Opinion

-También adentro del PAN son llamadas locuras

.

GPS / Columna

lunes, 17 agosto 2020 | 20:07

-Vivebús o Bowí el mal servicio es igual

-Los depas subvaluados del gobernador

-Nada rentable sorteo del avión sin avión 

 

Existe en la estructura del PAN, la que sí trabaja, desde liderazgos de muy diverso calibre, una rebelión en contra de “las locuras” del gobernador. Así las llaman en público para que no haya confusiones.

Ha sido soterrada durante los últimos años, pero ya es más que evidente. Está a flor de piel y es inocultable. Incluso algunos de ellos no desconocen las represalias que pudieran sobrevenir por su libre decisión.

Están trabajando ellos de la mano de María Eugenia Campos, construyendo el proyecto para el 2021.

Lo mismo en los principales municipios como Chihuahua o Juárez, que en Jiménez, Camargo, Parral o Cuauhtémoc.

En la reciente gira por Jiménez, Maru fue atendida por líderes albiazules, nada menos, que por la cabeza del partido.

“A ver si no me corren de presidente del PAN en Jiménez”, publicó Luis Medina, en su red social, donde aparece con una foto de Maru y en otra diferente con Ricardo Anaya.

El miedo no anda en burro. Se siente en el ambiente la consigna de impedir el crecimiento de la aspirante.

“Es más penado -continúa Luis- estar en contra de las locuras del gobernador que ser malandro o tener nexos (dentro del PAN Rocío Gallegos sí)”, deslizó.

Sería un muy mal mensaje que se materializaran esos temores expresados por un activo importante del partido en el poder en Chihuahua.

Más que una burla la publicación tiene un sabor a dejar evidencia por lo que pudiera ocurrir en represalia por generar espacios democráticos.

Pareciera que la democracia es un elemento ajeno y distante.

 *** 

Los jefes o directivos de Transporte del Estado regañan a empleados y choferes cuando los escuchan decirle “Vivebús” a los camiones que circulan por la ruta troncal.

Quieren que el nombre oficial de “Bowí” se instaure por decreto, a pesar de que han dejado pasar años con la misma denominación que heredó la administración estatal pasada.

Es entendible que a la vuelta de cuatro años del cambio de gobierno, los funcionarios quieran sepultar lo que dejaron sus antecesores. Sobre todo porque fue un caos ese sistema de transporte caro, deficiente, decadente... que no han podido ni querido cambiar, al contrario, parece que han hecho todo para sostenerlo igual o peor de como lo recibieron.

El mal manejo del sistema de transporte Bowí (para no decirle Vivebús porque se enojan) puede notarse en la mala condición de las unidades que a cada rato se quedan tiradas en el carril confinado. 

También es notable en el modelo poco inteligente de circulación, pues haya mucho o poco pasaje las unidades que transitan son las mismas, cuando lo obvio es que se eleven en razón de la demanda. Ni se diga, en estos tiempos de contingencia, la falta de inspección en todo el sistema para garantizar el cumplimiento de las medidas sanitarias.

El colmo es que hasta la fecha persisten grandes señalamientos en color rojo y letras blancas que marcan el carril exclusivo del Vivebús. En la foto que mostramos en la versión digital de GPS puede verse un ejemplo del ubicado por la avenida Ocampo, casi a la altura de la Samaniego.

Si no hay un cambio en lo menos (la señalética), difícilmente lo habrá en lo más (el pésimo servicio). Así que muy probablemente acabará el nuevo amanecer y el Vivebús seguirá perpetuándose a causa del desparpajo con el que sigue administrándose.

 *** 

Ya ni quién se acuerde de las propiedades inmobiliarias que tiene el gobernador en la ciudad de México, en la delegación Cuauhtémoc.

Sólo que no es un departamento, sino dos, de acuerdo a la información pública de su primera declaración patrimonial.

Uno de ellos está para ser precisos sobre Lucerna número 60, una buena ubicación céntrica, comunicada por Metrobús y el Metro, tal como lo platicó ayer en su gira promocional por Juárez, donde se agarró al chal de manera improvisada como cualquier hijo de vecino, olvidando su investidura.

Sin embargo no faltó quien rascó poquito en el asunto. Resulta que ese bien inmueble forma parte de las propiedades declaradas en aquella lejana campaña del 2016.

Perdida y minimizada se encuentra, por la cantidad de metros cuadrados, que son 60, y el valor declarado, que es de 350 mil pesos.

Ni una casita del IVI de esas de adobe se compara con ese precio.

Apenas pudiera haberse comprado un terrenito en zona más o menos decente en Chihuahua.

Indudable pluma cuata, porque es extraordinariamente bajo ese valor de escritura, artificio utilizado de manera común en el bajo mundo del sector inmobiliario para evadir impuestos.

Una pequeña investigación de mercado arroja que los departamentos más económicos rondan el millón y medio de pesos y los más caros hasta siete millones, en esa misma calle y a unos cuantos pasos.

El otro departamento, efectivamente, fue mostrado con un valor de 1.6 millones de pesos, con 135 metros cuadrados de construcción. Suena más realista. Sumadas sus propiedades en Chihuahua y otras partes del país, debe acumular considerablemente arriba de los 20 millones.

Es absurdo el precio señalado bajo protesta de decir verdad en aquella declaración de carácter moral ante los chihuahuenses de uno de sus depas, por cierto, adquiridos en 2004 y 2014, de contado, con billetes constantes y sonantes.

Las imágenes en nuestra edición digital.

 *** 

Los centros de tecnología e innovación siempre van de la mano de las instituciones educativas del nivel superior. 

No son operadas por las administraciones públicas en función de que son las universidades donde existe la masa crítica para hacerlos funcionar y aprovecharlos al máximo, fuera de calendarios sexenales e intereses de carácter político.

Sólo que en Chihuahua se hacen las cosas al revés. Se construyen los centros de investigación -que no son nada baratos- para ser operados por el gobierno del estado y se invita a las instituciones educativas a colaborar, cuando debiera ser al revés de acuerdo a la especialización lógica.

Es el caso del Centro de Inteligencia Artificial que será administrado por el Instituto de Innovación y Competitividad de la Secretaría de Economía en Ciudad Juárez.

Los pisos y ventanales mostrados ayer lucían relucientes en la nueva infraestructura aún sin equipamiento.

Tanto la UACH como la UACJ cuentan con la experiencia en el manejo de este tipo de infraestructura, base estudiantil y docente para operar adecuadamente.

No se entiende cómo en lugar de potenciar a dichas instituciones la administración central se hace cada día más pesada.

 *** 

Le metieron galleta este mes de agosto a la promoción para venta electrónica de “cachitos” de la rifa del avión sin avión.

La fecha del magno sorteo de la Lotería Nacional ya está próxima. Tendrá verificativo el 15 de septiembre, con 100 premios de 20 millones cada uno.

El dinero invertido en publicidad en redes por parte de la Lotenal ha sido prolija, pero la aceptación ha sido de regular a mala.

La rentabilidad del sorteo apenas dará para pagar el costo de los premios y los gastos administrativos inherentes si bien les va.

Tan sólo el valor de los 100 premios principales absorberían el 66 por ciento de la proyección de ingresos que dejaría la venta de la totalidad de los seis millones de boletos, de los cuales faltan por vender casi dos terceras partes. Rentabilidad lejana.

Ahora el cachito es electrónico en un app en celular, como parte de los servicios y estrategias de Lotería Nacional, que buscan salvar el escollo en menos de un mes.