Opinion

-Sorpresiva figura con Loera en El Ángel

.

GPS / Columna

lunes, 31 mayo 2021 | 05:00

-Otra historia de terror en hospitales maternos

-Video: saca la casta el PRI de GyC y Guachochi

-“El barrio te respalda Corral”...¿Cuál, el de El Paso?

Llegó Juan Carlos Loera al cierre de campaña en esta capital, luego de recorrer la sierra donde realizó reuniones masivas. Varios miles lo acompañaron.

Reiteró las propuestas de saneamiento financiero, problema urgente en la entidad, así como atender salud, educación y construir la paz.

Se está jugando el candidato de Morena su destino, proponiendo un gobierno sin moches, austero realmente; ofreciendo reducir su salario a la mitad.

Cero viajes de lujo y paseos disfrazados de trabajo que nadie cree. Todo esto en alusión al ya saben quién de Palacio de Gobierno, a unos pasos del mitin.

Es un proyecto ambicioso, donde no habrá gobierno rico con pueblo pobre. Prometió.

El principal compromiso es el ataque a la corrupción y la atención a la gente. Buscará tarifas eléctricas bajas.

El aspirante sabe que en el tema de la seguridad uno de los aspectos fundamentales es atender a los policías, sus prestaciones, dignidad, en el fondo, de acuerdo a la propuesta nacional, atender el aspecto social, principal caldo de cultivo para la delincuencia.

Ofreció acabar con el PRIAN, en un costado de Palacio, en la Plaza del Ángel, donde tuvo lugar el magno evento, con las canciones de Intocable como fondo y entretenimiento de sus miles de seguidores.

Una presencia extraordinaria levantó comentarios en la Plaza del Angel, la del alcalde de Juárez con licencia, casi diputado federal por Morena, Armando Cabada. Suponíamos, solo como supuesto, que debió estar en la frontera acompañando en su cierre a Cruz Pérez Cuéllar, el candidato a la alcaldía juarense.

***

La historia es de auténtico terror, no solo por los hechos ocurridos aquel lejano dos de octubre del 2018, sino por las desatenciones, groserías y maltrato en el Centro Materno de Parral.

La clínica dependiente del Ichisal, sin personal adecuado y especializado en atención materna, lastimó y puso en riesgo la vida de una madre y de su recién nacido.

Jamás nadie de la Secretaría de Salud tuvo una atención hacia la señora y su esposo, ni hacia la familia. Los ignoraron por completo.

Y en el colmo por la mala praxis médica, el área jurídica se atrevió a contestar a la Comisión Estatal de Derechos Humanos, que la atención había sido adecuada y continua. Que eran ejemplo de atención y servicio...casi casi sacan las ISO nueve mil y cualquier arrimadijo internacional como la Joint Commission International, que por supuesto ninguno de sus hospitales está cerca de tener.

Por ese motivo debería indicarse también sanción para los leguleyos de la institución, junto con el personal médico y de enfermería, por el cinismo con que el que abordaron los hechos narrados en la recomendación 5s.1.009/2021, dictada apenas a principios del mes.

Tardó largos dos años y medio el organismo derechohumanista para dictar la recomendación, cuando no tenía vuelta de hoja desde un principio.

Eran tan evidentes las irregularidades en el procedimiento de atención, que la Comisión Estatal de Arbitraje Médico fue contundente al acreditar la gravedad de los hechos.

No solo hay responsabilidad del personal involucrado, sino también hay elementos para considerar una falla institucional, por no cuidarse desde los mandos medios y altos las condiciones en que se trabaja, sin camas suficientes ni personal especializado. Hubieran estado mejor algunas comadronas que quienes ahí despachan abusivamente.

El seguimiento a la atención médica de la paciente lo realizó personal de enfermería y fue desarrollado bajo vigilancia de médicos internos o generales, pésimos ambos, nunca por especialistas en ginecoobstetricia.

Se dieron medicamentos inadecuados y hubo negligencia al no dar un seguimiento cardíaco fetal cada cinco minutos.

El dictamen es una demostración del fracasado y venido a menos sistema de salud estatal. Si así estaba bajo batuta de un médico, no queremos pensar como lo entregará en septiembre el no médico y economista sin cédula Eduardo “El Higadito” Fernández, titular de la Secretaría de Salud.

***

Si por el nivel de estudios se eligiera a nuestros candidatos a diputados federales, probablemente muy pocos de ellos tendrían que estar ahí compitiendo.

Se dice que la competencia en los puestos gerenciales está en maestrías o doctorados...pero esto no aplica ni lejos para los cargos de elección popular.

Solo uno de los candidatos tiene un nivel de estudios de doctorado con titulación, lo que representa apenas el 1.6% del total; con maestría titulados son 6, el 9.8% y con titulo de licenciatura 25, el 40.9 por ciento.

Los demás dan lástima con licenciatura concluida, pero no titulados o licenciatura trunca, y de ahí para abajo, con alguna especialidad o incluso educación media superior y aunque no se crea, con apenas primaria.

Los punteros en la elección por distrito son una lindura. Debería decir en la boleta vota por un candidato con maestría o uno ¡¡apenas con prepa!!

En el distrito 2, un candidato con prepa o uno con primaria; en el 3, de perdida uno con maestría y otro con licenciatura, pero sin titularse.

En el 4, un candidato con titulo de licenciatura y otro que no ha podido titularse en ese nivel… y así todos los demás distritos.

En la imagen, el detalle por distrito y nivel de estudios.

***

Ni César Peniche, ni Ana Luisa Herrera, ni Fernando Mesta, nadie en el gabinete tuvo la ocurrencia de subir a su muro de face la leyenda de apoyo a la alicaída gestión gubernamental de Javier Corral.

El único que encontramos fue su compañero de correrías, cuando aún le quedaba ánimo para levantarse temprano y gastar tenis, subalterno y agraciado por nómina, Enrique Lomas.

Ahora, el estado de ánimo apenas aguanta para darse una escapada de flojera al golf.

El experiodista, hoy metido a burócrata de la comunicación, puso como imagen en su muro ¡Corral, tu barrio te respalda!

La imagen de un Corral sonriente, detrás la foto del ocurrente Enrique Lomas, y en otra la imagen de Cinthia Chavira de Corral.

Cada día es más evidente la soledad y ausencia de respaldo del gobernador, más aún cuando en una semana se definirá a su sucesor.

El mal humor real está muy lejos de esa imagen que Lomas presume. Sería bueno que aclarará cuál barrio...será el centro, este u oeste...pero de El Paso, en Texas.

***

No son imágenes del viejo PRI en sus mejores tiempos campañeros las que presentamos en versión digital de GPS, es el tricolor en los cierres de campaña de sus candidatos en la cabecera municipal de Guadalupe y Calvo.

Encabezan Julio César Chávez, a la alcaldía; y Noel Chávez, por la diputación en el distrito 22, con multitud de gente y algarabía como hace mucho no se veía.

Noel es el oxígeno del Revolucionario Institucional en un municipio nunca ganado por la oposición, donde el tono tricolor es el único que ha campeado.

Es el aspirante a la diputación con cabecera en Guachochi un impulsor del sufragio en la zona, en los municipios que componen el distrito, que ha recorrido en innumerables ocasiones.

El Distrito 22 es uno de escasos fuertes para el PRI rumbo a las elecciones que tienen su cita el próximo domingo. No es casualidad. Es trabajo de añales.

***

Bien dijo la semana pasada la abanderada priista Graciela Ortiz que llamaba a votar por la panista Maru Campos para la gubernatura, pero no dejaría a la deriva a los candidatos del PRI en el resto de la entidad.

Por eso el fin de semana, con el tiempo que le quedó libre al dejar de hacer su propia campaña, tomó en sus manos la logística y operación electoral en los 67 municipios y las 22 diputaciones que están en juego. Es su mero mole.

“Chela lleva los hilos... y punto”, tal cual fue el mensaje desde el PRI estatal dirigido tanto al interior como al exterior.

Durante los últimos días, Ortiz González se reunió con la dirigencia estatal, sectores y estructura operativa del tricolor. Antes se dedicó a bajar el shock que entre los priistas se generó a partir de su declinación de la semana pasada.

El discurso en general a los candidatos y sus equipos es que se trata de alcanzar un fin superior, que no llegue Morena a la gubernatura porque sería el acabose del país.

Fuera de la retórica ha puesto los puntos sobre las íes para conducir al tricolor al triunfo en 35 municipios de los 67, meta que se ha impuesto junto con los candidatos respectivos. A la fecha el PRI sólo gobierna en 21, así que el reto no es menor.

Sus resultados serán definitivos para, después del seis de junio, conducir lo que ha llamado la reconstitución del Revolucionario Institucional.