Opinion

-Un antes y un después en el 28

.

GPS / Columna

sábado, 20 marzo 2021 | 05:00

-Anda encabritado y lo que le sigue

-Marco rediseña su estrategia 

-Fermín solitario; abandonó a los suyos

El antes y el después de la bonanza en el canal preferido del quinquenio. Las imágenes hablan por sí solas.

Hasta se refleja que hay inversión en maquillistas, peinadoras, etc. Es evidente el cuidado que se toman ahora en las producciones.

Claro, tampoco hay que exagerar, porque poco se nota el cambio en mobiliario. Es la misma mesa de cristal, pero de que hay modificaciones sustanciales, las hay.

Es la misma conductora, pero el aire es distinto. Más visual.

Está el canal de Sergio Valles, el 28, en un nivel mucho más aceptable de creatividad y diseño. El color azul le permite transitar con cierta comodidad con visión futurista. 

Los tiempos han cambiado. El barco corralista está desfondado. No tardan en tratar de brincar desesperadamente inclusive los más cercanos. Es el natural instinto de sobrevivencia ante el fracaso y la extinción de los días de bonanza.

Ha dejado de lado al patroncito durante las últimas semanas. Tenía que dar el brinco, forzado por el timing electoral, los días se cuentan casi por horas.

La candidata jamás se desfondó ni perdió fuerza, al contrario, se creció al castigo, por más que la trataron de descarrilar.

Las últimas dos semanas son patente y evidencia de ello.

Durante casi cinco años, y más, incluyendo la campaña, se convirtió el 28 en el vocero oficial del corralismo, tratando inútilmente de mejorar la imagen del patroncito.

Pero ni él fue ajeno a la ausencia del mínimo comedimiento.

Los maltratos, aunque no visibles, fueron continuos de Antonio Pinedo, Marijosé y el inefable “Igor” del Castillo, responsable actual de comunicación social. 

Fue mucho el aguante, igual que los beneficios, que están a la vista.

***

El jueves ya entrada la tarde el Tribunal Estatal Electoral admitió la impugnación del diputado federal de Movimiento Ciudadano, Alan Falomir, a quien ni siquiera le avisaron formalmente que ya había candidato a la Presidencia Municipal de su partido.

El legislador anda encabritado y lo que le sigue tras la jugada que le hicieron. Y con razón, era el único aspirante inscrito para ser el abanderado por la capital, pero gracias a la alianza de MC con el corralato fue designado en su lugar el ahora expanista y sumiso corralista, Miguel Riggs Baeza.

En vez de zanjar el conflicto con Falomir, mejor conocido como “El Cabrito”, Movimiento Ciudadano dejó correr los tiempos hasta terminado el plazo para sus registros. Así, quien quedó registrado formalmente fue Riggs, pese a que ni siquiera se había inscrito en la convocatoria partidista.

La forma en que se manejó el caso, sin el mínimo tacto político, llevó a Falomir a inconformarse, primero al interior del partido a nivel nacional, luego en el TEE, que ya le dio entrada a su recurso.

Por el solo hecho de que la convocatoria de MC no fue respetada, la candidatura de Riggs podría caerse en medio de la contienda o poco antes. Al menos es lo que espera el legislador federal, que llegó a esa posición aliado con el panismo, y ahora es el mismo panismo de esa alianza el que le da la espalda.

El pleitazo judicial hay que apuntarlo en la agenda de pendientes del proceso electoral, no porque sea mucha la fuerza del partido ni porque se considere que está en posibilidades de competir, sino porque formará parte de la debacle del corralismo, que se lleva entre las patas todo lo que toca.

***

Parecería que alguno de los estrategas en el círculo VIP del candidato a la alcaldía de Chihuahua, Marco Adán Quezada, le habló al oído para que  modificara su mensaje con relación a Morena.

Una vez con registro oficial en mano el aspirante, se auto refiere como el candidato de la alianza, lo que deja de lado al partido guinda, al principal propulsor de la candidatura.

De hecho en sus participaciones públicas, ahora es el candidato del Partido del Trabajo, Nueva Alianza y Morena.

La gente de Marco Adán y él mismo saben que el discurso de la CuartaT no se le da, no es propio, no está en su ideología, en sus  estrategias y menos en su origen.

Por lo tanto, aunque no hay duda acopiará un buen de votos morenos, del partido de los Aguilar y del magisterio.

Empero la apuesta principal está enfocada al marquismo-reyismo, a la estructura que construyó desde la dirigencia del partidazo y que aceitó desde la Presidencia Municipal.

Cosas de las nuevas formas de la política, en dónde el poder es el objetivo y los cómos pasan a un segundo o tercer término. Por lo pronto quien gobierne será de bandera guinda o azul.

***

Fermín Ordóñez anda que no le caliente ni el primaveral sol, luego de que sus seguidores le han dado la espalda, por lo menos la mayoría.

Y es que no es para menos, Fermín enroló a decenas de seguidores, tras separarse del PRI y buscar la opción independiente para la alcaldía de Chihuahua, pero no le alcanzó.

Se fue por la fácil, se adhirió al proyecto electoral de Marco Adán Quezada; ahora como premio es candidato por el distrito 18 propuesto por el Partido Nueva Alianza.

En esa huida Fermín dejó colgados a muchos, incluyendo a sus 11 apóstoles que integraban su planilla disuelta de regidores, al síndico, a su suplente, más su gabinete virtual.

Ordóñez Arana ya tiene registro formal como candidato a diputado por el PT, Morena y Alianza, llegó acompañado por las dirigencias magisteriales de la Octava y 42.

También con su suplemente, la maestra Ana Cristina García y hasta allí… No llegaron marquistas, ni priístas, ni ambulantes de los Aguilar, menos los profes ni los morenos.

Al buen Fermín sólo le quedó escribir un mensaje en redes sociales digitales:

“Me registré como candidato a diputado local por el distrito 18 en compañía de mi suplente, la maestra Ana Cristina García”. Ciertamente así fue.

***

Los ex de Movimiento Ciudadano se han dado cuenta que el partido tiene otros propietarios, que en el fondo no es lo mismo y que sus nuevos dueños obedecen a otros intereses como lo han demostrado, por ejemplo en elección de las candidaturas.

Antes,  de la misma granja o circo, salió galopando de MC,  muy a tiempo y en buena forma, fue el otro caballo, el de tono Dorado.

Se trata de Eduardo Gameros, vocalista de la agrupación Caballo Dorado, quien renunció a la suplencia de la diputación federal el pasado 15 de febrero, y al mismo Movimiento Ciudadano.

El cantante vio enrarecido el panorama hacia el interior, así lo dijo y ahora agrega que no hay condiciones, que prefirió separarse “para no ser parte del complot”.