Opinion

-Recontratan a peligrosos policías

.

GPS / Columna

miércoles, 05 agosto 2020 | 05:00

-Firman 5 mil contra Fernández

-Sigue la CFE con la mano pesada

-Miguel y Pancho con hormigas en los pies

 

El lunes por la tarde el presidente seccional de El Charco, Carlos Ramos, cayó de sorpresa al director de la Policía Municipal, Gilberto Loya. Le cerraron la puerta por no tener cita. Le dijeron que lo llamarían luego, cuando el jefe lo pueda recibir.

El seccional acudió para intervenir en un caso grave de amenazas de un agente municipal contra un ciudadano (sus datos se deben reservar por razones más que obvias). 

Lo sorprendente fue que el elemento acusado era uno que hace cinco años había sido dado de baja por lo mismo, por presunto abuso de autoridad y hostigamiento contra unas personas.

Bastó una somera investigación de Ramos para darse cuenta que han vuelto a las filas de la Dirección de Seguridad Pública Municipal otros agentes corridos en el pasado. Sin explicación alguna les han abierto de nuevo las puertas a policías considerados corruptos.

Específicamente está el caso de dos agentes y un médico que detuvieron hace años indebidamente a un joven en el seccional de El Charco. Lo golpearon y amenazaron con matarlo si denunciaba, pese a lo cual siguió su proceso. Las investigaciones concluyeron con el despido de los policías y el doctor que certificó su ingreso a las celdas sin lesiones, cuando en realidad había llegado como Santo Cristo.

Ahora resultó que uno de esos acusados hace cinco años fue el mismo señalado por amenazas graves contra otra persona. Fue recontratado como si no hubiera exámenes, academias y expedientes de cada policía o expolicía de la corporación.

Por ello fue el reclamo que Loya no quiso atender a Ramos, a quien no le quedó más remedio que escalar el tema hasta los regidores.

 ***

Es el Colegio de Médicos de Chihuahua una organización integrada por 28 colegios de medicina y especialidades. Con ellos estampó Corral su firma en aquel lejano 2016, en un compromiso que muy pronto olvidó.

Están circulando un documento fechado el pasado día lunes que hace del conocimiento público y del mandatario que no están de acuerdo con la designación de Eduardo Fernández en la Secretaría de Salud.

“No coincidimos en su decisión de colocar al frente de la Secretaría un profesional que no cumple con las expectativas y las competencias necesarias anteriormente acordadas”.

Se tardaron pero lo hicieron justo al cumplirse una semana del nombramiento. 

Si los 600 médicos firmantes con Olga Ponce parecían pocos, ahora se suman cinco mil más con esta manifestación de inconformidad que no es menor ni debe despreciarse, como de manera olímpica se ha hecho.

La impericia parece ya cobrar factura. Las anunciadas medidas desde la semana pasada continúan detenidas, como si el Covid pudiera esperar, en una crisis de salud ya con 941 muertos y la economía destrozada.

Las carreras en Satevó, ante un ayuntamiento panista omiso, que tuvieron que ser suspendidas son muestra de ese descontrol. Ni en casa operan. Es evidente la ausencia de liderazgo.

*** 

Los montos por el consumo doméstico de electricidad se dispararon en los últimos dos bimestres, como consecuencia del intenso calor. Los aparatos de aire lavado y una mayor permanencia de las familias en sus hogares, fueron el factor decisivo.

Los ciudadanos se encontraron con la muy mala noticia de que la Comisión Federal de Electricidad les facturó hasta cinco o seis veces los montos históricos, pues lógicamente excedían el límite permitido para el subsidio de verano.

Pero si esto fuera poco muchas familias también tuvieron la mala noticia de que en la Junta Municipal de Agua y Saneamiento se sirvieron con la cuchara grande, lo cual resulta incomprensible cuando en muchas zonas de la ciudad el tandeo se incrementó. Ni para el tinaco es suficiente.

Los cobros se hacen al ojo de buen cubero, pues los empleados de la JMAS hace meses que no hacen rondines por las colonias para leer los medidores.

En estos asuntos socialmente sensibles hay ojos cerrados de la autoridad ante el calorón insoportable. No hay subsidio alguno que atienda las peculiaridades del desierto.

Debería “El Pony” Lara, presidente de la Junta Municipal, enviar su grandiosa idea del año pasado a Manuel Bartlett, el titular de la CFE, aquella frase escrita con letras de oro, imborrable en la memoria colectiva, cuando propuso que se apagaran los aires acondicionados, cuando el diablo está planchando.

 *** 

No estuvo exenta de polémica la visita del embajador norteamericano, tanto así que incluso fue escenario de disputa en redes sociales por un tema doméstico del vecino país.

Todo provocado por un peculiar cubrebocas que algunos atribuyeron al diseño de una bandera confederada.

El embajador Christopher Landau posó con el original diseño hace apenas unos días, al anunciar su viaje a Chihuahua. De inmediato arreciaron críticas por el uso de lo que es considerado un símbolo de la esclavitud y de los supremacistas blancos.

No tardó el representante plenipotenciario en aclarar que eran los colores de la bandera norteamericana y no una bandera confederada, elaborada por artesanos de Tlaxcala. La explicación es del mismo embajador en imagen tomada de su red social y publicada en la versión digital de GPS.

 *** 

Andan Miguel La Torre y Francisco Salcido literal de la mano por las colonias populares, haciendo activismo y construyendo proyecto político.

Apuestan a salir bien en las encuestas para buscar algún puesto de elección popular, incluso por la vía independiente. 

Los elogios entre ambos han sido prolijos, puro derrame de miel. Las palabras de Pancho lo dicen todo, en imagen que tomamos de su red social.

El problema es que ambos son tránsfugas de sus respectivos partidos y por lo tanto se convierten en poco confiables; Pancho del PRI; y Miguel, del PAN (hoy, anoche con un grupo y mañana amanece con otro; pasado mañana no se sabe).