Opinion

-Sin traidores, votarán 20 contra Corral

.

GPS / Columna

jueves, 25 junio 2020 | 05:00

-El avión privado estrujó en red nacional

-Saca la casta la sociedad civil

-“El Caballo” da estocada de 250 millones

Los cálculos que salieron ayer de la oficina del coordinador de la bancada panista, Fernando Álvarez Monje, fueron totalmente desfavorables a la reforma electoral propuesta por el gobernador Javier Corral. 

Por ello se fortaleció la idea de la resignación a que el dictamen maniobrado por el presidente de las comisiones unidas de Gobernación y Participación Ciudadana, el priista Omar Bazán, sea votado como va, sin mayores intentos de voltearlo.

Es la expectativa que se tiene para hoy: si no hay traidores son 20 los votos que tiene en contra la reforma corralista, es decir a favor del dictamen tal como está. Aunque sólo bastan 17 para sacarlo sin contratiempos.

Serían, por lo tanto, los ocho votos de la bancada que dirige Miguel Colunga, los cuatro del priismo, dos del Partido del Trabajo, uno del Partido Verde y uno más de Encuentro Social, para sumar 16 . 

A esos opositores se sumarían cuatro de Acción Nacional, que declaradamente están en contra desde el principio porque observan el intento oculto de sabotear desde el Palacio de Gobierno la candidatura de la alcaldesa capitalina, María Eugenia Campos. 

Así, a favor de la reforma planteada y en contra del dictamen sólo estarían siete de los 11 legisladores del PAN; se sumarían el prófugo de la Confederación Nacional Campesina (CNC), Jesús Velázquez, el presidente del Congreso, René Frías Bencomo, los sufragios de Movimiento Ciudadano y una menor facción de Encuentro Social. 

Aventarse la jugada de cambiar el dictamen de las comisiones en el pleno, juntar votos en lo oscurito con dinero o hasta implantar una votación secreta, mediante cédula, iría contra la convencionalidad de la práctica parlamentaria. Y no sólo eso, sino que sería poco factible tener éxito.

El escenario más realista planteado al Palacio de Gobierno sugería doblar las manos y darle vuelta a la página. Si no cambian las cosas eso sucederá en la sesión convocada para hoy.

De última hora, Madero y Corral, que jamás han acudido a los ciudadanos para ser designados candidatos, recurren al conocido sitio Change.org mediante interpósitas personas. 

Llevaban 488 apoyos. Ni sus funcionarios y empleados más cercanos votaron. Sepa Dios dónde quedarían los empulgados canes de Comunicación Social. Otras iniciativas han recibido miles en pocas horas pero ahí nada. De ese tamaño es su resonancia social real y auténtica, fuera del discurso demagógico.

 *** 

Podrá decir lo que quiera, esgrimir mil pretextos y argumentos, pero la estrujada nacional por el uso de un avión privado para el viaje a Guanajuato tuvo necesariamente consecuencias políticas y debería tenerlas de carácter jurídico en la persona del gobernador. 

La imagen es un tuit del periodista Álvaro Delgado. “Austeridad? Qué estupidez. Que vivan los lujos con dinero público, que para eso son gobernadores del PAN”. Adorna el texto con una imagen de las aeronaves en Guanajuato, tomada por el periódico AM.

La Auditoría Superior del Estado y la Secretaría de la Función Pública están congeladas. En otros hechos actúan de oficio, incluso con medidas cautelares; en éste ni por enterados se dan de los hechos ocurridos hace ya diez días. Piden denuncias.

Corral ni se inmuta. El avión de su subordinado en la administración estatal, Ismael “Chacho” Rodríguez, utiliza turbosina, mantenimiento, hangar y un sin fin de detalles, junto con el piloto y demás arrimadijos.

Son decenas de miles de dólares los que cuesta un vuelo privado de esa naturaleza, que con desprendimiento, Ismael pagó de su bolsa.

Resulta que el “Chacho” siendo presidente, aunque sea honorario, de consejos de administración de órganos del Gobierno del Estado, y durante tres años, titular de la Coordinación Ejecutiva de Gabinete, devengando un salario nada despreciable. No deja de ser servidor público.

Existe por lo menos en el préstamo del Pilatus PC-12/45 necesidad de investigar entre otras muchas cosas, una especie de tráfico de influencias.

Por supuesto, una auditoría al hangar del Gobierno del Estado y el manejo de los insumos que por carretadas son consumidos en los viajes constantes del mandatario, para descartar el uso inadecuado de los mismos.

A los vehículos utilitarios les checan kilometraje contra consumo de gasolina de manera milimétrica cuando se trata de funcionarios de segundo o tercer nivel, no se diga al personal operativo. Pero estos controles se relajan en los más altos niveles de Palacio, tratándose del parque aéreo y sus insumos.

 *** 

Son las organizaciones de la sociedad civil y del sector privado quienes hacen los esfuerzos por adaptarse a la nueva normalidad, sacar eventos exitosos aunque sea virtualmente en el segundo semestre del 2020. La autoridad al margen y en ocasiones sólo mínimamente colaborativa.

Para la capital, la cancelación de ferias y convenciones ordinarias y otras de alto nivel fue por orden de las autoridades desde finales del tercer mes del año y, para estas fechas, las pérdidas son multimillonarias.

Como ejemplo está la suspensión de la XIII Conferencia Internacional de Minería, que se desarrollaría en abril con una derrama económica superior a los 170 millones de pesos. Súmele la cancelación de decenas de eventos deportivos, ferias, graduaciones, convenciones, exposiciones y muchas actividades más.

En principio se pensó sólo en postergar pero la pandemia obligó a la cancelación definitiva en este año, como es el caso de la Convención de Minería, pensada con nueva fecha para junio.

La Expogán está en veremos, cuya organización no es cosa que se logre en un mes o dos, por lo que ante la incertidumbre del progreso de la pandemia, no hay decisión oficial aún de arriesgarse o diferirla al 2021.

En sólo cuestión de semanas, fueron varias las instituciones que utilizaron la modalidad virtual para tratar de rescatar eventos. Se conoce de primera mano el anuncio de lo que llaman un Magno Evento, que es organizado por el Colegio de Contadores Públicos de Chihuahua, en una apuesta que pondrá a prueba qué tanto se asimiló el modo de videoconferencia en el mercado de la capacitación y actualización de colegiados y profesionistas. Más aún de capitalizar el esfuerzo y hacerlo viable financieramente.

Lograron convencer de sumarse a este proyecto a dos conferencistas de talla nacional, Leo Zuckerman y Erick Guerrero, quienes han llenado auditorios de Chihuahua en forma presencial. El reto es hacerlo virtual.

El magno evento será el 10 de septiembre y toma tintes nacionales, al ser respaldado por el Instituto Mexicano de Contadores Públicos. El volado está en el aire en un contexto de gran riesgo.

 ***

El alcalde de Parral, Alfredo “El Caballo” Lozoya, también se apresuró a tratar de meter mano en las reformas electorales que se preparan en el Congreso del Estado. Sin perder tiempo ayer mismo envió la petición aprobada por su cabildo para que en el año 2021 las campañas políticas se hagan sin recursos públicos.

Difícilmente los diputados se darán la estocada de 250 millones de pesos que les tocan de prerrogativas y recursos extraordinarios para campañas, pero de todos modos el parralense acudió de inmediato a entregar él mismo el acuerdo de la “Capital del Mundo” al Legislativo.

Fuera de las aspiraciones de Lozoya, la propuesta que hizo el cabildo tiene sus bases, como la sugerencia de actuar de forma responsable y extraordinaria ante la crisis que desató la pandemia. Cualquiera con algo de sensibilidad, que rara vez se encuentra en los diputados y los partidos, está a favor de que el gasto electoral se reduzca y se reoriente a la reactivación económica que habrá de exigir fuertes inyecciones de dinero para sobrevivir a la era pos-Covid. 

Básicamente es la exigencia de Lozoya, quien también pidió mejorar el sistema de fiscalización y la regulación de los topes de campaña, pues en la elección que le tocó vivir le revisaron con lupa hasta los chicles y las sodas, mientras que a sus rivales partidistas ni los voltearon a ver.

Con esto el alcalde parralense trató de no quedarse fuera en las manifestaciones por una reforma electoral que en verdad hace falta, pero no fue planteada a tiempo ni con la profundidad que merece.