Opinion

¿A poco sí se atreverá el Gobernador a procesar a la Presidenta Municipal?

.

José Díaz López

sábado, 25 julio 2020 | 05:00

El conflicto del Gobernador contra Maru Campos, entró en punto muerto. El Gobernador está esperando la oportunidad hasta que ella pida licencia para ir por la candidatura. Y ella mientras tanto,  resiste al agresor; a la tentación de responderle, ganando tiempo valioso, tiempo para esquivarlo, para fortalecer su candidatura aumentando su trabajo, para pensar y adquirir con más tiempo una más clara perspectiva para la definición a su favor, del enfrentamiento. 

Al Gobernador lo tiene y está atado de manos, no puede hacer nada en este momento, so pena que de intentar algo contra Maru Campos, da un paso al vacío, abre la puerta a un conflicto social y a un proceso inmanejable de recovecos legales y no le conviene política ni jurídicamente. 

El tiempo para ambos, es vital. Si el Gobernador intenta enjuiciar ya, a Maru Campos, comete un error político de consecuencias incalculables, abre las puertas de un infierno social y partidista incontrolable. Ella, negándose a pelear con el Gobernador gana mucho más que enfrentándolo. La omisión de acción, le da tiempo, el que necesita para salir de la provocación de su furia y arrogancia. Si el Gobernador quiere ganarle, tiene que empezar a extralimitarse. Pero sería empezar una cadena de errores. 

El tiempo con el que ambos juegan definirá quién es el imprudente y quién el sabio, o la inteligente. Maru Campos gana más y todo, quedándose pasiva, no haciendo nada. Y él, está amarrado de manos, pero el paso del tiempo juega en su contra. Ella juega a que pase el tiempo, a él le urge emboscarla lo más pronto posible. Pero moverse, lo lleva al abismo. 

La gente interesada en el conflicto del Gobernador contra Maru Campos se pregunta: ¿para cuándo lleva a cabo el movimiento para procesar a Maru Campos? ¿Disfrazó el conflicto del agua, para ir al D.F a plantearle al presidente AMLO, en una especie de “pedirle permiso” para actuar, con la brusquedad que lo caracteriza, contra Maru Campos? Es lo más seguro, pero con el riesgo de que AMLO le informe que Madero también está en la “nómina secreta” de Emilio Lozoya. Quizás por eso, estos días ha andado calladito, calladito contra Maru Campos el Gobernador. 

Las cavilaciones del Gobernador, deben estar girando en torno al “cómo y cuándo” hay que decirle a Peniche que se mueva para detenerla o citarla ante el juez. Recordemos que la personalidad autoritaria, ha gozado con la humillación extrema de su adversaria.  Entonces debe estar calculando el ¿“cuándo me conviene a mí como gobernador, ejecutar la orden de aprehensión o solicitar fecha para la primera audiencia penal de la Presidenta Municipal”? ¿”Cuál acción la destruye a ella; y me puede dar más poder y a Madero”?  

Un momento propicio para la emboscada y aprehensión de la Presidenta Municipal es cuando pida licencia para ir en busca de la candidatura. Formalmente sería entre octubre o noviembre. Pero la edil  ya debe haberse percatado de que su licencia es la trampa que espera Corral. Y que por lo tanto, no debe pedir licencia en ese tiempo sino hasta el momento más lejano, ya que entre más pase el tiempo ella más crece y más se fortalece, anulando en consecuencia el poder del Gobernador para perseguirla y descarrilarla. Esto es una guerra contra reloj. 

Pero también el Gobernador ya debe haber calculado, que sólo “tratar” con llevar a juicio a Maru Campos no está tan fácil como él ingenuamente lo ha dicho. 

Para empezar ella, ¡para nada! es dejadita y las fuerzas políticas que la apoyan y que ya le han creado la imagen de “perseguida política”; son muy numerosas y guerreras. Políticamente no es fácil intentar siquiera llevarla ante un juez. Es evidente que la reacción social que originaría el solo “intento” de aprehenderla, originaría una protesta social de incalculables consecuencias negativas para el Gobernador. Una intensa y extensa movilización social y panista a favor de Maru Campos, seguramente, estarían tocando las puertas de Palacio. 

Un cálculo estratégico nos sugiere que el Gobernador está esperando el momento en que ella pida licencia para aprehenderla o citarla a juicio; y por su cuenta Maru Campos, está alargando el tiempo para pedir licencia lo más posible, a sabiendas de que cuanto más tiempo pase y trabaje, sin que el Gobernador la ataque, la fortalece y se va saliendo poco a poco del enfrentamiento. Avizoramos, salvo prueba en contrario, que es allá por marzo cuando Maru Campos pediría licencia ya libre de peligros. Pues cada instante, cada día que pase sin que se ejerza acción persecutoria del Gobernador en su contra, más la fortalece. 

Jurídicamente, tampoco el Gobernador tiene ganado el caso. Pues, sin conocer los detalles de la carpeta, de lejos nos “suena” a que no existe delito en los hechos que se le imputan a la Presidenta Municipal. Y  por eso, un juez puede desestimar la querella.  

No está alejada la fuerte posibilidad, de que si “acaso” el Gobernador se atreve a judicializar la carpeta, un juez le puede decir que “no hay elementos suficientes para vincularla”. Y entonces la hizo crecer mucho más de lo que ya está.