Opinion

-Un perdón inimaginable de España a Miami

.

GPS / Columna

miércoles, 15 septiembre 2021 | 05:00

-Hoy vuelve Loera; va a reunión de seguridad del Estado 

-Desde las sombras trata Corral de sorprender

-Sotol y dilema de Fernando Baeza en el IEE

De infarto la última movida del corralato para dejar sin efecto las medidas cautelares contra 10 propiedades del exgobernador, César Duarte Jáquez.

Sólo cuatro días antes de poner pies en polvorosa, el tres de septiembre,  los operadores de la Fiscalía General de Justicia solicitaron al Poder Judicial del estado terminar con la faramalla del juicio de extinción de dominio contra las propiedades del ballezano.

Semejante decisión sólo significa un par de cositas:

De plano se cayó el teatro de los expedientes X, de la Operación Justicia Chihuahua, y queda ratificado que no hubo otra cosa más que dolo a montones de Corral contra su antecesor.

O bien, su intención era que la sucesora Maru Campos fuera culpada por “perdonar” a Duarte Jáquez.

También es necesario poner a trabajar la malicia, después de cinco años de intentar acabar con Duarte y no lograrlo, al final cabe la pregunta y la obvia sospecha sobre un acuerdo de último instante alcanzado entre quien ahora anda por los Caminos de Santiago y su odiado enemigo.

Insólito el literal perdón al todavía apresado en Miami. Con eso tiene para colocar medio cuerpo fuera de prisión.

Ya no sería sorpresa su regreso a Chihuahua. Perdonado ni remotamente por Maru sino por el jefe del teatro con puesta en escena maratónica de cinco años estilo Aventurera, Corral.

***

Hoy regresa formalmente a sus funciones de superdelegado federal, el juarense excandidato de Morena a la gubernatura, Juan Carlos Loera de la Rosa, y lo hará con una participación en la mesa de seguridad estatal  que ahora dirige Maru Campos.

La asistencia de Loera a la reunión de seguridad fue confirmada ya entrada la tarde; no se sabe si por parte del Gobierno del Estado le recibirá la propia gobernadora o lo dejará a que lo toreen el secretario Gilberto Loya y el casi fiscal general Roberto Fierro.

Como quiera que sea, el excandidato morenista vuelve a sus labores y, como tal, recupera su estatus de coordinador de los programas federales, incluidos los de seguridad. 

Será con él y con nadie más que deberán acordar los funcionarios estatales, así que lo previsible será que todos eviten hacerse caras chuecas en este primer encuentro que tendrá Loera con la que le ganó la contienda o mínimo con sus funcionarios.

***

Trata el exgobernador de legislar aún después de haber abandonado la gubernatura, con una iniciativa que en términos generales es muy bien vista en materia de dignificación de derechos de los pueblos indígenas, pero que en su semilla lleva varios dardos envenenados, a los cuales se resistió y evadió durante largos cinco años.

Propone el nefasto extitular del ejecutivo estatal distritos electorales indígenas, con todo lo que ello representa; la propiedad indígena de los territorios en que se encuentran; planes y programas de desarrollo con presupuesto propio del erario público; ser parte en juicios penales e incluso ejercer atracción para juzgar con base en usos y costumbres; un sistema de salud propio y atención puntual ante desplazamiento forzoso.

Ni una sola de esas medidas se adoptó por parte del innombrable gobernador cuando estuvo en funciones. Se la pasó jugando golf y tenis. Las previsiones para la Comisión Estatal de Pueblos Indígenas que presidió “Pety” Guerrero fueron puros sueldos y viaticada al por mayor.

Ni una sola acción sustantiva que avale su indigenismo de fin de mandato, con el cual se envuelve y lanza desde el Mohinora.

La iniciativa de marras fue firmada los primeros días de septiembre y presentada el seis, un día antes de que abandonará las delicias del erario público estatal, que se despachó con cuchara no grande, enorme y desmedida.

Fue entregada en Oficialía de partes y en la coordinación de la fracción parlamentaria del PAN, para que fuera puchada por Fernando Álvarez y Blanca Gámez, sus corifeos y aplaudidores legislativos aún hasta el día de hoy.

Tendrá que ser revisada con lupa la iniciativa, no tanto por cuidar de los derechos indígenas, sino por los despropósitos de un gobernador en retiro, abusón como él solo, que aún desde las sombras quiere hacer rehén al poder legislativo de sus ocurrencias.

***

Tuvo un gran dilema Fernando Baeza para presentarse en el Instituto Estatal Electoral, previo a una serie de conferencias y eventos organizados por Claudia “Kata” Espino, en su calidad de presidenta del órgano electoral.

La duda no era por haber asumido la gubernatura en 1986 cuestionado por Francisco Barrio, y todo el contexto del verano caliente, sino por su postura frente a AMLO; una postura, aceptada por el mismo Baeza, imparcial y subjetiva.

Hizo Baeza Meléndez una defensa a ultranza de la democracia y el federalismo electoral, ante las posiciones centralistas, que buscan avasallar a las entidades, arrebatándoles cualquier porción de terreno en la materia, y pasar por encima de principios larga y penosamente construidos, como la democracia instrumental.

Fue aplaudido el exgobernador por los asistentes al evento, más cuando el inmueble en que se efectuó fue el de un exjefe de Baeza, el otrora gobernador Oscar Flores Sánchez, traído a la memoria por él mismo.

Sin saberlo la mayoría de quienes con cubrebocas asistían al evento y se saboreaban el sotol artesanal puesto en la mesa, estaban casi sobre lo que fue la alberca de la casona que hoy y desde hace más de veinte años sirve de casa al IEE.

La cereza en el pastel de la jornada no lo fue sin embargo la bebida espirituosa elaborada con agave terroso para paladares sofisticados y servida en exquisitas cañitas, sino la presencia de Romeyno, el joven indígena excepcional sobre el piano de cola expresamente colocado y calibrado sobre la sala de sesiones del instituto.

Una mañana-mediodía excepcional en cultura electoral, un día después de darse por concluido el proceso 2020-2021, que en la 62 sesión extraordinaria encabezó la reconocida especialista en derecho electoral y titular del IEE, Claudia Espino; por si fuera poco, rarámuri nata.

***

Tendrá que ser muy puntual la Comisión Estatal de los Derechos Humanos al acreditar la responsabilidad de los elementos policiacos municipales involucrados en la flagrante violación a la libertad de expresión, golpes y detención arbitraria de nuestro colega Jorge Ibarra. No tiene vuelta de hoja. Ha sido admitido ya el abuso por el propio Director de Seguridad Pública, César Salas.

Tiene todos los elementos para hacerlo, con los testigos que obran e incluso la cámara de seguridad que funciona en las celdas municipales.

Será prueba de fuego de Néstor Armendáriz, el ombudsman, al adoptar las acciones a través de visitaduría especial que estudie y resuelva con celeridad el asunto. No se vale al respecto patear el bote.

El tema podría avanzar rápidamente con la intervención de asuntos internos de la misma corporación policiaca municipal y la voluntad política superior demostrada para llegar al fondo, sancionar responsables y generar acciones preventivas.

De manera próxima se reunirá la mesa permanente del Sistema Integral de Protección a Periodistas. Habrá informe obligado al respecto y pronunciamiento de atención puntual al asunto.

El alcalde Marco Bonilla ha rechazado el abuso y ha prometido iniciar a la brevedad la capacitación necesaria a la policía preventiva para evitar futuros incidentes. Cada quien su trabajo de manera profesional y punto.

***

La basificación de trabajadores del gobierno del estado no atraviesa ni de mentiritas por el Sindicato de Trabajadores que dirige desde las sombras Xóchitl Reyes Castro.

Habrá que buscar a los nuevos basificados particularmente en Servicios de Salud de Chihuahua, con un alto costo para la entidad.

Es cierto que los convenios establecen que las nuevas plazas, con excepción de aquellas autorizadas a nivel federal, tendrán que ser pagadas íntegras con dineros estatales.

Pero el dato es que las diferencias con el pasivo laboral son estratosféricas, mínimo dos a uno, con recargos y cuotas adeudadas al ISSSTE.

Mucha de la respuesta la tiene el dirigente del sindicato de salud, Pablo Serna, aunque la negociación seguramente no pasó por sus manos. 

Probablemente el SNTSS es uno de los más interesados en aumentar la cuota de sindicalizados, pero hasta él mismo fue hecho a un lado por el capricho y sinrazón de la anterior administración.