Opinion

Abraham Paniagua Vázquez

.

Javier Realyvázquez

domingo, 17 julio 2022 | 05:00

Ya tenía el tema de mi editorial para esta edición pero el desafortunado fallecimiento del maestro a inicios de semana, me motivó a dedicarle este espacio con la intención de dejar evidencia de quién era Abraham Paniagua Vázquez, actual director de la Facultad de Ciencias Políticas y Sociales de la Universidad Autónoma de Chihuahua.  

 En lo personal describo al maestro como un académico en toda la extensión de la palabra; su currículum así lo confirma.

 Muy joven logró el grado académico de Doctor en Ciencias Sociales con especialidad en Política, Gobierno y Asuntos Públicos. 

Actualmente se desempeñaba como Profesor - Investigador de Tiempo Completo en la Facultad de Ciencias Políticas y Sociales de la Universidad Autónoma de Chihuahua. 

Era miembro del Sistema Nacional de Investigadores Nivel I del Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología CONACYT y contaba con el reconocimiento al Perfil Deseable PRODEP, otorgado por la Secretaría de Educación Pública. 

En el año 2011, a los 35 años, el Centro Universitario para el Desarrollo Docente de la UACH lo reconoció como Profesor Universitario Distinguido, mientras que en el 2014 la propia Universidad Autónoma de Chihuahua le otorgó la Presea a la Excelencia Docente.

Es miembro de la Red de Estudios Transfronterizos del Norte de México, una agrupación de investigadores reconocida por PRODEP pertenecientes a la Universidad Autónoma de Baja California, a la Universidad Autónoma de Ciudad Juárez y la Universidad Autónoma de Chihuahua, también pertenece a la Asociación Mexicana de Ciencia Política AMECIP. 

Adscrito al Cuerpo Académico Consolidado UACH-CA 120 Política, Gobierno y Sociedad, sus temas de interés rondan a los actores, procesos e instituciones de la política. Sus publicaciones más recientes son los artículos: “La relación entre el proselitismo electoral y las propuestas de campaña”, así como “Un análisis del proceso electoral federal 2012 en Ciudad Juárez, México” (coautor, 2015) en la revista Polis, “Transparencia, rendición de cuentas y gobernanza.

“La acreditación ciudadana de la función contralora de los municipios en México. Un análisis de la administración 2010-2013 del Municipio de Juárez” (coautor, 2015) en la Revista Legislativa de Estudios Sociales y de Opinión Pública; los libros: “¿Cómo es nuestra democracia? Instituciones, cultura política y elecciones analizadas desde el norte mexicano (coordinador, 2015)”, “Políticas públicas y prevención del delito.

“Una aproximación a la violencia y el acoso escolar desde la perspectiva del actor”.

“El caso de cuatro primarias públicas de Ciudad Juárez, Chihuahua, México (2014)” (coordinador, 2015); así como los capítulos en libro: “El incentivo a la seguridad ciudadana desde las políticas públicas en Ciudad Juárez”. 

“El caso del Programa Nacional de Prevención Social de la Violencia y la Delincuencia (2013 y 2014)” (autor, 2015), “Para entender la violencia y el acoso escolar.  

“Un análisis de las dimensiones del entorno” (coautor, 2015), “Transparencia y rendición de cuentas durante el proceso electoral federal 2015 en México: Una Mirada a través de “Candidato Transparente” (coautor, 2015), y, “Voto, participación ciudadana y competitividad política: 30 años de procesos electorales en Ciudad Juárez” (coautor, 2015).  

Fue ponente en congresos nacionales e internacionales; miembro del Registro CONACYT de Evaluadores Acreditados RCEA, dictaminador de revistas especializadas en México, Sudamérica y Europa.

Durante el 2015 realizó una estancia de investigación en la Universidad Autónoma de Entre Ríos UADER, Argentina, financiada con recursos del Programa Integral de Fortalecimiento Institucional PIFI.

También se desempeñó en la función pública como Director de Planeación del Municipio en Ciudad Juárez siendo alcalde Héctor Murguía. 

En septiembre de 2016, El H. Consejo Universitario lo eligió como Director de la Facultad de Ciencias Políticas y Sociales de la Universidad Autónoma de Chihuahua para el período 2016 – 2022, cargo que ocupaba actualmente. 

Algunos veían en él una opción seria y viable para ocupar la rectoría de la UACh por su perfil joven, pero sobre todo académico.

Quienes lo conocían, sus amigos, sus tutores y compañeros de trabajo, lo describen como un estudiante brillante, muy racional, de carácter tranquilo, conciliador y sereno, muy carismático, agradable y además era un padre amoroso con su familia. 

Como director fue un funcionario muy inteligente, visionario, estratégico y sobre todo con muy buen sentido del humor. Le gustaba investigar y buscar todo en la definición esencial de las cosas, tenía un gran espíritu crítico. 

El maestro René González Nava, lo define como un hombre culto de gran determinación cuando buscaba algún objetivo. En su expresión se destacó por la relevancia de su lenguaje, su elocuencia y nivel de comunicación. 

Como amigo, lo describen siempre leal, colaborador y bromista.  Era un apasionado del fútbol y los deportes en general.

Yo en lo personal lo voy a recordar como un maestro con el que hice una nueva relación de amistad y respeto, que siempre nos impulsó a seguir preparándonos, a cursar el doctorado, era una persona que siempre sonreía, siempre contestaba su celular; se preocupaba por lo que tenía que ver con la Facultad y la Universidad en general. 

Un día antes de que saliera de vacaciones tuve la oportunidad de tratar algunos asuntos en su oficina y le agradecí por todo su apoyo, a lo que contestó: “no había nada que agradecer”, que era al contrario, por eso creo que al final siempre cumplió con su papel.

A su familia, a su esposa, a sus hijos, a los papás, a sus amigos de toda la vida, manifiesto mi más sentido pésame y en el marco convencido de mis creencias religiosas, pido a Dios les de fuerza y pronta resignación por tan irreparable pérdida.

Descanse en paz el maestro Abraham Paniagua Vázquez.