Opinion

2021: políticos en disputa y el ciudadano ausente

.

Nicolás Juárez Caraveo

domingo, 03 enero 2021 | 05:00

"Haya sido como haya sido”, poco a poco los partidos políticos definieron ya cómo van a entrarle al proceso electoral de 2021, claro a excepción del PAN que entrará a una elección interna muy confrontados; ahora sólo falta ver cómo van a convencer a una sociedad lastimada y con profunda desconfianza en la política.

¿Qué podemos esperar de este proceso?, sin duda la elección más polarizada de todos los tiempos, a pesar de que serán varios los actores políticos que participaran, en un ambiente social adverso que espera ansioso una vacuna que lo libere de la pandemia, pero también que lo saque del hoyo económico en que nos encontramos.

Análisis aparte merece el proceso de elección en el Partido Acción Nacional, en el que María Eugenia Campos ya afuera de la Presidencia Municipal de Chihuahua y Gustavo Madero, que su principal peso es ser el preferido de Palacio de Gobierno, en un proceso que se ha polarizado en una sentencia de “estás conmigo o estás en mi contra”.

Como lo habíamos descrito en anteriores colaboraciones, en el pasado quedarán los mítines multitudinarios, visitas domiciliarias, desayunos o comidas y hasta encuentros en grandes salones con líderes y sectores; no se diga la entrega a granel de playeras, gorras, mandiles, bolsas de mandado, sombrillas, lapiceros, pañoletas y cuanto material utilitario se les ocurría… la “nueva normalidad” impactará directamente a las campañas políticas.

No por nada se ha dicho que será un proceso histórico; tanto por la cantidad de puestos a elegir, como por la importancia para el partido en el poder de consolidar su propuesta de la Cuarta Transformación y en la oposición poder salir del atraso en que se encuentran.

La elección federal se enmarca en el escenario internacional en el que habrá procesos en varios países de América Latina, tras la muerte y devastación causada por la pandemia de covid-19 que ha provocado más pobres, en una región que sufre la peor contracción económica en un siglo, cercana a 8% en 2020, con unos 40 millones de personas entrando en la pobreza. 

Para algunos observadores políticos, se advierte que la situación puede propiciar el surgimiento de líderes populistas y de nuevas protestas callejeras.

En el calendario electoral se encuentran Ecuador, Perú, Chile, Honduras y Nicaragua que habrán de renovar sus presidencias, pero también Argentina y México con elecciones legislativas de mitad de mandato previstas en sus países. 

Aquí en nuestro país en las elecciones federales se elegirán 300 diputaciones por el principio de mayoría relativa y 200 diputaciones por representación proporcional, hay que recordar que Morena concentra una cantidad histórica de legisladores con 338, mientras que en las elecciones locales se elegirán 21,383 cargos, de las cuales 15 son gubernaturas.

Morena cerró el 2020 con graves heridas y cicatrices tanto en su proceso de renovación de su dirigencia nacional, como en la elección de sus candidatos a gobernador para la contienda electoral.

A la queja presentada aquí en Chihuahua por el senador Cruz Pérez Cuéllar, hay que apuntar el berrinche de la diputada Claudia Yáñez aspirante al gobierno de Colima, quien renunció a Morena luego de acusar a Mario Delgado de imponer a los superdelegados como candidatos.

O cómo dejar de lado la elección en Guerrero, luego de que intentaron imponer a Pablo Amílcar Sandoval y Félix Salgado Macedonio se impuso ante el comité de elecciones y la dirigencia nacional y también en Sinaloa donde Gerardo Vargas Landeros retó a la dirigencia nacional en mostrar los resultados de las encuestas, ante la designación de Rubén Rocha Moya como candidato.

Aquí en Chihuahua ¿podrá Juan Carlos Loera sanar las heridas?, la verdad se observa muy difícil, tal vez pueda convencer con sus principios ideológicos a los de Morena, pero no a la gran cantidad de seguidores que lograron aglutinar Cruz Pérez Cuéllar y Rafael Espino quienes quedaron a la deriva y buscarán a donde sumarse.

En el proceso del PAN los resultados son de pronósticos reservados: es cierto que de acuerdo a las encuestas las preferencias son para Maru Campos, pero la estructura de gobierno se las jugará a todo vapor por Gustavo Madero, y si no lo logran, para eso están los tribunales, tanto los electorales como los penales.

En Acción Nacional atrás quedaron aquellas familias o grupos que conformaron la estructura albiazul en el estado, ya no hay “familia feliz”, “dhiacos”, “gaudinis”, “guarachudos”, “neofelicies”, “tobies” y demás grupos; todo se ha reagrupado en “ellos” y “nosotros”, desde el lado que lo quieran ver, una polarización que amenaza a dejar profundas heridas en toda la entidad.

Así empieza el 2021, un año que en lo electoral dejará muchos heridos, a ver quién se salva.