Opinion

-Se derrumban las lealtades

.

GPS / Columna

sábado, 29 mayo 2021 | 05:00

-Pendiente IEE con apoyo a capacitadores

-Cierres para demostrar músculo

-Nada remoto que decline candidato del PRI

Al interior de Palacio de Gobierno las lealtades hacia Corral se derrumban. Aumenta la frecuencia de llamadas que reciben los operadores de Maru Campos realizadas por secretarios, directores o jefes de departamento que “se ponen a la orden”, y se comprometen a trabajar de sol a sol el día de la jornada electoral.

Algunos, incluso, revelan supuestas maniobras que el gobernador saliente está tramando para colocar piedras en el camino de la candidata el día de la elección. Los funcionarios están dispuestos a todo para mantenerse en el barco cuando cambie de capitán. Corral se va quedando solo.

Pese al llamado de cerrar a tambor batiente que hizo en pasados días, los flamantes funcionarios simplemente ya no les interesa las cuentas con las que habrán de finalizar. El trabajo de las dependencias está saliendo por el empeño que ponen los trabajadores de los eslabones bajos del organigrama, esos que no buscan un hueso, sino un empleo.

Quienes juraron seguirle, aquellos que aplaudieron sus decisiones equívocas y lo alabaron, se apartan de su lado ahora que ven la advertencia de fin del camino.

Afuera del Palacio, el ambiente es el mismo, y  claro ejemplo de ello es el trato que hoy en día recibe Corral de parte de un medio de comunicación que durante cuatro años se benefició del erario y del “cariño” que el gobernante le profesaba: el Canal 28.

El medio que al recibir contratos millonarios se convirtió en el canal oficial de Corral, desde donde se le alababa y bendecía, hoy poco falta para que lo trate igual que “al vulgar ladrón”.

Su director Sergio Valles muerde la mano de quien le dio de comer al tiempo que se pone de alfombra con los posibles nuevos jefes.

Es la historia de todo reino. El rey agoniza, pero ya  huele a muerto. 

***

Entre las pocas piezas del tablero que Corral aún puede mover, y hablamos solamente de peones, esta Ibeth Mancinas, quien en marzo pasado asumió la coordinación de comunicación social zona norte y que, por mandato, continúa disparando con su pluma en contra de la candidata del PAN-PRD, Maru Campos.

La funcionaria usa su posición de corresponsal de un medio de circulación nacional para lanzar los últimos golpes instruidos por Javier Corral. 

El más reciente es un artículo publicado esta semana, y en el que Mancinas retoma el tema de la nómina secreta.  Es sabido que ésta y otras acciones las gesta en su horario de trabajo, ocupando en ello tiempo que debería dedicar a la administración a través de la que devenga un salario pagado por el erario público.

***

A ocho días de los comicios, los capacitadores se truenan los dedos. Al cuarto para las doce les han avisado que el apoyo para gastos a los funcionarios de casilla se reduce al 50 por ciento, y que serán ellos quienes deberán dar la cara y explicarles que apenas recibirán para mal comprar los alimentos del largo día.

Los capacitadores habían ofrecido un apoyo de mil pesos para la jornada, un cálculo para comida digna, transporte y un  estímulo por su participación en las mesas de casilla. El dinero se les dijo, vendría de una aportación de recursos de 50/50 del Instituto Nacional Electoral y el Instituto Estatal Electoral. 

Sin embargo, en la recta final el IEE parece que no participará con la aportación prometida, pese a que el proceso se compone de cuatro elecciones de carácter estatal (gubernatura, alcaldías, diputaciones locales y sindicatura) y solo una federal, la correspondiente a los diputados para el Congreso de la Unión. Quizá falte apoyo del gobierno estatal.

La disminución del apoyo les prende un foco rojo, pues los capacitadores temen que eso pese sobre el ánimo de los funcionarios de casilla y que el día de la elección, deban andar a la búsqueda de suplentes a causa de la inasistencia.

Por lo pronto ya planean ir en bola a las oficinas del IEE, esperando una reconsideración por parte del instituto.

***

Tiempo de probar músculo. Ayer se intensificó la cascada de cierres de campaña y eventos similares se mantendrán hasta el próximo miércoles, el último día que tienen los partidos en contienda para la promoción del voto.

En el caso de la búsqueda de la gubernatura,  los dos punteros -Maru Campos de la Alianza PAN-PRD y Juan Carlos Loera, de Morena- llegan a la etapa final con cuentas alegres derivadas de sus empresas encuestadoras, y decididos a demostrar quien tiene más empuje.

Los dos tienen un reto, lograr la mayor concentración (incluso de espectadores en sus redes sociales) de un cierre en particular de campaña: el que realizarán en “la casa del contrincante”.

El equipo de Maru Campos se mueve para sorprender en Ciudad Juárez, donde los de Loera aseguran tener señorío, y el equipo de los morenistas analiza hacer lo propio para dar manifestación de fuerza en la capital, territorio que se considera de la candidata panista.

Maru se la rifa hoy en la frontera con su cierre de campaña programado a las siete de la tarde, en las calles De las Torres y Palacio de Mitla, y donde se espera sea un buen gancho la presentación del cantante El Bebeto.

Loera cerrará en Ciudad Juárez el miércoles, pero afinan fecha para previo a ello hacerlo en la capital. Versiones apuntan que será mañana domingo.

***

Carlos Borruel recibió una ola de críticas esta semana al salir a juzgar públicamente la decisión de Chela Ortiz, candidata del PRI, de promover el voto a favor de Campos.

Con la camiseta de Morena puesta, y la azul seguramente en el cajón del olvido, Borruel utilizó términos como fracaso, desesperación y poco faltó para que hablara de “incongruencia” mientras las orejas le iban creciendo.

Además llamó a los priistas que pudieran sentirse heridos por la determinación de su candidata, a sumarse y a votar por Morena. Creyó que podría llevar agua a su molino, pero lo que recibió fueron comentarios en contra recordándole su propio chapulineo.

***

Algunos andan temerosos de que vaya a declinar de repente el candidato del PRI a la alcaldía, Sergio Carrillo, pero no tanto por los nulos efectos políticos que pudiera tener, sino porque los vaya dejar colgados con servicios que le brindaron.

La campaña del dueño del Grupo Keila comenzó a hacer agua desde el principio, pero aún así le siguieron dando crédito en los pocos materiales de promoción que utilizó para llevar su mensaje a toda la gente.

Aunque el candidato Carrillo presume que le mete de su bolsa al proyecto, la realidad es que tiene patrocinadores del sector privado a los que no ha rendido cuentas. A la vez arrastra ya algunas deudas con proveedores.

No se dan cuenta unos de otros, los patrocinadores y proveedores, pero ya andan versiones que con ambos grupos tiene cuentas pendientes.

Por eso es que ni unos ni otros se tragaron el encendido discurso que dio en el PRI cuando Graciela Ortiz anunció que se sumaría al proyecto de Maru Campos. Eso de que le ha costado su vida y su dinero el proyecto por la alcaldía fue tomado como mero cuento por los que le conocen.

Si a eso se suma el impacto del embargo a su empresa por un juicio laboral perdido, crece el nerviosismo en los sectores que ingenuamente le apostaron a quien pensaron podía pelear por el ayuntamiento y ahora corre el riesgo de terminar incluso lejos del tercer lugar.

Así, tienen miedo de que vaya declinar, ya sea públicamente o de facto, pues saben que al final de cada campaña perdedora quedan muchos colgando de la brocha por la falta de pago. Lástima por quienes le dieron crédito financiero o moral a su proyecto.