Opinion

-Regateó a productores valiosa información

.

GPS / Columna

viernes, 11 septiembre 2020 | 05:00

-Falta de respeto a deudos de Jéssica

-Las interrogantes de una lectora de GPS

-Luis Aguilar guarda su puertita de escape

 

Es digno de revisarse con lupa el largo monólogo que el gobernador dedicó ayer por la mañana en el espacio del pseudo-programa Chihuahua Seguro.

Claro, no hubo seña alguna ni rastro de ningún representante de seguridad del estado ni de la federación, como hasta hace una semana ocurría, presumiendo de una coordinación a punto de turrón.

No estuvo ahí ni el delegado de la Fiscalía General de la República ni el responsable de la Guardia Nacional en Chihuahua, ni el general de la Quinta Zona Militar.

Lo que sí hubo son revelaciones que no habíamos escuchado en los tres años de administración de Corral, y de dos en lo que va del gobierno de Andrés Manuel López Obrador.

Ahora resulta que en el tema del agua brotaron datos y más datos, en voz del responsable de la Junta Central de Aguas, Oscar Ibáñez, que ni pío había dicho en silencio sepulcral durante los últimos meses. Hasta porcentajes de evaporación del agua en su camino a las presas internacionales de pago.

También fue abundante la información de riesgo de pérdida en múltiples cosechas, por parte del Secretario de Desarrollo Rural, René Almeida Grajeda, a quien ni en foto se conocía.

El secretario fífí-fresa, Fernando Mesta, se fue a la yugular con el tema de la seguridad, en particular en contra de la Guardia Nacional, por las acusaciones vertidas a nivel nacional de haber orquestado la toma de la carretera en Villa Ahumada y de la presa La Boquilla.

Esas revelaciones, a las cuales el gobernador agregó adjetivos mil en contra del presidente, constituyen información que había sido mantenida oculta, cuando los agricultores la necesitaban en su negociación con la Conagua. Eran oro molido esos otros datos y fueron simplemente escondidos.

Sólo que ahora se dan a conocer, cuando el conflicto ha escalado a tal grado, mientras él, irresponsable hasta la médula, juega al federalista, con una entidad que se incendia y surge el primer muerto por el conflicto del agua.

En ese contexto, las expresiones presidenciales de la mañanera, que hablan de la estrategia con Fernando y Reyes Baeza, cayeron como balde de agua fría. Corral le hizo al Maquiavelo cuando no ha pasado de la segunda página de El Príncipe. Ni siquiera el prólogo.

No sólo se fue contra Andrés Manuel -a quien dijo tácitamente mentiroso- sino también contra Olga Sánchez Cordero, la Secretaría de Gobernación y el personal de Relaciones Exteriores que le ha abierto la puerta por órdenes de Marcelo Ebrard. Pateó el pesebre sobre el cual se ha colgado obsequiosamente.

Ahora sí, el gobernador agarró el rehilete y le dio vuelta, terminando de ensuciar su relación con los operadores presidenciales, con los cuales traía un lucrativo doble juego que al parecer toca al principio del fin. Las mentiras caen por su propio peso. No tarda en doblarse de nuevo.

 *** 

Las investigaciones por el homicidio de Jéssica y las lesiones a su esposo, avanzaron pero en medias verdades y tonalidades escurridizas. 

En la operación justicia para Chihuahua fueron prolijos en esquemas y diagramas para explicar con peras y manzanas las tropelías de la anterior administración.

En el Covid meten láminas de power point hasta el cansancio. Pero en este tema, teniendo la información, la esconden y se van por la vía fácil de la descalificación y las generalidades. Falta de respeto e insensibilidad total hacia los deudos.

No hay elementos de la Guardia Nacional ni detenidos ni presentados. De las armas se dice que están bajo resguardo igual que los vehículos, pero no han sido presentados ni las periciales exhibidas.

Las pruebas de balística ya deben por supuesto estar listas, pero no se presentan públicamente, lo que da a entender que sigue jugando el gobierno estatal con el timing político, con una joven madre de familia tendida en su lecho de muerte, y llorada por sus amigos y familiares.

Debe la investigación realizarse y concluir en Chihuahua, para hacer justicia, pero desafortunadamente hay signos de que vendrá alguna negociación en lo oscurito, a la que nos tiene acostumbrados el nuevo amanecer, y el asunto de pronto terminara atraído por la Fiscalía General de la República, camino de la impunidad, bajo la sospecha de algo muy chueco.

 *** 

Una de nuestras lectoras nos envía, junto con atentos saludos que por supuesto le regresamos de manera cordial, la siguiente pregunta:

 “La decisión que tomó el Sr. Javier Corral de separarse de la Conago fue como Gobernador del Estado y en qué se basó para hacerlo o tenía que haberlo consultado con la ciudadanía vía Congreso del Estado (con nuestros representantes, los diputados), (sic) disculpen mi ignorancia pero pienso que una decisión tan seria debe estar avalada y también la de formar una nueva agrupación la Alianza Federalista ¿Que no debía ser tomada por la mayoría de los ciudadanos del Estado de Chihuahua?”. 

Efectivamente, las decisiones más relevantes y que tienen una afectación en la vida de Chihuahua, deberían ser consultadas, si no por obligación jurídica, sí por sentido común y político.

La Conago, como todas las instituciones, formales o informales, están integradas por personas con alguna representación. No es el organismo el del problema, sino sus integrantes.

Diez gobernadores con voz y voto en un organismo, sea cual sea, son una fuerza de gran peso en la vida nacional. El que es buen gallo en cualquier gallinero canta. El que no, como dijo el filósofo de Güemez, pues no.

Ayer hubo reunión de Conago. Pudo haber servido de escenario para tocar muchos temas pendientes, pero Corral lució por su ausencia. Su silla quedó vacía y su espacio colmado. Caprichos personales e intereses absolutamente facciosos ajenos al interés de los chihuahuenses.

 *** 

Ninguna necesidad tiene el Secretario de Desarrollo social del gobierno estatal, Luis Aguilar, de conservar su licencia viva en el Congreso del Estado.

La solicitud de extenderla por otros seis meses, no es otra cosa que la incertidumbre que embarga al gabinete estatal en vísperas del año de Gómez Morín...

Su suplente deberá seguir con el Jesús en la boca ejerciendo una función que él debería estar desempeñando, pero que desde marzo abandonó para entregarse en brazos de su ambición y las prebendas de una de las secretarías más políticas de la administración. Quiere dejar la puerta de escape abierta por algún extraño motivo. ¿Inseguridad frente a los altibajos emocionales del patrón?, indudablemente.