Opinion

-Un Big Brother con presunción dictatorial

.

GPS / Columna

sábado, 17 abril 2021 | 05:00

-FGR ya sabe quién se robó la avioneta “chueca”

-Hay acoso en las células Covid

-Chela hace gala de su trayectoria

El aplazamiento de audiencia en el Caso Maru Campos no es otra cosa que franca intención de causar daño, demostración de omisión por parte de la Fiscalía Anticorrupción.

Pudo muy bien, y tuvo tooooodo el tiempo del mundo la Fiscalía a cargo de Gema Chávez, para brindar la información pero se abstuvo de ello.

Se trata de un juego de ladrones, para tratar de perjudicar la candidatura de Maru Campos, descarrilarla bajo cualquier pretexto.

Es inaudito que en la audiencia se ventile la necesidad que tiene la Fiscalía de nuevas pruebas, cuando se supone que tenían todo el asunto amarrado.

Y no sólo se busca bajo las piedras, sino debajo del polvo y cualquier elemento, con intención desesperada de concretar algún cargo contra ella.

Agregó el MP una serie de pruebas consistentes en miles de fojas, que para la defensa es imposible procesar en días, incluso en semanas.

Días, semanas o meses será la nueva fecha contra Maru.

La verdad es que la acusación hace agua. Máxime cuando se está buscando cualquier elemento en la integración de las licitaciones 2016-2020, que pretenden revisar con lupa.

Poco podrán encontrar los señores sabuesos que no sea distinto a lo que ya se evidencia en las licitaciones estatales.

Le hacen al milky way, sabiendo que no hay elemento base para soportar la acusación, que está sumamente flácida.

***

No hay registro alguno en la historia de que la Aduana de Chihuahua haya asegurado una avioneta “chueca” en el aeropuerto de la capital o en cualquier otra pista de aterrizaje en el estado. Eso era la aeronave confiscada, así como los automóviles que son importados al país de forma ilegal. 

Llegó sin papeles a la misma pista donde aterrizan vuelos nacionales e internacionales y el piloto Emilio Chávez no pudo acreditar ni propiedad ni procedencia, menos su estancia legal en territorio nacional.

Pero que no haya registros no quiere decir que no hubieran aterrizado antes aeronaves “chuecas” en Chihuahua, al menos es lo que infiere la autoridad federal ahora que ha intensificado las investigaciones.

Porque el aseguramiento fue desde el mes de marzo, según obra en la investigación de la Fiscalía General de la República (FGR), que está por dar una sacudida a quienes andan en esos altos vuelos. El asunto está más caliente que las pistas por donde corretean en verano los que aterrizan en el Roberto Fierro Villalobos.

Los sabuesos federales, al parecer, ya saben quién se la robó del aeropuerto y quiénes le facilitaron tan épica como arriesgada misión.

Más de un mes antes de su robo, la orden de asegurarla fue de la Aduana de la capital; consta en las pesquisas que reportó el aseguramiento a Centro de Recursos y Servicios del Servicio de Administración Tributaria (SAT), instancia que no tenía dónde resguardarla.

Por ello, tal como aterrizó, en el mismo lugar donde quedó estacionada, debió permanecer, con la seguridad a cargo de la Comandancia del Aeropuerto Internacional, que depende de la Agencia Federal de Aviación Civil, así como de la Guardia Nacional, a cargo de Fernando Johnson en el lugar. 

Y hay un dato revelador en las investigaciones: la Aduana pidió una cadena de metal, un mecanismo denominado Cobra, para inmovilizar la aeronave, que llegaría el lunes 12 de abril; eso debe haberse filtrado, porque sin más fue robada el sábado previo a las 23:30 horas.

¿Quiénes sabían que la avioneta “chueca” sería inmovilizada el lunes? ¿Quiénes controlan los accesos al aeropuerto? ¿Quién optaría por un robo tan arriesgado en vez de buscar un acuerdo legal o “extralegal”, que muy probablemente también se han dado esos arreglos en el pasado? 

La FGR está por dar un zarpazo de grandes proporciones, pues ya detectó las instancias que sí colaboran y cuáles se hacen las occisas.

***

Hace un año las células Covid fueron integradas para imponer, desalentar y hasta suspender reuniones de más de 10 personas en viviendas, más las infaltables fiestas escandalosos.

El grupo se originó por disposición de la Secretaría del Ayuntamiento. Participarían inspectores de la Subdirección de Gobernación Municipal, más los agentes de la Policía Municipal.

En la mitad de la prolongada pandemia del coronavirus, se sumaron agentes estatales, policías viales, Protección Civil, Guardia Civil en unos casos y Comisión Estatal para Riesgos Sanitarios.

Desde entonces, las células Covid que operan durante el día, se han convertido en la piedra en el zapato del comercio local.

Se aparecen cada semana, siempre recomiendan algo diferente; lo de cajón, lo que busca inhibir los contagios quedó en el olvido.

El cubreboca, el gel, el aforo y la distancia adecuada son historia para los agentes Covid.

Ahora en el sospechosismo de tanta visita, piden señalizar el baño, las cajas de alta tensión de la corriente, salida de emergencia, ruta de evacuación y hasta con el dedo índice arrastran por rincones para ver si hay polvo.

¿Qué buscan las células Covid?, es la pregunta de los comerciantes. Porque ahí no concluyen las inspecciones, también les exigen que los locales cuenten con extinguidores, alarmas contra incendio y apagado automatizado de anuncios cuando son luminosos.

Es el extraño actuar del operativo Covid, piden lo imposible e innecesario a quienes realmente sí están en orden,  algo buscarán, pues que en seis u ocho metros del local, no existe ni siquiera un baño o no es público, no hay alta  tensión, ni salida de emergencia, por ejemplo.

Esta forma de acoso, está muy lejana de las acciones encaminadas a disminuir los contagios del coronavirus. Más extraño aún que al día siguiente de la inspección, lleguen supuestos conectes de las células Covid a ofrecer el listado completo recomendado incluyendo hasta las calcas de la señalética exigida.

***

La candidata del PRI a la gubernatura del Estado, Graciela Ortiz González, mantiene buena movilidad por la entidad. Ya cubrió 15 municipios en 14 días de campaña.

Destaca que saca raja a su trayectoria y experiencia en el desempeño público, para focalizar por región y/o municipios sus propuestas.

Restituir la armonía y tranquilidad a los chihuahuenses, revivir al desahuciado Pensiones Civiles del Estado, trato quirúrgico a la deuda y un plan emergente de reactivación económica, no son cualquier cosa.

Necesariamente se requiere de especialistas para cada una de las áreas, así lo ha planteado, pero demanda también, del conocimiento de la causa, el origen y un planteamiento serio y acertado para llegar a buen puerto. Por lo menos eso se describe desde el deber ser.

***

Paco Navarro desempolvó sus habilidades de boxeador, que algunos pensaron había olvidado.

Ayer soltó un uppercut con el que alcanzó a dos novo morenistas: Fermín Ordóñez y Marco Quezada. Con video en pantalla en alta definición son observados los rostros de ambos entregando “detallitos” que se convierten en despensas. 

Esto no tendría nada de malo, pero acusa el boxeador Navarro, se hizo el 19 de marzo en un salón de nombre “Unicornio” al sur de la ciudad en pleno periodo de intercampañas. 

Navarro dice que hay violación a la ley electoral, por lo que estuvo acompañado de Adán Galicia y Mariana Lachica, refuerzos legales avalados por el CEN panista para también informar sobre las denuncias correspondientes.

Se empieza a calentar la campaña...sin iniciar la campaña.