Opinion

21-27: Justicia para Chihuahua por exgobernadores Duarte-Corral

.

José Díaz López

sábado, 09 enero 2021 | 05:00

En cosas de gobierno todo le ha salido mal al gobernador Corral. Tiene en quiebra no solo a Pensiones,  al PAN,   a las finanzas de su gobierno etc. 

En su tendencia personal de encarnar nítidamente esa frase del despotismo “el Estado soy yo” que sirve para   controlar, disponer y hacer lo que él quiera y manda en el poder Judicial, Legislativo etc, claro que las cosas siempre salen mal. Y más con el manejo del dinero público. Ha aplastado a todos, pero las auditorías con observaciones graves y penales ya salen a flote en el gobierno de Corral.   

Exactamente igual o peor que César Duarte, sin pudor ni vergüenza ha impuesto a subalternos en todos los  poderes. El Poder Judicial y el Legislativo son extensiones de su oficina. 

No se ha aprendido de la historia de Duarte, pues además de las graves  violaciones constitucionales que ello implica, han ocasionado  graves problemas financieros, que a 5 meses de dejar la gubernatura están perfilando ya algunos involucrados en los potenciales asuntos penales de este gobierno. 

Empiezan a perfilarse en el horizonte la extensión Operación Justicia para Chihuahua, “de los  exgobernadores Duarte-Corral”. 

Por las vísperas, no se percibe en el horizonte cómo pueda salir bien librado del conflicto contra Maru Campos en la sucesión y ni menos de las auditorías con observaciones graves y penales que ya están surgiendo el gobierno actual.

Quien mal empieza, mal acaba. 

Dice el dicho “si uno gana dos y gasta tres, ladrón es”. Si este gobierno, gastó lo que recibió y además ese dinero  no se ve reflejado en obras públicas, es corrupto. 

¿Dónde están los miles y miles de millones de pesos que se pidieron para pagarse a corto plazo y que ya estaban etiquetados en aquel cacaraqueado “Gran Plan de Obras públicas 2019 para todo el estado?. ¿Dónde está ese río de millones de pesos? ¿Por qué no hay dinero para seguir esas obras si ya tenían dinero para ello? 

¿Usaron y/o siguen usando el dinero público destinado para ciertas obras, para tapar hoyos en otros lados? Es la pregunta del delito de peculado en el Código Penal.  

Hasta en los rincones del poder en Palacio se escucha el rugir del time de los tiempos en el PAN, ¡no se hagan bolas la candidata del PAN ya es Maru Campos! Aunque le duela a las familias texanas.   

Ese volcán político llamado Maru Campos está más activo que nunca en el PAN y en la cocina de Palacio. 

Tenemos los pelos de la burra en la mano para decir que todas las estrategias que ha implementado Corral para buscar los más grandes objetivos de su gobierno han fracasado. Por la sencilla razón, de que como toda personalidad autoritaria, cree que lo todo lo que él dice, piensa y quiere es lo que quiere la gente. Pero la política racional y emocional funciona al revés de cómo piensa y es el gobernador Corral. 

En efecto, si no supo y no quiere preguntarle a los juarenses qué quieren de obras públicas, obviamente todas sus obras públicas y estrategias de comunicación para caerles bien han fracasado. Incluso hasta sus mismos funcionarios de comunicación, filtran sus estrategias para echarlas a perder.  

Lo mismo sucedió con el problema de la candidatura de Maru Campos en el PAN, que al no saber y no querer aceptar lo que quieren los militantes, obviamente la obsesión de imponer a Madero va a fracasar rotundamente. Todo por no saber y no querer escuchar a su partido. 

Lo mismo sucedió en las peleas que ha abierto, donde no las había, con el presidente López Obrador, al cual le quiso imponer sus ideas y proyectos y no pudo, por obvias razones. Fracasó rotundamente. A grado tal que hoy ni siquiera lo reciben en Palacio Nacional. 

Igual fracaso se percibe en Pensiones Civiles donde la quiebra es pública y se sospecha que se usó el dinero destinado para comprar medicinas para tapar otros hoyos.

¡Y  el cuchitril financiero!, por los préstamos de miles de millones de pesos para pagar a corto plazo que la Hacienda de Corral, ha pedido y que ya no podrá pagar antes de irse del poder.