Opinion

-Reabre La Oaxaqueña aun con olor a pólvora

-Abandonada ley de protección ambiental -Santander queda mal con la UACH -Pioneros del PAN listos para estatua de don Luis

GPS / Columna
miércoles, 16 octubre 2019 | 05:00

La negociación de tacos La Oaxaqueña localizada en Ocampo y Bolívar abrió de nuevo sus puertas, luego de los trágicos acontecimientos ocurridos hace unos cuantos días.

Cuatro personas fueron ejecutadas en el exterior, cuando estaban sentados comiendo tacos, siete por 50 pesos.

Estuvo clausurado unos días mientras se desarrollaban las investigaciones, que a poco llevarán. Nos dicen que algunos de ellos eran estudiantes en una universidad privada.

Pero pocos datos hay de los avances de la indagación. Como ocurre con los seis mil ejecutados de lo que va del quinquenio.

Eso sí, de inmediato se empezaron a propalar rumores de su involucramiento en actividades del crimen organizado; la misma autoridad lo hizo ver al filtrar la información de una credencial falsa de agente estatal y el hallazgo de armas y drogas en un vehículo propiedad de ellos.

Pero hasta el momento sólo han quedado en eso.

Mientras, el comisionado estatal, Oscar Aparicio se retrata sonriente con Alfonso Durazo, el secretario nacional de seguridad pública, en el reciente encuentro efectuado en esta ciudad, en imagen que le mostramos en nuestra edición digital.

Aparicio tiene responsabilidad en lo que está ocurriendo, es parte de ese solapamiento que va más allá de la ineficiencia.


 ***

El último día del mes de mayo del 2017 se lució la administración estatal firmando un compromiso muy serio en materia de protección al ambiente.

Es el convenio de coordinación para instrumentar el programa de gestión de la calidad del aire en el estado de Chihuahua 2016-2025, entre el gobierno estatal y la secretaría federal del Medio Ambiente.

Firmaron diversos funcionarios federales; la subsecretaria de Semarnat, Martha García Rivas; y por el otro lado el gobernador Corral, el entonces Secretario General, César Jáuregui, y la Secretaria de Desarrollo Urbano y Medio ambiente, Cecilia Olague.

Jáuregui y Olague ya no están en la administración estatal, por lo que el seguimiento del programa debería ser atendido por sus sucesores. Pero no fue así.

La cuestión es que, hasta donde sabemos, se encuentra prácticamente en el abandono. Es más, en 2018, la Comisión Nacional de los Derechos Humanos emitió una recomendación general por violaciones a derechos humanos en salud, nivel de vida adecuada, medio ambiente sano e información pública ocasionada por la contaminación atmosférica urbana.

Y es que si en 2016 la situación era problemática, en la actualidad se ha agravado. En aquel entonces, con el dichoso convenio, los datos base de la decisión eran del 2013, y ya planteaban un escenario con contaminación ambiental provocada por el excesivo número de vehículos existentes y un transporte público contaminante.

Para 2018, la CNDH encontró que nada había cambiado en Chihuahua y que las condiciones en materia de protección al medio ambiente eran igual de lamentables.

Por eso, consideró a esta entidad dentro de dicha recomendación y en sus consideraciones para el Estado, como para el resto, fue contundente: dar mantenimiento a las estaciones de monitoreo; implementar un programa de reducción drástica de contaminación provocada por vehículos; desarrollar políticas públicas de gestión de calidad del aire; desplegar un observatorio ciudadano; revisar las concesiones del transporte público y desarrollar estudios para reemplazar unidades.

Hay plazos de seis meses y un año para presentar avances, pero poco se ha informado públicamente al respecto.

Mientras tanto, la entidad continúa siendo referente en materia de contaminación provocada por los vehículos, sin un liderazgo firme del Estado, que poco caso hace de las recomendaciones nacionales en la materia.

Desidia, abandono y otras prioridades, pero no el medio ambiente, como ocurre con salud o seguridad.


 ***
  

Santander se está quedando muy lejos de prestar el servicio al que se comprometió con la Universidad Autónoma de Chihuahua (UACH).

Dijeron que la migración del banco actual a dicha institución sería en un lapso corto, pero fallaron. Las fechas se han ido prolongando para migrar la dispersión y manejo de nómina.

De nueva cuenta volvieron a citar a los maestros y personal administrativo que faltaron de entregarles tarjeta, para que estos días se presenten para realizar el trámite y que será hasta mediados de noviembre cuando se concrete el cambio de banco.

Esto pese a que la Universidad ha atendido los requerimientos de la institución bancaria, pero el problema es la falta de personal y ejecutivos asignados al manejo de una compleja cartera, que incluye miles de trabajadores.


 ***
 

La iniciativa de reforma al Ichitaip, independientemente de la carga política que contiene, representa un respiro para esa institución, ya que durante los dos últimos ejercicios presupuestales ha visto cómo los proyectos de ingresos que presenta ante la autoridad estatal sufrieron un fuerte recorte.

Además, la propuesta de reducir el órgano no es nada nuevo. Originalmente así estaba contemplado desde la administración de José Reyes Baeza.

La única cuestión es que, en su futuro inmediato, el Instituto de Transparencia deberá enfrentar el incremento de sus obligaciones en materia de actividades sustantivas, pues tendrá que auditar a asociaciones civiles y sindicatos, situación que no se encuentra contemplada, pero que con el techo financiero que se libera podrá fácilmente absorberse.

Se espera por tanto que el monto presupuestal sea conservado casi íntegro.

El Ichitaip atiende a casi mil sujetos obligados a la transparencia, más los que se agreguen el próximo año, por lo que ese presupuesto adicional que se genera con la propuesta eliminación de dos consejeros, representa personal operativo y jurídico para atender las necesidades apremiantes.

Nada más en 2018 se atendieron casi quince mil solicitudes así como casi 600 recursos de revisión, lo cual constituye una carga de trabajo que requiere presupuesto adicional.


 ***
  

Los pioneros del PAN ya tomaron el pico y la pala para colocar el basamento donde estará el monumento a don Luis H. Álvarez, el pupilo estrella del fundador panista Manuel Gómez Morín.

También algunos llegarán con andador, silla de ruedas o mínimo con bastón al sábado 19 de octubre, fecha en la que comenzó a citar el albiazul a una verbena popular para recordar al mismo tiempo la fundación del partido y el verano caliente de 1986.

Será en el emblemático parque Lerdo, de la Bolívar y Ocampo, a un lado del también icónico quiosco donde don Luis se instaló en huelga de hambre por más de un mes, hasta que lo convencieron de levantarse el entonces arzobispo de Chihuahua, Adalberto Almeida y el líder histórico de la izquierda en México, Heberto Castillo.

Se trata de un convivio panista previo a la develación del busto de Álvarez, programada para la fecha en que cumpliría cien años, el 25 de octubre.

Pero el sábado ya podrá verse el avance que llevan las obras en el corredor que termina en el quiosco, donde trabajan albañiles y herreros en el basamento que deberá estar listo la siguiente semana, a fin de colocarle el busto vaciado en bronce de don Luis, obra del artista Marco Antonio Jasso. La escultura aún está por terminarse en la Ciudad de México.

Así que el sábado será una convivencia para calentar motores para la parte final de los eventos del 80 aniversario del PAN.

Para el viernes 25 es cuando se prevé la presencia de la plana mayor panista a nivel nacional, con invitados especiales como “El Jefe” Diego Fernández de Cevallos y los primeros gobernadores que tuvo el PAN como Ernesto Ruffo, Francisco Barrio, Carlos Medina Plascencia y Juan Carlos Romero Hicks, entre otros.