Opinion

-Robó el avión la poderosa “mafia del aire”

.

GPS / Columna

miércoles, 13 octubre 2021 | 05:00

-Salen Lucha y Cinthia a proteger al cínico

-Flaco favor le hace Blanca a Geo

-Dos premios de periodismo para El Diario

El sábado 10 de abril de este año, a las 23:30 horas, fue robada del aeropuerto internacional Roberto Fierro una avioneta Cessna TTX modelo 2014, la cual estaba asegurada por haber ingresado sin papeles a territorio mexicano, proveniente de Estados Unidos.

Fue un robo de casi 15 millones de pesos. El monto hace suponer que no fue algo espontáneo sino cuidadosamente planeado, que debió contar con la colaboración de varias personas.

Pues bien, medio año después de los hechos y aunque todavía no hay definiciones claras de la Fiscalía General de la República, hay un área del Servicio de Administración Tributaria (SAT) que se coloca como punto clave de las pesquisas.

Se trata del Centro de Recursos y Servicios del SAT, cuyo subadministrador en Chihuahua, César Gerardo Siebert, se ha hecho el que la virgen le habla.

Después del vergonzoso hecho que puso en entredicho a las autoridades aeroportuarias, a la Fuerza Aérea y a la Guardia Nacional, ahora las miradas apuntan al funcionario federal, que casualmente se hizo pato con el resguardo de la aeronave.

Resulta que según la documentación oficial, Siebert mandaría el lunes 12 de abril una cadena para inmovilizar el pequeño avión, que ya tenía varios días asegurado con motivo de un procedimiento aduanero, pero seguía sin resguardarse como era debido.

La “mafia del aire” -como se ha hecho denominar un grupo que controla la entrada y salida de aviones en la capital del estado, sobre todo los que proceden de Estados Unidos- de alguna forma se enteró de la tardía decisión de Siebert y actuó en consecuencia.

Tan fuerte debe ser esa mafia, y tantos tentáculos debe tener, que la Cessna aterrizó en Presidio, Texas, todavía sin alerta de las autoridades mexicanas a las estadounidenses, las que tal vez ni enteradas están, hasta la fecha, de que pesa una investigación sobre la aeronave.

La pregunta es si esa mafia se saldrá con la suya luego de ridiculizar de esta forma a la Secretaría de Comunicaciones y Transportes que se supone es la autoridad del aeropuerto, al temido SAT, al Ejército y la Guardia Nacional, que han tratado de echarle tierra al espinoso asunto.

***

Bajo las enaguas de las redes sociales y de sus mujeres, amén de su conocida retórica pontifical, pretende esconder Javier Corral el desorden que dejó en su paso por la administración estatal.

Salió primero su esposa, Cinthia Aidé, mofándose de las quejas por tortura que se han estado filtrando en los últimos días por los expedientes equis.

“Tortura en #CUU con @Javier_Corral? Vaya! Tiene que haber sido una “tortura” -tras haber aceptado dinero público o bien haber participado en la maroma- regresarle al pueblo chihuahuense el producto del cochupo y la mordida”.

Ese tema es harto delicado. Ella estaba en el cuarto del lado. Tiene mucho qué decir con respecto a las conductas ilegales atribuidas al corrupto exgobernador y a sus fiscales, ministeriales y agentes del ministerio público.

También salió Lucha Castro en defensa de su amigucho. “La dignidad es tu escudo, la autoridad moral y valentía es el bagaje que construiste con tu quehacer político de congruencia y honestidad hace más de 30 años. Esa historia de vida no se destruye con litros de tinta de campañas de desprestigio pagadas con dinero de la corrupción”.

El problema es que el exgobernador saltó como chapulín de un cargo a otro, hizo chilar y huerto en el partido y fuera de él, siempre protegiendo sus intereses. Traicionó hasta a sus más cercanos sin un ápice de remordimiento ni aflicción. 

Cero dignidades en quien se entregó a la 4T en el último reducto de su gobierno, cuando le fallaron todas sus jugarretas para descarrilar a la gobernadora Maru Campos. Sigue con vela encendida para acuerparse en la administración federal. Por eso el dolor por la exhibida.

De tristeza también “el hilo” que abrió en twitter. La primera desempolvada bajo la alfombra habla de tortura, deuda, derroche, manejo discrecional de recursos, y mucha perversidad en su manejo. Es mucho el cinismo, lo bueno es que dentro del partido y fuera de él lo conocen, con mayor razón quienes caminaron cerca de él durante los últimos años y terminaron decepcionados.

Se dedicó Corral a difamar y perseguir con el aparato de justicia, sin reparar en respeto a derecho humano alguno. Desde ahí decomisó y dilapidó bienes.

Y Lucha, pues de Lucha es conocido el chiquero de corrupción implementado en su paso por el Tribunal de Justicia.

***

Salió Antonio Pinedo con todo en contra de su amigo del alma Javier Corral, hasta con malas razones y palabras subidas de tono. Le dijo varón de vida galante, lo menos.

Pero es el burro hablando de orejas. Fue la de Pinedo una relación con Corral de altos y bajos, de elevados decibeles, peor que matrimonio.

Se le olvida cómo Corral tuvo que enfrentar un embargo por deuda del Semanario, y que lo encumbró con manejo financiero jamás pensado. 

No eran los mil millones de Duarte, pero se despachó con cuchara grande el manejo de los 200 millones cada año en que estuvo al frente de la Coordinación de Comunicación Social.

Necesita algo más que una entrevista para despojarse de los pecados que carga encima por su ayuda al corralato en la creación de campañas contra periodistas y medios de comunicación. Necesita cita con el MP para responder por el mal manejo y los contratos a su pareja sentimental y muchos otros asuntos donde con gran gusto hizo de comparsa.

Pero, además, serviría su visita a la Fiscalía para ponerle rostro y nombre al manejo desaseado, incluida la manipulación de los expedientes equis y otras linduras, donde fue partícipe indirecto, sin ningún escrúpulo.

No aparece en público porque legalmente es prófugo de la justicia.

***

Fueron entregados los premios de periodismo José Vasconcelos que organiza el Foro de Periodistas de Chihuahua.

Entre los nominados había varios reporteros y colaboradores de esta casa editora. Dos de ellos se llevaron presea. De El Diario de Chihuahua, Bernardo Islas; y del hermano Diario de Juárez, Luis Eduardo Loera, con excelentes trabajos en los géneros periodísticos de reportaje y entrevista respectivamente.

La entrega se efectuó bajo la anfitrionía de la gobernadora, Maru Campos; el Presidente del Tribunal Superior de Justicia, Pablo Héctor González Villalobos; y el alcalde, Marco Bonilla.

Hubo representación plural y de los distintos sectores sociales. En su discurso la gobernadora enalteció la labor de los periodistas y los conminó a continuar ejerciendo su labor con la misma dedicación y empeño.

Faltó a la cita Cruz Pérez Cuéllar, alcalde de Juárez, por cuestión de agenda de último momento. El dato no pasó desapercibido por la pasarela política normal del tradicional evento.

***

Poco le ayuda Blanca Gámez a su ex protegida Georgina Bujanda dando retuits a sus mensajes. Con ello no hace otra cosa que propiciar la discusión acerca de la cercanía insana entra ambas en términos de ejercicio político.

Es Blanca una pieza importante dentro del corralato. A pocas cosas le dijo que no, desde el principio de la administración, cuando fue presidenta y encabezó la ceremonia en la que tomó el exgobernador protesta aquel 4 de octubre de 2016.

Durante los cinco años fue una pieza importante de operación, tanto que Blanca ocupó también papel relevante en el Congreso, operando lo necesario para protegerlo.

Pública el Congreso un tuit con la imagen de la hoy presidenta del Congreso Georgina Bujanda, en relación con la necesidad de establecer actividades de promoción cultural y productos regionales de Chihuahua.

Flaco favor le hace Gámez poniendo su nombre sobre la mencionada publicación casi intrascendente, sólo poniéndose en la mira y generando incomodidad a la presidenta del legislativo, que trata de generar compromiso y reafirmar lealtad al lado de la gobernadora.