Opinion

Abajo el telón 2020

A mi padre Raymundo Romero Maldonado y mi sobrina Gabriela por un año más de vida.

Teporaca Romero del Hierro

domingo, 03 enero 2021 | 05:00

Culmina el 2020, año insólito y complejo, la llegada de una pandemia que colapsó al mundo entero, detonando sin precedentes crisis económicas, políticas y sanitarias, mostrándose sin pudor la enorme desigualdad que persiste; avivó movimientos sociales, que con un solo clik en las redes sociales, congregaba multitudes, denunciando abusos de poder, corrupción, racismo, violencia de género, sesgo a la libertad de expresión. Será un año recordado por victorias presidenciales, visitas al espacio, COVID, el anuncio de una nueva cepa del virus y fallecimientos que cimbraron la nueva era. 

A pesar que el COVID-19, tuvo su origen a finales del 2019, fue en 2020 cuando se expandió a los cinco continentes, expertos señalan que tuvo su origen en un mercado de mariscos ubicado en Wuhan, China, cruzando fronteras, visualizándose los primeros casos en Europa, Italia y España para ser exactos, que resultaron los más afectados en primera instancia, la súbita invasión del virus más la incredulidad de los gobiernos, exponenciaron la tragedia. Sumándose Francia, Reino Unido, Alemania, Austria, Países Bajos, Polonia, Croacia, República Checa y Eslovaquia. 

El virus, enemigo impredecible, silencioso y letal, diariamente registra decenas de miles de muertes y contagiados en el mundo, pareciera que la cuenta no tendrá fin. Algunos afirmaron que el brote se trató de un arma biológica, otros una epidemia que aparece cada siglo. Lo cierto, es que el desabasto hospitalario, de equipo clínico y medicamentos quedaron al desnudo, calles, parques, plazas públicas, estadios deportivos y arenas de espectáculos se convirtieron en hospitales, en morgues comunes, las noticias replicaban que vivíamos la peor película de ciencia ficción, conjugada con guiones de suspenso y terror.  

El confinamiento y la devastación, despertaron entre la sociedad sentimientos de desesperación e   impotencia, sin perder la esperanza de que la humanidad triunfará al final. Hay quienes dijeron que arrancó la Tercera Guerra Mundial, vimos como potencias mundiales, contabilizaban cientos o miles de caídos, sus economías cayeron estrepitosamente, llevándose al mercado bursátil. Del continente europeo, se trasladó al resto del mundo. 

En México, el primer caso se registró el 28 de febrero en la CdMex, hemos sido uno de los países más golpeados, el gobierno tomo el tema con bastante ligereza, el presidente ha sostenido que esta pandemia nos cayó como anillo al dedo, la pandemia ha multiplicado pobreza, marginación, desempleo, adicciones, inseguridad y violencia. Un sector salud que trabaja sin descanso sin herramientas, a pesar de eso, siguen en la primera línea de fuego, son héroes que merecen todo nuestro reconocimiento. 

En colaboraciones anteriores mencioné que la desigualdad en nuestro país quedó escenificada en un video que circuló por Whatsapp, describe sin miramientos la cruda realidad, según el libreto, todos padecemos la misma tempestad pero navegamos en barcos distintos, algunos viven el confinamiento en sus hogares con cierta holgura económica, en casas de campo, ranchos, vacacionando, aprovechando la cuarentena extendida para desintoxicarse del bullicio, del ritmo acelerado del día a día, para nutrir el alma, para fortalecer lazos familiares, desarrollando la resiliencia para enfrentar los efectos negativos de la crisis. 

Otros (la gran mayoría) viven en el desamparo, sin empleo, sin seguridad social, sin sustento para sus familias, no tienen derecho a reservarse un día en casa, salen a diario a exponerse al virus. Las restricciones se atenuaron, la crisis económica obligó a cambiar el color de la semaforización para seguir con la dinámica diaria, lamentablemente la desatención ciudadana de seguir las medidas preventivas de salud no ayudan a mejorar, se les olvida, en rojo, a todos, sin excepción, no va mal. 

Hasta hoy, se contabilizan más de 82 millones de casos y casi 2 millones de fallecimientos; lo bueno, ya hay dos vacunas que han sido aprobadas por la Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA, por sus siglas en inglés) para su uso. Lo malo, es que avanza una nueva cepa, mutación del virus, consideran que será más contagiosa. Sin duda, el virus llegó para quedarse, cambiando nuestro modelo de vida.

En otros temas, en noviembre, la SpaceX y NASA lanzaron el primer viaje comercial tripulado a la Estación Espacial, rezaban reseñas noticiosas: ¡No! No estás leyendo del escritor estadounidense Ray Bradbury; Michael Hopkins, comandante de la misión Crew-1 dijo: “Espero que estemos preparando el escenario, que sea uno de esos primeros pasos para llevarnos a la Luna y a Marte”.

En ese mismo mes, Joe Biden gana la elección presidencial más copiosa y discutida en la historia de Estados Unidos, el hartazgo, la desilusión ciudadana salió despavorida a emitir su sufragio en contra de Donald Trump. El 14 de diciembre pasado, el Colegio Electoral confirmó la victoria de Biden, culminando un periodo tumultuoso provocado por la negativa de Donald Trump a reconocer su derrota. 

Tras obtener 306 votos del Colegio Electoral, el demócrata se asumirá como el presidente número 46 el próximo 20 de enero. Lo relevante también, es que lo acompaña como vicepresidenta, Kamala Harris, primera mujer y de color en alcanzar ese encargo. En EUA se avanza en la paridad electoral y en México, seguimos pasivos, a principios de noviembre, el Instituto Nacional Electoral emitió el acuerdo en materia de paridad electoral en gubernaturas, el nombre de 7 mujeres de las 15 candidaturas en juego para 2021, pusieron en jaque a la clase política del país y el aparato oficial delinearan la contraofensiva, impugnaron tal resolución ante el Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación (TEPJF), el cual revocó el acuerdo emitido por INE. Increíble, seguimos viviendo en la época colonial. 

Todo este año, el tema de violencia de género fue noticia diaria, a pesar de la pandemia, en México se acrecentó el maltrato, el abuso, las agresiones sexuales, los feminicidios, la 4T sigue errando el camino en el tema, las mujeres siguen siendo olvidadas de la agenda pública. Colectivos férreos, hombres y mujeres desde cualquier trinchera siguen y seguirán luchando por alcanzar la igualdad sustantiva. 

Asesinatos como el de Giovanni López, a manos del abuso policial, así como la muerte de decenas de jóvenes en todo el territorio nacional a manos del crimen organizado simbolizan la otra peste. El 2020, se considera el año más sangriento e impune de la historia moderna. 

Fallecimientos como el del futbolista Diego Armando Maradona, el ex campeón y MVP de la NBA Kobe Bryant, el actor Sean Connery, la cantante y actriz Juliette Greco, uno de los padres del rock Little Richard, la segunda mujer en servir en la Corte Suprema de Estados Unidos y una pionera en la defensa de los derechos de la mujer, Ruth Bader Ginsburg, el ex secretario general de las Naciones Unidas, Javier Pérez de Cuéllar, el caricaturista argentino “Quino” (creador de Mafalda), el rockero Eddie Van Halen,  el cantautor Oscar Chávez, el coach de NFL, Don Shula, el cineasta Alan Parker, el virtuoso Luis Eduardo Aute, el actor Manuel “Loco” Valdés, el Premio Nobel de Química Mario Molina, el cantautor Armando Manzanero, entre otros, enlutaron al mundo.

A pesar que las predicciones son más desfavorables para el 2021 en todos los ámbitos, deseo que el año que inicia, todos seamos partícipes cada quien desde su esfera, de un nuevo rumbo, que alcancemos la abundancia, igualdad de oportunidades, justicia social, legalidad, paz, tranquilidad, tolerancia y respeto, pilares democráticos que tanto añoramos. De todo corazón, les deseo un Feliz Año Nuevo, repleto de bendiciones, dicha, salud y prosperidad para ustedes y sus familias. Sumemos voces con espíritus renovados.