagrante y abusiva decisión.

Ese dato, sensible, vital, sólo era conocido en los corrillos interiores de la Fiscalía y de la misma Policía Municipal. Por supuesto, hay gato escondido.

Pero, además, en segundo lugar, el recorrido, en su ruta y horarios, era del conocimiento de muy pocos elementos policiacos. Algunos necesariamente cercanos al joven jefe de policía.

El dato de la ruta junto con la situación de indefensión en que se encontraba el jefe Peñaflores y su escolta, fueron elementos cruciales en la ejecución.

No hay casualidades en estos ni en ningún otro caso de homicidio perpetrado por la delincuencia organizada.

Las indagaciones, por supuesto deben ir más a fondo, que el simple atentado, y el involucramiento de la esposa de uno de los autores materiales del crimen.

¿Tendrá algo qué ver la detención de todos los jefes de la Fiscalía del estado en la zona occidente con sede justo en Cuauhtémoc, por parte de agentes de élite de la Policía Federal? Han cometido tanta tropelía que puede ser una o varias de ellas.

***

No se equivoca nuestro lector. El Presidente está sufriendo para sostener la brida y mantenerse en la montura. El video que circula en redes sociales es muy elocuente al respecto.

Apenas con una mano, pésimamente, trata de guiar al bello animal, y con la otra se sujeta, nervioso, a la silla.

Es un extraordinario cuaco, de un negro intenso, y una crin impecable. Es un bailador, como postea Juan Carlos Loera, el delegado de los programas federales, que festeja la ocurrencia.

Pero lo que sus ojos morenistas de admiración ven, está lejos de la realidad. El señor Presidente se arriesgó y mucho al subir a un caballo que no conoce, por muy fino y costoso que sea.

El suceso ocurrió en Camargo y es un eco de su reciente visita. No se niega que Andrés Manuel tenga algo de jinete en las venas... aunque no de caballos.

Pero lo que observamos en Santa Rosalía está muy lejos de una bella estampa ecuestre. Va de un lado a otro el presidente, con grave riesgo de una caída, que afortunadamente no llegó.

De pronto se ladea, como hace ver la imagen que le mostramos en nuestra edición digital. La ayudantía o alguien cercano debió no dejarlo subir.

Fue un capricho. Grave decisión que no llegó a mayores.

Parece que el más prudente fue el caballerango, que en un par de ocasiones, fracción de segundos, soltó al animal, para después volverlo a sujetar.

El presidente no tiene suplente. Su falta durante los dos años inmediatos exige un interino y nuevas elecciones. Una caída o una patada, Ufff. Ni pensarlo.


***

Ha pasado desapercibido el dato. Nadie se inmutó cuando se autorizó hace apenas unas semanas la reforma constitucional en materia educativa. Los legisladores panistas, fifís y conservadores, seguramente estaban dormidos.

El alcance es verdaderamente draconiano, propio de un estado totalitario. Lenin palidece ante tal propuesta de adoctrinamiento radical.

Resulta que la educación inicial será obligatoria a partir de los 0 años, es decir, cuando el infante tenga 45 días de nacido va a ir a parar a algún centro de educación del Estado, so pena de sanción para los padres de familia.

Así lo dicen los artículos tercero y 31 constitucionales.

Ahí se le educará desde tierna edad en materia de inclusión, equidad y género, entre otros muchos aspectos de la agenda liberal y open mind.

El concepto de educación inicial de los CENDIS o las estancias infantiles, es un cuento de hadas pedagógico y con propósitos de desarrollo emocional y cognitivo.

La nueva educación inicial tendría otros alcances por encima de dichos contenidos educativos y de formación.

Es delicado que el análisis crítico al respecto haya sido bateado para ser presentado en el congreso regional en la materia convocado por el SNTE para Torreón, Coahuila, el día de hoy.

Se anticipa un nuevo frente para la cuarta transformación, como si lo necesitara con el problemón de la migración, Santa Lucía, Tren Maya, Seguridad, y un largo etc.

***

Para engordar la nómina del Congreso del Estado, con el pretexto de la lucha anticorrupción, los diputados Blanca Gámez, Jorge Soto y Carmen González, traen entre manos la creación del órgano interno de control del Legislativo.

Dicho puesto será para algún allegado albiazul, que deberá ser nombrado por las dos terceras partes de los legisladores. Luego se verá a dónde apuntan los astros.

El caso es que hasta el poder cuya función es fiscalizar y revisar el ejercicio del gasto, tendrá un guardián que finalmente será empleado de los mismos diputados a los que se supone deberá revisar, contener y sancionar.

Esto es obra del Sistema Estatal Anticorrupción de Chihuahua, que para colmo se encuentra entre los más rezagados del país en su conformación y funcionamiento.

Y no sólo será este órgano en el Legislativo, sino que habrá muchos, uno en cada dependencia pública, centralizadas y autónomas, así como en cada poder constitucional.

Cada órgano tendrá un titular, secretarias, auxiliares, asesores, colaboradores, para hacer lo que ya deben hacer las oficinas de auditoría y contralorías; pero parece que el chiste es cargarle más peso a la nómina pública, aunque esté por reventar.