Opinion

-Se esconde en enaguas de la confidencialidad

.

GPS / Columna

viernes, 21 enero 2022 | 05:00

-Nomás Marco muestra su patrimonio

-La difícil decisión del Consejo de Salud

-Otra vez Chihuahua en top ten de homicidios

Tiene Javier Corral en la transparencia la solución a lo que él llama una campaña en su contra, por la difusión de todas las dudas justificadas que existen acerca de la legalidad con que actuó al acreditar requisitos para ocupar puestos públicos durante más de dos décadas, y que aún hoy en día, en estricto sentido, le impiden ocupar cualquier alto cargo sin renunciar a la doble nacionalidad.

Pero sabe que ahí, en la letra chiquita, se encuentra el diablo. Cualquier paso que dé al respecto lo hunde más en el lodo de su mitomanía. Por eso jamás de todos los jamases difundirá el original de su renuncia a la nacionalidad norteamericana, trámite inconcluso, con el cual pensamos obtuvo el certificado de nacionalidad allá en el lejano 1991.

Jamás tampoco difundirá el contenido del expediente entregado en cada una de las ocasiones en que se postuló para candidato a diputado local, diputado federal, senador y gobernador.

Pensamos que no lo hará porque, también es sospecha, ha utilizado de manera alternada, para la conveniencia propia, dos registros de nacimiento, uno levantado de manera ilegal para hacer constar su nacimiento en Juárez, y el otro, en el cual se acredita su nacimiento en El Paso.

Tratando de hacerse el transparente, publicó la carátula de su pasaporte en un afán de desmentir las acusaciones en su contra. Craso error.

Para empezar ese pasaporte jamás lo utilizó para entrar a Estados Unidos. Debió siempre identificarse con toda seguridad como ciudadano americano.

En dicho pasaporte la Clave Única de Registro de Población, la famosa CURP, corresponde al segundo registro, en el cual se establece su nacimiento en El Paso. 

¿Será esa misma CURP enlazada al registro de nacimiento, la misma que usó al solicitar registro a los diversos puestos de elección popular? No lo creemos, más bien utilizó la anterior, la que lo ubicaba en Juárez como su lugar de origen, para evitar suspicacias.

Si utilizó la de El Paso, hay hasta responsabilidad en los órganos electorales, que debieron haber verificado la legalidad del certificado de nacionalidad. Está en un atolladero, al filo de la responsabilidad penal.

Insistimos, una solución ante la opinión pública es la transparencia completa, pero no lo hará, como también se ha negado en ocultar su paso por la Universidad de Sinaloa, donde obtuvo finalmente su licenciatura en Derecho y Ciencias Sociales, como sospechamos, sin pisar el aula. Su licenciatura tiene también una larga cola, como muchos de sus actos en los que ha intervenido.

En el colmo de sus mentiras, piensa que le sirve más al presidente fuera del gobierno. Imposible no reír ante tal desplante. La realidad es que no puede ocupar ningún cargo, porque está impedido, y en AMLO difícilmente encontrará comparsa.

La cobija de impunidad en la que se oculta es la confidencialidad legal de todos los trámites de nacionalidad.

***

En los primeros meses de los nuevos gobiernos municipales, nomás la administración del alcalde Marco Bonilla ha transparentado el patrimonio personal de los funcionarios con la declaración Tres de Tres.

En todo el estado no existen más ejemplos de este tipo. Muestra la declaración fiscal, de intereses y patrimonial de quienes ocupan los más altos cargos públicos, del presidente municipal hacia abajo.

La herramienta la inauguró Transparencia Mexicana y el Instituto Mexicano para la Competitividad, pero fue muy popular hace algunos años. Luego quedó en el olvido, nomás pasó la modita.

Más allá de lo que obliga la Ley de Transparencia se encuentran algunos detalles que muestran la situación general de cada servidor público mediante el esquema Tres de Tres.

El reporte de bienes de cada funcionario, de sus intereses legítimos empresariales, familiares o sociales y de su situación fiscal, resulta útil para medir la evolución de cada uno de los que ocupan responsabilidades públicas y hacen carrera en este sector. De ahí su importancia. 

Claro, es una cuestión de ética y moral públicas más que de legalidad, pues va más allá de transparentar lo que la norma, muy limitada, obliga a los funcionarios.

Lejos del morbo que levanta ver quién es más pobre o más rico de los integrantes de un gabinete como el de Bonilla Mendoza, lo relevante está en seguir cómo evoluciona el patrimonio público de un funcionario, que debe ir acorde con sus ingresos legítimos o de lo contrario genera sospechas.

Lo malo es que nomás el capitalino se ha animado a mostrar su declaración y publicitarla mediante el principal enlace que tiene la administración municipal con la sociedad, el sitio oficial y público del que dispone en la red.

A nivel nacional también son pocos los municipios que han llegado a ese nivel. El dato es bueno para la capital, pero preocupante para el resto de la entidad y buena parte del país.

***

Difundió el Secretariado Ejecutivo de Seguridad Pública el reporte mensual de incidencia delictiva, cerrando el 2021 con los datos de diciembre.

La disminución en homicidios es muy pequeña en relación al año pasado y al antepasado. Tomando como referencia 2018, seguimos con números ascendentes de las condiciones en que entró la presente administración federal.

Chihuahua sigue en el top de los homicidios, junto con Guanajuato, Baja California, Michoacán, Estado de México y Jalisco.

Fue diciembre, con 197 homicidios a nivel estatal, el quinto mes en número. Siguen sin dar resultado los operativos, con presencia federal aún mínima.

***

La revista Lancet es probablemente una de las más prestigiadas en la difusión médico- científica a nivel internacional. Difícilmente se le acerca alguna otra publicación, por su seriedad y profundidad.

Se hizo un escándalo el año pasado, a finales, cuando se publicó el artículo que destroza la política adoptada por el gobierno federal en materia de Covid, pero de manera desafortunada aún señaladas las deficiencias, aún continúan causando estragos en la atención a la pandemia.

Siguen siendo ausentes las pruebas en el número que debieran aplicarse, muy lejos de la posibilidad de las personas de escasos recursos económicos, y sin que las instituciones de salud de todos los niveles dispongan una solución al respecto.

La federación está trasladando la responsabilidad a los estados…y lo peor, a los municipios, quienes carecen de los recursos para hacerle frente.

***

La reunión del Consejo Estatal de Salud no tendrá problemas en prorrogar el regreso presencial a clases, si se basa estrictamente en la estadística reciente. Es prueba más que irrefutable de ir pero con prudencia.

Ómicron está resultando una variante de extraordinaria propagación. Nada más en lo que va del año, en veinte días, se han presentado 15 mil 756 contagios, un 14 por ciento de los 108 mil infectados desde marzo del 2020.

Pero, además, la última semana ha sido tremenda. La mitad de esos quince mil contagios en siete días. La tasa de contagios por cada cien mil habitantes es de 162, altísima en comparación a los últimos sesenta días.

Ha resultado también cierto que Ómicron en proporción a Delta presenta un cuadro menos grave estadísticamente hablando, pero dado el volumen de contagios, los hospitales van que vuelan en su ocupación.

Ya vamos en camas de internamiento general en un 67 por ciento, y en camas con intubación, casi en un 40 por ciento.

Más valdría ser cautos y no escuchar las voces que presionan en términos políticos por una activación incongruente de más de un millón de personas en escuelas, mientras el semáforo Covid va corriendo al colorado.

Ayer continuó la misma tendencia alta de contagios. Nada más 1,366 nuevos contagios con diez personas fallecidas, en un contexto de casi el 50 por ciento con una dosis y muchos sin ninguna.