Opinion

-Quieren al perdedor trabajando... pero ya

.

GPS / Columna

viernes, 05 febrero 2021 | 05:00

-Colmaron la paciencia de los maestros

-El City Manager es ocurrencia

-Le dan regiduría a la “Juanita” Ulate del IMSS

El senador Gustavo Madero ejerció su derecho de pataleo con aquella molestia que expresó públicamente, en el sentido de que le querían arrebatar, como si le pertenecieran, todas las candidaturas tras el triunfo arrasador de Maru Campos en la postulación por la gubernatura.

Evidenció con esas expresiones su intención de negociar la candidatura por la Presidencia Municipal, en la que apostó sin éxito por el coordinador de los diputados panistas, Fernando Álvarez Monje. 

No se le dio la candidatura panista por Chihuahua, la joya de la corona del panismo estatal, pero sí logró la primera diputación pluri para Rosa Isela Martínez, esposa de Álvarez Monje, quien ya tiene una curul asegurada en la próxima legislatura.

“Todo sea por la unidad del partido”, dijeron en el PAN al entregar esa posición. Ganó hasta de más Madero con esa interna, si se toma en cuenta la votación panista recibida.

Ahora el panismo espera que el senador capte el mensaje y ahora sí se ponga a trabajar por su partido.

*** 

Han sido los maestros estatales institucionales hasta más no poder, pero se derramó el vaso de agua por la irresponsabilidad de la Dirección de Pensiones y la misma Secretaría de Hacienda, con la suspensión del servicio médico en clínicas privadas. 

Es esa actitud la gota causante del estallido de la impaciencia. Si se van a buscar culpables, están ahí muy claramente señalados en Pensiones y Hacienda.

Por ello no les quedó de otra a los maestros que salir a las calles a manifestar su rechazo ante tal indolencia, exigiendo la prestación del servicio médico digno al que tienen derecho por histórica prestación de carácter laboral. 

Son miles de docentes, 16 ó 18 mil los beneficiarios directos junto con sus familias.

Fue durante mucho tiempo el servicio de Pensiones Civiles ejemplo nacional por darle lustre al desempeño de las tareas docentes. Ser profe de la Sección 42 era motivo de orgullo, con necesaria compensación en el servicio médico de calidad.

Pero ahora, tienen meses arrimándose para hacer propuestas y buscar soluciones, pero han sido ninguneados en la oficina de Alberto “Tito” Herrera, y él, manipulado y engañado desde el piso siete del Héroes de Reforma, donde despacha Arturo Fuentes Vélez.

Ante tal manipulación se hizo necesaria una demostración de fuerza, que sin despeinarse hicieron los maestros estatales, con una larga caravana de vehículos y un cierre de calles en el centro de la ciudad. Pagaron los automovilistas por la abulia estatal.

Fueron no menos de cuatro mil docentes en dos mil vehículos los que se manifestaron, sorprendiendo a propios y extraños, especialmente a la disidencia que hizo mutis, salvo un pequeño grupo Cosigen que recurrió a conductas esquiroles incluso con expresiones francamente misóginas.

 *** 

Imposible dejar el tema de Pensiones sin referirnos a las declaraciones de Alberto “Tito” Herrera, el flamante responsable del organismo descentralizado. De nuevo volvió a patear el bote y echar la carga en supuestos deudores, ante la incapacidad de resolver el sentido problema que no inició ayer, pero que se ha recrudecido desde 2016.

Ahora resulta que son los organismos descentralizados los responsables de la quiebra, como la Universidad Autónoma de Chihuahua o la de Juárez, cuando está más que acreditada la manera dolosa en la que se actuó contra ellas. La pluma cuata con cobros millonarios por recargos está más que comprobada. No se diga el abuso en servicios médicos cobrados sin comprobación alguna.

El sudado de los recursos está en la Secretaría de Hacienda, que ha jugado inexplicablemente a suspender los pagos a Pensiones, para orillar a una presión indebida.

Se colgó Hacienda una medallita por adelantar 60 millones a las clínicas privadas, con boletín y todo, cuando maneja a su antojo las cuentas productivas, de recursos estatales y federales, sin sanción alguna, sólo para hacer malabares, en perjuicio de los beneficiarios de un servicio médico que ni la deben ni la temen.

En el estirado de liga provocan manifestaciones que no tienen sentido alguno pero originadas en el atropello a prestaciones laborales ganadas.

 ***

Crearon los legisladores una nueva burbuja burocrática, denominada Administración de la ciudad, con cargo a los contribuyentes de los ayuntamientos con más de 100 mil habitantes.

Será una figura decorativa, que tendrá a su cargo una nueva oficina con personal a cargo, con una supuesta autonomía técnica, pero sujeta a las disposiciones de quien ocupe la alcaldía.

La propuesta fue modificada de como había sido presentada originalmente, donde se planteaba el despropósito de darle atribuciones casi de presidente municipal.

Era una auténtica violación a la ley darle más poder que al alcalde o alcaldesa.

Pero con las modificaciones en comisión lo que dejaron fue un Frankenstein que sólo significará gasto y grilla, pese al candado de que le será vedada la política electoral. 

Será un coordinador de pedigree, intermediario entre el Secretario del Ayuntamiento y el alcalde de las dependencias que forman parte el organismo municipal. Sólo es un tramo más de mando. Nómina vil.

El requisito de no haber sido candidato o dirigente partidista en los últimos dos años es una auténtica bromilla de mal gusto.

Tenía como objetivo despolitizar la administración de la ciudad de Chihuahua, pero poco podrá hacer al respecto, sujeto a la subordinación política del momento.

La medida se toma en un contexto en que le han sido arrebatados a los ayuntamientos recursos que antes llegaban del Estado y la Federación, ahí está por ejemplo Fortaseg, teniendo que estirar los presupuestos, adoptando medidas de austeridad y restricción de gasto, y se ponen los diputados a crear nuevos puestos tomados de otras latitudes.

El cargo de seis años con opción a una reelección es muy tentador, pero serán los ayuntamientos los que tengan la última palabra en su creación y designación.

***

Refugiada en la nómina burocrática del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS), la panista Patricia Ulate Bernal fue incluida en la planilla de candidatos al ayuntamiento, como la séptima en la lista de regidores.

Tras ganar Marco Bonilla la contienda interna del PAN para ser candidato a presidente municipal, la lista de 11 acompañantes como aspirantes a ediles debió conformarse por acuerdos entre grupos. La imagen de la versión digital de GPS da cuenta de esos acomodos negociados.

Fue así que entró Paty o “Juanita”, exvocera de administraciones municipales panistas, sin pedir permiso, licencia, vacaciones o cuando menos incapacidad en su actual trabajo dentro de la Delegación del IMSS.

Le comenzaron a decir la “Juanita” panista porque le pasó lo mismo que a muchas candidatas designadas en los municipios: sus esposos querían ser candidatos, pero al definirse el género de los espacios a favor de las mujeres, enviaron a sus esposas como abanderadas.

Algo similar ocurrió en este caso. El marido de Ulate es Alfonso Villalobos, uno de tantos ineficaces generales de Comunicación Social del Estado, identificado con el equipo perdedor de la candidatura a la gubernatura porque abiertamente usó tiempo y recursos de su cargo público para atacar con guerra sucia a Maru Campos. 

A la hora de las negociaciones Villalobos Lozano repentinamente cambió de opinión y se hizo del lado del grupo ganador, pero como su nombre no entraba por género, decidió poner a su mujer en la lista.

Ni las formas cuidó la pareja, dado que la “Juanita” sigue cobrando en la dependencia federal, a la que ingresó también en una gestión panista, según la información de transparencia del IMSS; aunque ahora incumple flagrantemente las normas éticas de una administración morenista.