Opinion

-Sigue la bacteria asesina en el Central

.

GPS / Columna

jueves, 31 diciembre 2020 | 05:00

-Finanzas presentadas como trabalenguas

-Rey Midas al revés en deuda

-Tortura en el caso Peñaflores

Ya se va a terminar la administración estatal y la Secretaría de Salud es incapaz de echar a andar la sala de cuidados intensivos del Hospital Central.

Resulta que la remodelación efectuada tuvo que ser echada abajo y de nuevo vuelta a construir, porque hay una bacteria que se resiste a abandonar su hábitat.

El asunto es comidilla en pasillos del nosocomio y de la misma dependencia de gobierno, debido a la inquietud soterrada que genera.

Es la bacteria Acinetobacter baumanii, considerada dentro del grupo de súper bacterias, que se caracterizan por su alta resistencia y sobrevivencia en hospitales.

Dicha bacteria es conocida como asesina bacter, es resistente a los antibióticos y agrava la salud de las personas que resultan contagiadas, provocando el peor diagnóstico y exigiendo mayor tiempo de hospitalización.

Es tan persistente que incluso puede quedarse en batas o cualquier protección de nosocomio, por lo que no es extraño que deambule de un lado para el otro.

La bacteria fue detectada desde hace tiempo dentro de los cuidados intensivos del longevo nosocomio, lo que motivó una necesaria remodelación, efectuada más a fuerzas que con ganas.

Sin embargo pese a la inversión no ha podido ser eliminada, a grado tal que mantiene dicha área inutilizada, pero además es foco de infección gravísimo.

Los que saben comparten que es probable que no solo sea dicha área específica la que se encuentra contaminada, por lo que el actual hospital Covid fue y es durante la pandemia en realidad un sitio de alto riesgo. Inaudito.

Carece de explicación, cómo sabiendo esta situación, los altos funcionarios de Salud determinaron convertir el vetusto edificio en el área especializada para atender pacientes de Covid, los cuales, debido a la gravedad de esta enfermedad, exigían las mayores condiciones de asepsia posibles.

No sería nada extraño que existiera alguna vinculación con los cientos de decesos ocurridos detrás de esas centenarias instalaciones construidas de adobe y cantera.

Más aún cuando aún se encuentran hospitalizados e intubados en dicho lugar cientos de pacientes con la enfermedad provocada por el Coronavirus.

Los funcionarios están más preocupados por salir en los programas de redes sociales que atender sus funciones con tan delicado asunto.

*** 

Está convertido en un auténtico trabalenguas todo lo que tiene que ver con finanzas del gobierno del estado.

En particular, el informe de movimientos de ingresos y egresos que se publica cada mes bajo la rúbrica del gobernador y del Secretario de Hacienda.

Su análisis es una tarea con un alto grado de complejidad, ya que no brinda certidumbre y claridad para un adecuado estudio. Son documentos muy mañosos.

Incumple con reglas básicas de consolidación financiera, al momento de utilizar la caja y bancos y el fondo fijo dentro de un supuesto balance.

Es sin duda, para los especialistas, irregularidad que no tiene nada de ingenuo, con una combinación de un balance general con un simple reporte de ingresos y egresos.

Con ello simula un estado de resultados, al manejar amortizaciones, en confeti con un balance de resultados, que incluye deudores y acreedores.

No se diga el concepto de deuda y su clarificación de cara a los chihuahuenses. Nula rendición de cuentas, elemental requisito en un estado que se dice democrático.

***

Es increíble pero a estas alturas de la administración existe deuda a corto plazo por 950 millones de pesos adquirida en los últimos meses por el gobierno del estado que aún es hora que no cumple con el requisito de registro ante la Secretaría de Hacienda federal.

El dato se contiene en el último reporte del Sistema de Alertas de deuda que lleva puntualmente dicha dependencia del gobierno de México y que es requisito esencial para llevar un control.

No es el único dato interesante en este conjunto de empréstitos, cuya garantía son los recursos propios cada día más mermados con motivo de un año para el olvido.

De acuerdo a dicho reporte, al tercer trimestre, pese a los pagos realizados, por lo menos 32 millones en amortización, la deuda se incrementó en 68 millones de pesos. Rey Midas pero al revés.

Claro, ni qué decir de los cinco millones de pesos pagados en intereses desde que se contrató así como los 18 millones en pingües comisiones, que se han embolsado los solícitos funcionarios e instituciones crediticias, que primero se hacen del rogar para autorizar créditos a corto plazo a Chihuahua sólo como estrategia.

Están como damas de la caridad, Bansi, Multiva y Santander, como amables prestatarios de dichos créditos, casi casi tocados por el espíritu navideño.

*** 

Lo que faltaba en el homicidio del director de seguridad pública municipal de Cuauhtémoc, Efrén Peñaflores, la Fiscalía Estatal se encuentra involucrada en actos de tortura.

Esta aún calientita la recomendación número 5s.1.036/2020, dictada por la Comisión Estatal de los Derechos Humanos, bajo la ponencia de la visitadora Zuly Barajas.

Deberá responder la Fiscalía por el arresto de un presunto involucrado en los hechos, que fue paseado por varios inmuebles y, de acuerdo con dictámenes periciales, habría sido golpeado hasta el cansancio.

El caso Peñaflores generó cuestionamientos de toda índole hacia la Fiscalía Estatal, porque fue asesinado a unas semanas de su liberación del Cereso Estatal, donde fue recluido, junto con casi todo el cuerpo policial de Cuauhtémoc, bajo la acusación de uso de armas de fuego sin autorización oficial.

Peñaflores pagó en aquel entonces los platos rotos de la negativa del alcalde Carlos Tena por someterse al mando único policial estatal, que había y ha fracasado sonoramente en todos los municipios donde se implementó la medida desde 2017.

*** 

Para dimensionar el golpe presupuestal que resentirá la capital el año próximo, de 305 millones de pesos, basta comparar el gasto de Obras Públicas, Seguridad Pública, Servicios Públicos y otras dependencias con el tamaño de dicho recorte.

El presupuesto recién aprobado por el ayuntamiento para 2021, en lo que tal vez fue la última sesión que encabezó la alcaldesa María Eugenia Campos, fue por el orden de los 3 mil 473 millones de pesos, un ocho por ciento menos que los 3 mil 778 millones aprobados para ejercer en 2020.

Esa caída representa, por ejemplo, casi todo el presupuesto que el siguiente año tendrá la Dirección de Obras Públicas, la cual ejercerá alrededor de 335 millones de pesos.

Igualmente es similar a lo autorizado el año corriente para la Dirección de Servicios Públicos Municipales (288 millones de pesos), dependencia que en 2021 habrá de resentir también la mayor baja de la que se tengan registros.

También ese recorte representa prácticamente la mitad de lo que ejerce Seguridad Pública Municipal en sus funciones operativas (alrededor de 615 millones de pesos).

La baja es significativamente alta y era eso, precisamente, lo que mantenía a Campos Galván con la preocupación sobre pedir o no licencia a su cargo. Ordenar el gasto y ver la forma de amortiguar el recorte era su última tarea y no la quería dejar pendiente.

Así, a partir de ahora es cuestión de minutos para que se separe de su puesto y comience su precampaña como aspirante a la gubernatura.