Opinion

-También es ciclista y juega papel clave vs Morena

.

GPS / Columna
martes, 17 septiembre 2019 | 05:00

-Misael calentará de nuevo la sesión

-Nomás intentó meter mano al cajón del IMSS

-La verdad a medias sobre el presupuesto
 
En el asunto de las disputas legislativas, hay un personaje que jugó papel clave.

Se trata de la diputada Ana María Estrada, la subcoordinadora del grupo parlamentario del partido Morena.

Fue importante su intervención porque legitima tanto a la Mesa Directiva, impuesta por el PAN, y de nuevo se cuela, por tener calidad de subcoordinadora, dentro de la misma Jucopo.

Es la segunda ocasión que la diputada juega contra su propia casa. Le gusta, nos dicen, estar cerca del poder.

Presume por supuesto una buena relación con el delegado federal, Juan Carlos Loera, y eso la coloca en un primer orden.

Sus buenas relaciones con el PAN le permiten tener espacios de reconocimiento. Nada menos el fin de semana fue representante del Congreso en el acto donde se conmemoró la gesta de los Niños Héroes.

Ahí estuvo muy fotografiada a un lado del gobernador, con quien comparte su pasión por los deportes.

Pero ella es ciclista de montaña igual que Juan Carlos. Sus selfies en redes sociales así lo muestran, con una pequeña debilidad por las fotos de sus delineadas piernas, que cada semana trabaja con ahínco y que comparte con sus fieles seguidores.


 ***
  

Por cierto, para la sesión del día de hoy, dos detallitos que Morena y PRI seguramente seguirán acumulando para las acciones legales futuras.

En el orden del día previsto se contempla la intervención de Misael Máynez con un punto de acuerdo de urgente resolución, presentándolo como integrante del grupo parlamentario del Partido Encuentro Social.

Pero además no se informa del número de oficio mediante el cual se envió al Ejecutivo el decreto de reconocimiento de la Junta de Coordinación Política, cuando es necesario que dicha correspondencia se informe al pleno del Congreso.

Ambas situaciones, que para nada son gazapos, calentarán más la sesión, que se espera muy movida, como las ocurridas en la última semana.


 ***
 

Es de dar tristeza lo que ocurre con el órgano electoral local. Desde hace varias semanas se lograron las firmas necesarias para convocar al famoso plebiscito de alumbrado público en Chihuahua y Juárez.

Con corte al 9 de septiembre ya se cuenta con 600 y 500 firmas adicionales, respectivamente en Chihuahua y Juárez. Pero se ha aflojerado el proceso, por los mismos promotores y el burocrático y formalista órgano electoral.

Las firmas han sido capturadas mediante un sistema que las valida casi de manera automática, por lo que sólo falta su análisis y estudio para emitir la resolución que autoriza el plebiscito.

Esa sesión de protocolo no se ha llevado a cabo ni se realizará hasta que se haya agotado inútilmente el plazo concedido, que para Chihuahua es el 28 de septiembre y para Juárez el 5 de octubre.

Fenecido el periodo vendrá otro lapso de espera para realizar el trabajo “técnico” de validación de las firmas ciudadanas, probablemente un plazo para subsanar deficiencias y luego esperar una decisión oficial en sesión del consejo, que no será otra, insistimos, que aceptar la propuesta.

Pero con ello ya trasladaron el plebiscito para 2020, antesala de los comicios que renovarán la gubernatura, alcaldías y congreso.

Será entonces el plebiscito, irremediablemente, un escenario de confrontación electoral sin lugar a dudas. Una anticipación de la boleta con María Eugenia Campos y Armando Cabada en la misma.

Mientras tanto, el órgano electoral está muy ocupado sesionando única y exclusivamente para autorizar estímulos económicos al personal profesional electoral, como ocurrió el jueves pasado.


 ***

 

El director nacional del IMSS, Zoé Robledo Aburto, tomó en sus manos el caso de un funcionario del organismo en Delicias que estuvo por hacer fraude con una pensión.

El caso fue ubicado mediante un programa de vigilancia estadística, por el cual se detectaron irregularidades entre el salario base de cotización y el saldo de la subcuenta del solicitante de una pensión.

Con mucho sigilo se inició una investigación que el representante del Instituto Mexicano del Seguro Social, Norberto Miguel Ramírez, entregó al director nacional.

Desde México llegaron los resultados de la investigación y como no hubo quebranto a la hacienda pública, aunque casi, se optó por someter al sujeto a un proceso de sanción administrativa y correrlo del IMSS.

Este caso es parte de la limpia que se está realizando a nivel estatal, por parte del actual delegado. Esto fue en la Subdelegación Delicias, pero hay más investigaciones en marcha en otras subdelegaciones.

La que está caliente por ahora es la de Cuauhtémoc. De ahí seguramente saldrán más noticias en las próximas semanas.

También hay irregularidades en lo relacionado con las adquisiciones del IMSS, otra área donde ya está la mira bien puesta.

Parece que no habrá perdón ni olvido en el organismo. Esperemos los resultados de sus revisiones y qué tan filosos dientes muestran a la hora de actuar.


 ***


 Es una verdad a medias asegurar que a Chihuahua le han quitado recursos federales en la proporción que se ha sostenido. Al menos hasta el momento.

Contrario a ello, los recursos han venido creciendo de manera continua, mediante transferencias, aportaciones, participaciones y convenios.

Da cuenta de ello el mismo presupuesto autorizado por el Congreso del Estado año con año, y que puede ser fácilmente consultado en la página oficial de dicho cuerpo colegiado.

Sólo para darnos una idea, esos recursos federales en 2010 eran algo así como 28 mil millones de pesos; pero para 2016, con el nuevo amanecer, eran 45 mil millones.

Nada más para este año que está por concluir, la consideración presupuestal federal es del orden de los 55 mil millones de pesos, casi el doble que hace nueve años.

Es cierto que en su gran mayoría se encuentran etiquetados para salud y educación principalmente, pero también es cierto que la entidad poco aporta en términos de eficiencia en el uso de los recursos.

Porque en términos generales, el presupuesto total que era de 37 mil millones en 2010 hoy es de 72 mil, casi el doscientos por ciento más de jugoso dinero.

Este 2019, los recursos federales programados están conformados por 25 mil 686 millones en participaciones, 21 mil 287 en aportaciones y 6 mil 501 en convenios. Más mil arrimadijos del famoso presupuesto transversal.

Es dinero que llega a las cuentas productivas de la Secretaría de Hacienda y que desde ahí es administrado por el Gobierno del Estado.

Son recursos que hasta donde sabemos han continuado fluyendo con normalidad, por lo que insistir en la eliminación de la coordinación fiscal sería tanto como darse un balazo en el pie.

La guadaña del próximo año es sólo una probadita centralista, porque el ajuste podría ser mayor, si el gobierno federal decide recuperar el monopolio de la educación, la salud y la seguridad.

Adiós a esos casi 60 mil millones de pesos federales. Quedarían apenas unos cuantos pesos de la devolución de impuestos y punto.