Opinion

-Rodará cabeza por viales violadores

.

GPS / Columna

lunes, 02 mayo 2022 | 05:00

-Suben descuentos sin subirles el sueldo

-En plena Tecnológico, la carcacha se descompone

-Acelera Municipio Presupuesto Participativo

Las denuncias contra agentes viales acusados de violación -historia que apenas comienza- parece cobrarán la cabeza del delegado de la Policía Vial, Ricardo Hernández, el supervisor mayor del área operativa de la corporación.

A cargo del funcionario se encontraba el agente procesado y los otros 24 viales que fueron sacados de las calles a labores administrativas, ante la sospecha de que pudieran haber abusado de su poder durante el turno nocturno.

El retiro obligado de Hernández, sin embargo, no ha sido tomado de la mejor manera por la tropa vial que sí está de acuerdo en sancionar a los malos elementos. Sobre todo no ha sido tomada como una buena noticia porque al parecer quedaría en su lugar otro peor.

Los viales aseguran que a espaldas del secretario de Seguridad Pública Estatal, Gilberto Loya, pretenden imponer en el lugar de Hernández a Víctor Sosa Cázares, quien es hermano de un policía bancario y de un funcionario de la SSPE a cargo de los bienes materiales.

La “dinastía” Sosa Cázares (así presumen ellos, la foto de redes sociales en versión digital de GPS), está encabezada por Jesús Isidro, quien tiene el cargo de administrador de compras y adquisiciones en la Secretaría de Seguridad.

Sus antecedentes no son los mejores. Basta citar que Marco Bonilla, hoy alcalde, lo corrió de la Dirección de Desarrollo Humano durante la administración municipal pasada, por detallitos no muy limpios en el reparto de despensas.

Ahora en un puesto alto y con otro hermano en la Policía Bancaria de la misma SSPE, Jesús es quien impulsa a Víctor a quedar como delegado de la Policía Vial, lo que ya puede encuadrar en el supuesto del nepotismo.

De darse el nombramiento que este fin de semana los viales daban como un hecho, puede enviar una muy mala señal a la corporación. Una designación así puede ensuciar la placa de los viales todavía más.

***

Desde donde ahora llegó la queja contra la directora del Instituto Municipal de Prevención y Atención a la Salud (Impas), Rosa María Hernández, fue del Instituto Municipal de Pensiones (IMPE) que dirige Juan Antonio González Villaseñor.

Resulta que se multiplicaron los señalamientos en relación a una serie de pagos y descuentos en el Impas, organismo recién creado en esta administración.

Según explican los quejosos, en enero se implementó un aumento del siete por ciento general a los empleados del Municipio.

De manera lógica, el IMPE (encargado de la seguridad social y servicio médico de los trabajadores) incrementó en esa misma proporción, en automático, los descuentos por concepto de servicio médico a la plantilla laboral.

Pero en el Impas, tal vez por la falta de orden que se ha denunciado en otras ocasiones, nunca aplicó Hernández el incremento de sueldo. Ah, pero eso sí, el incremento en la cuota por servicio médico sí se incrementó, costándoles en algunos casos hasta 500 pesos por quincena.

Los trabajadores de la nueva dependencia quedaron sorprendidos con la explicación que les dieron. No les dieron aumento de sueldo como a todos, pero sí les elevaron el descuento por el servicio del IMPE.

¿A dónde fue a parar ese recurso que estaba debidamente presupuestado por parte del instituto desde su creación? Las sospechas de manejos turbios en el Impas siguen rondando.

***

Se juntaron Javier Corral, “El Pato” Javier Ávila, Gabino Gómez, Óscar Castrejón y Blanca Gámez bajo la sombra de Lucha Castro para la presentación del libro “Una lucha colectiva”. Casi los vimos levantados en armas.

Textual, con sus letras, así expresado en el micrófono, la presentación del libro de Lucha, es un contra ataque, a la que dijeron es una “persecución”.

Los traen asustados las órdenes de aprehensión que dicen existen en contra de ejidatarios –muchos de ellos inocentes y manipulados- de los ejidos Constitución y Benito Juárez, azuzados contra los LeBaron, donde quemaron y destrozaron propiedad privada, en los días en que Martín Solís, con doble cachucha de funcionario de gobierno corralista y líder barzonista, hacía y deshacía con la complacencia y protección estatal.

Desde Barcelona, la exconsejera de la judicatura lanzó el grito que al unísono le contestaron en el pequeño y modesto auditorio del Centro de Derechos Humanos de la Mujer, un grito que callaron durante cinco largos años, el legítimo de “Vivas se las llevaron, Vivas las queremos”.

Gabino Gómez también lanzó su propio grito, organizando a los campesinos, por las supuestas órdenes de aprehensión. Pretexto inmejorable para tirarse al suelo, escondiéndose bajo el argumento del liderazgo en la defensa de los derechos humanos, que ya se les había olvidado.

Apenas salieron de la nómina, recordaron ahora sí la lucha de Lucha y se están reagrupando.

Sirvió la presentación para recordar aquellos años en que no le tenían miedo a “nada”, cuando enfrentaban jueces, abogados y actuarios, algunos de estos últimos pasados por tijera, trasquilados.

Luego el abuso, hacer a Lucha consejera de la Judicatura, con esas credenciales barzonistas, alejada del mínimo respeto a la ley.

Esa valentía se acabó, ya no hay protección, de quien le volvió a jurar querencia eterna, en la presentación del libro. Corral apenas expresó unas tímidas palabras, lejos de las bravuconerías a las que nos tenía acostumbrados.

Regresaron –con una Lucha detrás de la pantalla y con un océano de distancia- los discursos de impunidad, mentira, injusticia, persecución, violencia política, que acomodan muy bien desde fuera de gobierno, pero que en la administración estatal corralista desaparecieron por comodidad y conveniencia política.

***

Estamos muy lejos de una solución definitiva al problema del transporte urbano en esta ciudad, por los años de abandono y discrecionalidad con la cual se ha manejado.

Durante las dos últimas administraciones se permitió al pulpo camionero violar abiertamente la ley en específico la que se refiere a la antigüedad de las unidades, que debieran ser recientes, pero no lo son.

La imagen que nos envían es precisamente de una de esas unidades que, a ojo de buen cubero, como luego se dice, incumple con la normatividad.

Está el camión tirado en plena Tecnológico, hora pico; dos, tres de la tarde, obstruyendo el tráfico, y causando uno más de los embotellamientos a los cuales hemos tenido que acostumbrarnos.

Levantaron el cofre de la vetusta unidad como para echarle mecánica, ante la mirada fulminante y una que otra mentada de progenitora por parte de los molestos automovilistas.

Son unidades viejas, auténticas chatarras ambulantes, las que circulan en el transporte de personal y aún en la prestación del servicio público.

Con el regreso de la actividad casi al cien por ciento, por un verde continuado en el extinto semáforo Covid, se resienten las consecuencias de que anden circulando este tipo de unidades, que más bien, debieran pasar al kilo en lugar de seguir contaminando, causando problemas y accidentes.

Tema pendiente, el reordenamiento del transporte, que pasó los últimos años en la simulación y ambiente corrupto.

***

Tenemos capturas de pantalla de la pretendida reforma educativa planteada a nivel federal, al menos en algunas partes del diagnóstico que ha circulado profusamente en redes.

Hay muchos aspectos que han sido cuestionados, pero sólo nos refieren uno de ellos como botón de muestra, que trae de puntas al sector productivo y a los mismos especialistas en educación.

En particular el siguiente, que da al traste no solo con el sistema educativo, sino con los mismos procesos de modernización y desarrollo del sector público y privado.

“Se ha adaptado al terreno de la educación a través de un lenguaje calculador e industrial, en donde abundan expresiones como control de calidad, pruebas estandarizadas, reglamentación y docilidad del estudiante y competencias”.

Trasnochar ideológicamente para ir en contra del control de calidad y de la industria es un retroceso milenario en términos de administración.

Caen con esas afirmaciones muchísimos pilares productivos, uno de ellos, las normas oficiales mexicanas que son destrozadas, porque precisamente una de sus justificantes es buscar la estandarización de procesos para fortalecer la calidad en todos los órdenes.

La afectación entonces de eliminar y borrar del mapa curricular cualquier vestigio de control de calidad, nos dicen, va más allá de la compleja fase educativa.

Es golpe directo a la industria que, en Chihuahua y demás entidades del norte del país, son pilares del desarrollo.

***

Anduvieron funcionarios del Consejo de Urbanización Municipal recorriendo algunas colonias que resultaron beneficiadas con el programa Presupuesto Participativo.

La instrucción girada desde la cabeza del Ayuntamiento es que no pase más tiempo antes de que empiece a socializarse con los vecinos, para ir cumpliendo con los requisitos o bien, recabar sugerencias que tengan ellos mismos para realizar la pavimentación en el menor tiempo posible.

Hay claridad en que la ejecución de presupuestos a veces es lenta, por lo que se está pidiendo atender con celeridad el asunto. Por lo pronto se visitaron las colonias Los Frailes, Las Granjas, San Rafael y Madera 65.