Opinion

-Va El Granero en caída libre

.

GPS / Columna

lunes, 22 junio 2020 | 05:00

-Persiguen a unos y perdonan a otros

-Quitaron los adjetivos a iniciativa corralista

-Ataques de pánico en Pensiones Municipales

Mediante sofisticados cálculos matemáticos, la Conagua, en complicidad con el gobierno del estado de Chihuahua -que se ha hecho el occiso-, calcula el vacío de la presa El Granero.

Usan una calculadora -o un ábaco, no sabemos- y un monitor de contenido, desde la Ciudad de México, con escala en una oficina en el edificio Roma sobre la avenida Universidad.

Se le están extrayendo en ocasiones hasta tres hectómetros cúbicos de agua, unos 3 mil millones de litros de agua cada día a la presa denominada Luis L. León.

Las imágenes que ha hecho circular el diputado panista Mario Mata están ahí y son evidencia palpable, pero nadie voltea a verlas. Está la presa muy baja.

Los agricultores del sur están cuidando La Boquilla y los de la zona de Aldama, Ojinaga, Coyame, Manuel Benavides y otros municipios colindantes, o están dormidos o resintieron las amenazas por la quema de las dos camionetas. Pero los están dejando sin agua.

La imagen que le mostramos es la tendencia de la curva oficial de la misma Conagua, tomada del reporte diario. Corresponde al sábado.

Es una línea con preocupante caída libre desde hace un par de semanas. Oficialmente se dice que está al 50 por ciento, pero esos números nada tienen qué ver con las fotos del legislador panista a quien ignoran olímpicamente.

Dicen que ya vienen las lluvias, es cierto, pero, de nadie es desconocido que caen por capricho y volumen escaso en todo el territorio estatal.

Al ritmo que va la extracción, probablemente no serán necesarios los 60 días que pronostica el diputado Mata, antes de dejar el puro azolve.

***

De terror e incongruencia es la parafernalia montada por transportes y vialidad estatal, en conjunto con Coespris, y gobernación, para ir en contra de los negocios que a duras penas tratan de sobrellevar el cumplimiento de medidas preventivas por Covid.

Transportes Cuauhtémoc es una empresa que comunica a Chihuahua capital principalmente con aquel municipio y lugares cercanos, incluso de la sierra y entidades allende el territorio estatal.

Detectaron sobre cupo y algunos clientes sin cubrebocas y de inmediato acudieron a cerrar las instalaciones. No hubo amonestación o llamada de atención. Vino el cierre de inmediato de las instalaciones en Cuauhtémoc.

Pero resulta que en Chihuahua, los choferes de transporte urbano no usan mascarilla, ni traen gel antibacterial ni toman precaución alguna. Las unidades ya van convertidas en auténtica lata de sardina, y con estos calorones.

La cantidad de personas que se movilizan a diario a través de los camiones urbanos nada tiene que ver con las centenas que pudieran ir y venir de Cuauhtémoc.

El doble rasero para aplicar sanciones no es nuevo, pero genera indignación de las personas que tienen que trasladarse a la puerta de la sierra Tarahumara y viceversa, y que sufrieron los inconvenientes del cierre de aquellas instalaciones, mientras en esta capital, el pulpo camionero funciona en la impunidad total.

***

A seis meses de sufrir lesiones en la cabeza en el misterioso incidente del caballo, el alcalde con licencia de Cuauhtémoc Carlos Tena reapareció a la luz pública la semana pasada mediante un video corto que se difundió en redes sociales. Agradece las muestras de afecto.

Mejor no hubiera aparecido. Su estado de salud aún es delicado, rostro demacrado, hablar lento, muy pausado, denota su condición física comprometida.

Sus seguidores cercanos quedaron descorazonados y sus rivales confiados por una ausencia que inevitablemente deberá prolongarse.

Fue un mensaje mal armado para su suplente Romeo Antonio Morales, para que no se acomode demasiado en la silla, por la posibilidad jurídica, que no médica, de un regreso.

Hay quien asegura que el día del accidente Morales acompañaba al entonces alcalde y, al ser médico, sabía perfectamente la gravedad de la lesión, como hoy conoce lo delicado de las secuelas.

Hoy está más que asentado, planeando el cierre de la administración y con posibilidades reales de pensar en otros tres años.

***

De dos mil 500 a 10 mil pesos es el cañonazo que están pidiendo ciertos funcionarios del Sistema de Administración Tributaria para acelerar trámites a desesperados contribuyentes, que ya tienen las fechas encima para sus declaraciones o bien tienen que realizar algún trámite que impide facturar y cobrar bienes o servicios.

Ante la reducción de espacios para citas presenciales de aclaración y diligencias diversas que se han saturado, hay funcionarios vivales que armaron su negocio para dar trato preferencial, mediante el tradicional cochupo.

Esta circunstancia la vivió en carne propia un contribuyente por un problema con sus folios para facturar y cuyo contador le advirtió que por la pandemia del COVID 19 las citas más próximas son en septiembre.

El arreglo que le ofrecieron es en las mismas oficinas de la Pino, al llegar directamente con el funcionario correcto. Cayendo el muerto y soltando el llanto.

***

La iniciativa de reforma electoral presentada por el gobernador es prolija en adjetivos en relación con los partidos políticos y su operación.

No deja títere con cabeza, duro y a la yugular. Los hace añicos. Es más propio de su “Rotafolio” periodístico, muy alejado de la técnica legislativa. Ni parece abogado como se presume.

Dice entre otras cosas que “los partidos políticos son percibidos como instituciones de poder cerrado... se suele rechazar a miembros capaces y eminentes, que pudieran ser gobernantes lúcidos y responsables... eligiendo a aquellos que a pesar de su medianía...(ejercen) mecanismos clientelares, dádivas y recompensas”.

Pues a contrapelo, el viernes, tras el rechazo en comisiones unidas de la iniciativa, se pidió eliminar adjetivos del dictamen final, pese a que eran una justa respuesta a los adjetivos proferidos.

Fernando Álvarez Monge quiso cuidarle la plana a su patrón, derrotado en comisiones. Por civilidad ya no veremos esos adjetivos plasmados en el documento que llegará al pleno esta misma semana.

***

El lunes pasado, con la reactivación de algunas actividades en esta ciudad, una de las dependencias más activas fue el Instituto Municipal de Pensiones (IMPE). ¿La razón? Los créditos a derechohabientes también se reactivaron y para unos son muy necesarios ahora que viene la batalla por la supervivencia económica.

Sin embargo, las solicitudes se atendieron solamente hasta el jueves, pues el viernes surgieron muchas versiones de supuestos brotes de coronavirus en dependencias municipales, incluido el organismo que da servicios de salud y seguridad social a los trabajadores.

Eso provocó ataques de pánico que se reforzaron con la circulación de mensajes entre empleados municipales.

“Compañeros de DSPM (Policía Municipal) me pidieron de IMPE que les informe que los préstamos se SUSPENDIERON DE NUEVO... Porque hubo repunte del virus, para que por favor lo hagan llegar a sus grupos de WhatsApp. No habra préstamos hasta nuevo aviso (sic)”, fueron algunos de los mensajes que corrieron de teléfono en teléfono. Dejamos uno de muestra en la versión digital de GPS.

Pudo confirmarse que no hay brotes emergentes en dependencias municipales, pero sí un desbalance en las cuentas del organismo descentralizado. A ello puede obedecer la decisión de suspender los créditos a los burócratas municipales.

El pánico generado desde Pensiones Municipales no es obra de la casualidad. Parece estar en crisis desde que fue relevado Juan Antonio González Villaseñor por el doctor Luis Carlos Tarín Villamar, lo que provocó un cisma en el instituto.

Eso fue justo antes de la contingencia sanitaria, en marzo, y todavía hay consecuencias. Los créditos que se recibieron con beneplácito y luego se suspendieron a los pocos días parecen ser parte de lo mismo.