Opinion

-Sólo es periodista el que adula a Palacio

.

GPS/ Columna

lunes, 18 marzo 2019 | 01:35

-Peniche encampañado...pero no por la seguridad

-En Pensiones Civiles impera el desorden

-Quien quiera el gobernador será ombusdman

Ese mecanismo de protección para periodistas que funciona en el Gobierno del Estado, con organizaciones proclives al nuevo amanecer y a sus aliados coyunturales de la defensa de los derechos humanos, funciona en la más completa opacidad.

Además, está alejado de los medios de comunicación y de los comunicadores, ajeno a una realidad donde todos los días se agrede la libre expresión de aquellos que no son adherentes a la línea de palacio de gobierno.

Desde su nacimiento tuvo como origen una posición de desconocer el sistema integral de protección a periodistas creado en la administración de Reyes Baeza, ignorado por César Duarte y hoy suplantado desde la voluntad estatal.

No concebía el gobernador un instrumento de protección a periodistas fuera de sus oficinas y con una integración enteramente propia, que podría manejar a su antojo.

Por eso, extrañó mucho al medio periodístico que Alejandro Encinas, el flamante subsecretario de gobernación federal, haya colocado ese mecanismo como ejemplo nacional para ser replicado por todo el país.

Más aún cuando tiene como mecanismo de funcionamiento la discrecionalidad de su titular, órgano absoluto del poder ejecutivo.

La denominado junta de gobierno -porque no es un organismo descentralizado- nunca fue integrada mediante convocatoria pública o consenso con las organizaciones derecho-humanistas o periodistas.

Es una demostración de personalismo y concentración de poder, que Javier Corral tanto se queja en Andrés Manuel López Obrador.

***

Si no es campaña entonces no sabemos qué es. César Peniche anda muy apurado entregando lentes por todo el territorio estatal.

No lo hace el personalmente, según supimos, pero está enviando a Javier Benavidez a realizar esta labor social.

Lo hace mediante un convenio con el Club de Leones, mediante el trabajo de reclusas del Cereso femenil.

Es muy loable la labor de la Fiscalía, pero su función no es esa. El Estado se encuentra incendiado, la persecución de los delitos por los suelos.

Los criminales andan libres, mientras ciudadanos son detenidos como responsables de delitos de alto impacto, para luego ser liberados, como acaba de ocurrir en el caso del comandante Matsumoto.

Esa es la labor que debiera atender la Fiscalía y no hacer campaña de presencia social con fines electorales.

Más aún, en todo caso, tendría que ser el DIF Estatal o incluso la Secretaría de Desarrollo Social, pero ¿la Fiscalía metida en esto?

***

En la Dirección General de Pensiones no hay quién ponga orden en la eficiencia para consultas con especialistas, desabasto de medicamentos y la subrogación de estos, a precios millonarios.

Y esto es así porque el Director Médico, Ángel Villaseñor, vive en otro mundo, mientras descarga su trabajo en Desiré Sagarnaga, quien es la verdadera operadora.

Hace chilar y huerto la doctora Sagarnaga con el médico Villaseñor, que es un parapeto, lo único que vale es su firma como responsable del área, pero carece de cualquier capacidad de decisión.

Manipulable como él solo, nos comentan que con tal de no mortificarse con la carga de trabajo que su puesto demanda, descarga su chamba en la doctora. Pero no es de ahorita.

Ha sido muy hábil el médico militar para permanecer en puestos directivos desde hace tres sexenios, sin sufrir menoscabo, gracias a su habilidad para no hacer nada.

Bueno, casi nada. Nos hablan de paseos acompañado de alguna joven conquista a bordo de su bello auto de colección, como su principal ocupación.

Devaneo cuya protagonista tiene en su propia área, según nos informan los chismosones que nunca faltan en ninguna oficina pública.

Se trata de un médico muy maduro, que gusta de la buena vida y el buen vino. El dato suena muy fuerte en los pasillos de pensiones.

***

No es la primera vez que sale al escenario Javier “El Pato” Ávila, para presentar alguna de sus románticas interpretaciones.

En You Tube encontramos una muy memorable realizada para recabar fondos para la Fundación José A. Llaguno.

Ahora volverá a presentarse, en un evento organizado por la esposa del gobernador, Cinthia Aideé Chavira, el próximo 22 de marzo.

El cartel respectivo anuncia “Javier Pato Ávila en concierto”, en una gala organizada en el Teatro de la Ciudad.

Obvio, no será gratuita. Tiene como fin recabar recursos para levantar el Albergue Indígena de Carichi, consumido por el fuego en diciembre pasado.

Las entradas están a 1000, 300 y 150 pesos, por escuchar al conocido sacerdote católico avecindado en la Sierra de Chihuahua, donde atiende su Parroquia.

Es a la vez funcionario honorario del Gobierno del Estado, integrante de la Comisión Ejecutiva de Atención a Víctimas, donde enfrentó una impugnación legal en contra del nombramiento por el carácter laico del Estado, en contradicción con su estado religioso como ministro de culto.

***

Con la convocatoria divulgada el fin de semana por el Congreso del Estado, para renovar la presidencia de la Comisión Estatal de los Derechos Humanos, el gobernador podrá colocar cualquier pieza a su antojo.

No existe en la convocatoria, defecto de origen en la ley, exigencia de perfil alguno en el próximo presidente o presidenta del organismo constitucional autónomo.

El apartado de requisitos, que es fiel reproducción del artículo noveno de la ley de la CEDH, apenas pide ser mexicano de nacimiento, en pleno goce de sus derechos, más de 35 años, no haber ocupado puestos de dirección partidista, gozar de buena reputación y no haber sido condenado por delitos intencionales.

La amplia auscultación que exige la ley y la mayoría calificada, son un simple requisito de forma para la imposición que se asoma para los primeros días de abril.