Opinion

-Usa Maru la mano dura también en Palacio

.

GPS Columna

martes, 17 enero 2023 | 05:00

-El puesto de Shrek afea Barrio del Norte  

-Que brinca a Chihuahua disputa Mayo-Ovidio

-Ya no aguantan situación en El Palmore

La gobernadora Maru Campos inició el año con todo para poner orden en la casa y que la marcha de la administración salga como está planeada desde el inicio del régimen.

El cambio de Santiago de la Peña a la Secretaría General de Gobierno, que fue uno de los más sorpresivos bien guardadito como as bajo la manga, afianza la alianza política con el alcalde, Marco Bonilla.

César Jáuregui es operador de primera línea, no sólo en temas políticos. Lo demostró durante el primer año con presencia en temas de seguridad. Va a fortalecer la Fiscalía General del Estado.

Están realizadas las acciones pertinentes para la detención del principal prófugo y causante de la crisis en el Cereso 3 de Juárez, con arresto de otros más de los fugados.

En Educación la condición de salud de Javier González Mocken no aguantaba más, requería respiro, por lo que entró al relevo Sandra Gutiérrez, con perfil académico probado, más de 40 años vinculada al tema, con experiencia de haber sido subsecretaria del ramo.

En la Secretaría Particular entra el exfiscal Roberto Fierro, puesto de importancia como ha quedado demostrado en todas las administraciones estatales, para operar cercanamente con la gobernadora. Ahora será el encargado ni más ni menos que de todos los secretos, todos, en el vital “despacho” de la gobernadora.

En lo político, baraja nueva con Carla Rivas en Desarrollo Humano y Bien Común, tarea relevante en lo social, y Mario Vázquez, a la secretaría de Obras Públicas, con encargo de potenciar las acciones y buscar recursos.

Cierra pinza la gobernadora con equipo sólido para mejorar el funcionamiento del gabinete, y obvio tamiz político, con miras al tercer año de administración que empieza a correr en septiembre próximo.

***

Pese a ser importante ruta de camión, la calle Río San Pedro que atraviesa Barrio del Norte y Junta de los Ríos parece una zona de guerra por la cantidad de baches y el mal estado en general del pavimento y las banquetas, según lo que denuncian los vecinos del sector. 

Si eso fuera poco, la estrecha calle por donde pasan los camiones tiene otros tantos obstáculos como topes o señales ocultas de alto, lo que provoca hasta congestionamientos que resultan increíbles en una vialidad que por pequeña no tendría que estar tan saturada. 

Entre esos obstáculos existentes, los afectados reportan de forma especial un viejo puesto de tortas que tiene muchísimos años sin operar, instalado en la mera esquina con la calle Río Jordán, otra intransitable arteria que para variar está igual de mal pavimentada. 

El puesto anaranjado de “Tortas Shrek” está, para colmo, en una parada de camión, donde obviamente tienen años sin pararse las unidades porque es imposible hacerlo; así, terminan los camiones subiendo o bajando pasaje a media calle, con riesgo para los peatones y molestias para los que deben esperar horas a que se muevan. 

Las imágenes que comparten los afectados son elocuentes. Apenas pueden circular los vehículos en la estrecha calle que deja el puesto, ubicado justamente debajo de la señal azul que indica la parada de camión. 

El problema en el sector involucra a autoridades municipales como a las estatales de la Policía Vial o a la Dirección de Transporte. Ninguna ha atendido las quejas, pese a que éste es uno de tantos obstáculos y malos servicios que padecen los vecinos de la colonia. 

Los nudos en la circulación, el mal pavimento, inundaciones, basura, falta de banquetas, yonkes y puestos abandonados, forman parte de toda la ruta camionera que baja de la avenida Heroico Colegio Militar por la calle María de los Ángeles y luego toma las arterias de la Junta de los Ríos. 

Miles de afectados, pues, de viviendas alrededor, automovilistas y usuarios del transporte público, quienes identifican muy bien las fallas y qué niveles de gobierno son los que están quedando a deber a la ciudadanía. 

***

Debido a que “Los Chapos” tienen una importante presencia en el estado, sobre todo en la zona sur-serrana, Chínipas, etc, no sería sorpresa que las repercusiones de una supuesta disputa entre ellos y “El Mayo”, en Sinaloa, trascienda hasta los grupos que operan en Chihuahua, lo cual sería un nuevo factor a evaluar para efectos de seguridad, en calles y penales.

Ha corrido fuerte la versión de esa ruptura dentro del cártel fundado por Joaquín “El Chapo” Guzmán, como principal razón de que haya podido lograrse la (re)captura de uno de sus hijos, Ovidio Guzmán, el pasado 5 de enero. 

Todo apunta a que, en esa fecha, el aliado del Cártel de Sinaloa, Ismael “El Mayo” Zambada, abandonó a Ovidio y sus “Chapitos”, a diferencia de lo ocurrido el 17 de octubre de 2019, durante el llamado “Culiacanazo”, cuando el hijo de Guzmán evadió ser capturado por las fuerzas federales gracias a su apoyo, con movilización implacable, toma de casetas, incendios, enfrentamientos, asesinatos de civiles.

Este abandono/disputa de Zambada tiene que ver en su origen con la confrontación por territorios sonorenses de una célula de su brazo armado, conocido como “Los Rusos” que mantiene una pelea férrea con Los Chapitos.

***

Hay un manual vigente para el uso de la fuerza en el Ejército y la Armada, obligatorio para el personal, y que establece una regla específica para el caso de autos en movimiento, aplicable al incidente en que murieron los jóvenes Luis Fernando Maldonado y Mauro Miguel Rocha, el pasado primero de enero en Jiménez.

Ese manual viejito, publicado en el Diario Oficial de la Federación el 30 de mayo del 2014, señala como acciones de uso indebido de la fuerza, totalmente prohibidas, disparar desde o hacia vehículos en movimiento, excepto en aquellos casos en que, de no hacerlo, sea evidente y notoria la afectación grave para personal de las fuerzas armadas o terceros, sin que exista otra alternativa para evitarlo.

También está prohibido disparar a través de ventanas, puertas, paredes y otros obstáculos, hacia un objetivo que no esté plenamente identificado y disparar para controlar a personas que solamente causan daños a objetos materiales.

Clarísima la violación al ordenamiento reglamentario –no en uno, sino en los tres supuestos- en que incurrieron los elementos de la Guardia Nacional, ni cómo defenderlos. El documento firmado en aquel entonces por los secretarios de la Defensa Nacional, Salvador Cienfuegos Zepeda y de la  Marina, Vidal Francisco Soberón Sanz, es letra muerta. Reprochable el silencio y la tardanza en aceptar la terrible responsabilidad existente.

***

GPS denunció, en su momento, los problemas administrativos que vive el Sanatorio Palmore, los cuales provocaron incluso que algunos medicamentos quedaran caducos en el almacén y, aunque parecía resuelto, ahora surgen nuevas irregularidades. 

Trabajadores del hospital han revelado que existen malos manejos contables, falta de medicamentos, médicos que dejan de asistir por falta de pago de honorarios, manipulación de cuentas, evasión de impuestos y, claro, personal inconforme por falta de un liderazgo administrativo que ponga orden al caos. 

Debido a la falta de pago, ya no hay proveedores que den créditos y la falta de medicamentos ocasiona que los pacientes queden en el limbo pues los fármacos son aplicados con retraso o de plano ni los administran. 

Algunos trabajadores ya han presentado las quejas ante el presidente del Consejo, pero parece que hizo oídos sordos. Incluso denuncian que ya hubo represalias, pues una empleada fue despedida por evidenciar el cochinero existente en el nosocomio. 

Los especialistas responsabilizan al administrador, Luis Enrique Muro Hernández, a la contadora Yolanda Márquez y la coordinadora de insumos Arely Márquez Stenner.