Opinion

-Se va “Igor” a la yugular de doña Olga

.

GPS / Columna

viernes, 15 mayo 2020 | 05:00

-Madera sin momento de descanso

-Sigue Vialidad predicando en el desierto

-Lucran con vacíos estafadores de “chuecos”

Irónico, con esa sonrisilla sarcástica, se fue a la yugular. Señaló en el programa oficial de Covid, que transmite el Estado, el error cometido por la Secretaría de Gobernación federal con la publicación de un borrador del Consejo Nacional de Salubridad relativo a la nueva normalidad.

Para un medio de comunicación es normal destacar con picor esos deslices, pero no en medios oficiales.

Fue Manuel “Igor” del Castillo, quien cobra como Coordinador de Comunicación Social del Gobierno del Estado, el que lo hizo para tratar de justificar el error por el falso positivo de Covid del director de la clínica 66 del IMSS, oso monumental cometido por Arturo Valenzuela. La lógica es impecable como exquisitamente maliciosa: si lo hace Gobernación por qué no nosotros.

No había necesidad alguna. Pero le ganó el falso impulso periodístico olvidando que no es él quien habla, en lo personal, sino la institución. ¿Tendría ganas Javier Corral de enviar una pulla a Olga Sánchez Cordero hasta el Palacio de Cobián?

La respuesta la tiene “Igorcito”.

***

No ha tenido ni un momento de tranquilidad el extenso municipio de Madera durante lo que va del año. La ha pasado su población en un continuo baño de sangre.

Los cinco cuerpos localizados sin vida en un camino vecinal corresponden a personas levantadas de un aserradero por un grupo fuertemente armado que se mueve con total impunidad.

Pero no es el único hecho violento ocurrido en la zona. El año empezó con el incendio de casas y vehículos, sembrando terror.

Hace poco más de un mes, fueron 19 los asesinados en un topón entre grupos armados que pelean por el control de la región.

Ausente la presencia de autoridad alguna de todos los niveles. El Estado todos los días pregona la existencia de seguridad que es nula.

Vienen y van los cambios en mandos policiacos, y la omisión que también es complicidad es la carta de presentación.

Esos grupos armados pasean por la zona en sus camionetones sin que nadie les diga nada. La policía municipal administrada por panistas es impotente al respecto. El resto de los cuerpos policiacos sólo aparece cuando hay que levantar cadáveres y reportes.

Emilio García Ruiz, el flamante secretario y el nuevo encargado operativo de la CES -en vías de extinción- no han terminado de agarrar el cargo, menos el toro por los cuernos.

Quiere el año de Hidalgo a manos llenas pero sentado en su oficina.

***

Es una medida desesperada la de colocar a una mujer en la responsabilidad de dirigir a los oficiales del destacamento vial en la ciudad de Chihuahua.

Si los pantalones de un varón no fueron suficientes para meter el orden, ahora van por una fémina para enfrentar la cadena de corrupción y abusos existente. Indudable el mensaje de género en la decisión.

Por supuesto, méritos tiene para ocupar el cargo María Luisa Villalba, con trayectoria de más de 10 años en la corporación.

Pero bien a bien no se sabe realmente el nivel jerárquico que tendrá.

Creemos que tendrá un nivel medio. No caerá en ella toda la responsabilidad y estará sometida a los mismos personajes de siempre que seguirán en los hechos dirigiendo la corporación.

El reto es mayúsculo aun en el ámbito que le toca. Salen chispas de corrupción por todos los rincones.

Son dos los oficiales de tránsito detenidos por una violación cometida en contra de una conductora, en un asunto que es un escándalo por la protección que se les brindó desde las altas esferas. Pasaron semanas y semanas de protección sin que nada ocurriera, pese a lo flagrante del delito. Esta debe ser la gota que derramó el vaso.

Pero sólo es una muestra de las arbitrariedades cometidas, en las cuales debe llegarse al fondo. De lo contrario, la nueva jefa estará en un auténtico brete, caer en la práctica cotidiana de la mordida o enfrentarse a la estructura que se niega a cambiar. Con tanto año en la corporación ella misma no debe desconocer el quién y el cómo.

Los cambios deben ser de otro nivel. Las resistencias son muchas como grande es el negociazo.

Esta decisión es como predicar en el desierto. El problema es la dirección. Mientras Javier Palacios continué en el puesto, poco se podrá hacer.

***

Claro que no se les olvida ni un momento a Arturo Valenzuela, Gumaro Barrios y la comandanta Mirna Beltrán, que su sueldo lo paga la federación.

Existe alguna compensación estatal, pero es un arrimadijo. Las prestaciones a largo plazo y el jugoso sueldo vienen de México.

No son formal y legalmente empleados del Estado. Su cargo está colgado de la descentralización federal.

Por ello es muy difícil que contravengan las disposiciones federales en materia de Covid. Es más, a pie juntillas deben seguir las determinaciones de sus superiores jerárquicos.

Saben que Corral se va a ir en octubre del 2021 y la administración federal seguirá operando. Por ello es obvio que han construido una relación cercana con el comandante federal en la materia López Gatell, que es viejo conocido en esas lides.

Y también es obvio que seguirán las determinaciones federales. Gumaro Barrios así lo anticipó desde ayer.

Lo demás, aquello de ir en contra de los calendarios determinados desde México sólo es una posición política del gobernador que no tendrá mayor impacto. Berrinche desde la comodidad de Palacio.

El semáforo federal para el inicio de la nueva normalidad será aplicado sin chistar. La retórica del federalismo y autonomía estatal no se lleva con la nómina, que es pagada puntualmente, quincena a quincena, desde la tesorería de la federación vía cuenta productiva de servicios de salud de Chihuahua.

Por ello el calendario va sin problema. El 18 de mayo sólo escasos cinco municipios, insignificantes por población y resonancia económica podrán funcionar, Praxedis G. Guerrero, San Francisco de Borja, Dr. Belisario Domínguez, Rosario y El Tule.

El resto, si bien les va el primero de junio parcialmente, sino hasta julio o agosto. El panorama no es muy alentador desde el punto de vista económico.

***

El descontrol vehicular y las medidas aplicadas por la emergencia sanitaria han hecho que proliferen estafadores que ofrecen placas oficiales para vehículos “chuecos”.

Quejas en la Fiscalía Zona Centro y la Fiscalía Occidente delatan la existencia de bien organizados delincuentes que, ante el vacío de autoridad en materia de seguridad, lucran con la necesidad de quienes tienen unidades introducidas ilegalmente al país.

Se han hecho presentes los estafadores en municipios como Nuevo Casas Grandes, Zaragoza, Cuauhtémoc y hasta en Chihuahua. Ofrecen el servicio irreal de “plaquear” legalmente los “chuecos”, cuando es algo imposible de hacer a menos que cuenten con el pedimento de importación correspondiente.

Curiosamente ofrecen placas del Estado de México, Coahuila o Veracruz a los poseedores de vehículos en Chihuahua. Hasta dan facilidades de pago con un enganche en un trámite que llegan a ofrecer entre 3 mil 500 y 5 mil pesos.

Por supuesto que es una estafa, un fraude, debido a que los controles sobre los metales tanto en el estado como en otras partes del país son muy estrictos; no permiten la comercialización masiva de placas y los casos detectados son mínimos. A lo mucho llegan a ser robadas para sobreponerse en autos diferentes a los que corresponden en los registros oficiales.

No hay tampoco, de momento, la sospecha de que haya autoridades estatales o federales en la entidad vinculadas al evidente negocio ilegal de las placas. 

Pero desde luego que se presta a pensar mal dado que no todo el mundo está enterado de la situación y el caos que priva en el parque vehicular que existe en el estado.